Los infusorios, alimentos para alevines

Share on twitter
Comparte

inicio > Alimentación peces de acuario > Los infusorios como alimento de alevines

Son numerosos los artículos en los que venimos nombrando a los infusorios como el alimento vivo ideal para todos aquellos alevines de peces que por tamaño, ejemplo las larvas de Betta, no pueden alimentarse de nauplios de artemia recién eclosionados o alimento en polvo.

Llega por tanto el momento de hablar de este alimento vivo compuesto por microorganismos unicelulares (protozoos ciliados). Son organismos unicelulares completos que realizan todas sus funcionales biológicas a través de una misma célula.

En el mundo invisible de las Protistas sólo observable al microscopio descubrimos pequeños organismos acuáticos capaces de moverse de diferente forma a ciliados, diferentes flagelados y micro algas. Presentan tamaños desde los 10 micrones.

Una de las especies más comunes de protozoo ciliado es el Paramecium caudatum. Viven en zonas húmedas tanto en ambiente de agua dulce como salados. Los protozoos se encuentran separados del medio tan sólo por una membrana. Cuando las condiciones externas no son adecuadas son capaces de enquistarse para volver a eclosionar cuando estas condiciones sean las apropiadas.

Los infusorios, alimentos para alevines

Para que estos organismos aparezcan y se multipliquen en gran número sólo se requiere de un medio acuático, algún nutriente en descomposición y la presencia necesaria de la luz solar directa. Con tan solo estos tres elementos conseguiremos un cultivo de ciliados estable en el tiempo válido tanto para alimentar larvas de peces, diferentes especies de peces adultos, gambarios y como alimento para el desarrollo de la artemia.

El Cultivo casero de infusorios

Generar un cultivo de infusorios permanente en el tiempo es muy interesante, incluso en el caso de que la cría de peces no sea nuestro objetivo, ya que los pequeños ciliados que obtenemos son la base de la cadena trófica dándole a nuestros peces y a nuestro acuario un plus en su dieta alimenticia.

Producirlo el cultivo es tan sencillo como hacernos con unas botellas o depósitos transparentes de aproximadamente un litro que llenaremos con agua del acuario, preferiblemente procedente del agua del sifonado, también es muy interesante los restos biológicos de las esponjas que conforman la parte de filtración mecánica del filtro del acuario.

Es fundamental que el agua empleada no contenga restos de cloraminas ya que impediría la formación de las colonias bacterianas. La materia orgánica en descomposición expuesta a la luz solar hará el resto.

Si no disponemos de una fuente de nutrientes procedente del acuario podemos emplear cáscara de plátano, hojas de lechuga e incluso yema de huevo.

Los infusorios, alimentos para alevines

Con el transcurso de los días iremos comprobando como la acción biológica de origen bacteriano va dando al agua un aspecto lechoso, blanquecino, por el consumo y no renovación del oxígeno disuelto.

Es el punto de inicio de las colonias bacterianas reproduciéndose a través de las sintetización del nitrógeno procedente de los desechos y consumiendo el oxigeno disuelto. Precisamente de estas bacterias se van a alimentar el siguiente escalón de la cadena trófica, los infusorios.

Trascurridos unos 7 o 10 días veremos como el agua se va tintándose de rosa. Nuestros pequeños ciliados ya están listos para servir de alimento a nuestras larvas de peces.

Suministrar los infusorios es muy sencillo, tan fácil como emplear una pipeta o jeringuilla con la que recoger parte del agua del cultivo y añadirla a la zona donde esté nuestros alevines. La ventaja que tiene el uso de infusorios como alimento vivo es que estos animales unicelulares al estar vivos no contaminan el agua al añadirlos.

El párrafo anterior es válidos si el agua del cultivo es limpia. Otra fórmula para recolectar el cultivo es: en una botella de cuello largo colocamos un embudo. Llenamos hasta el inicio del embudo de agua del cultivo y la tapamos para que no le de la luz. Colocamos un perlón fino sin aplastarlo en la boca del embudo y rellenemos el embudo de agua limpia (siempre del acuario sin clorar). Los pequeños protozoos ciliados ascenderán hacía el agua limpia ya que es la única que tiene luz.

Tendremos que tener la precaución sobre todo si el acuario de desarrollo de alevines es muy pequeño no añadir mucha cantidad de infusorios a la vez para no comprometer los niveles de oxígeno del agua.

Los infusorios, alimentos para alevines

El momento de emplear los infusorios, como alimento para alevines, es por lo general el momento en el que comienzan las larvas de peces de menor tamaño la fase de natación libre una vez consumido el saco vitelino.

Existen preparados comerciales para iniciar cultivos de infusorios con sus correspondientes fuentes de alimento. Esto es a elección de cada uno. También existen preparados para aplicación directa pero debemos tener en cuenta que estos preparados sin ensucian el agua si no son consumidos porque están muertos.

Una fuente natural, no menospreciable, para generar infusorios son también plantas acuáticas naturales con la Vesicularia dubyana, el Musgo de Java, la alga filamentosa Cladophora aegagropila, musgo de Japón e incluso la Riccia fluitans. Estas especies presentan los tallos tan prensados y apelmazados que generan muchas zonas internas donde quedan atrapados los desechos y se produce un cultivo natural de infusorios.

Otra técnica también aprovechable es la de emplear caracoles en nuestro deposito de cultivo, en este caso un acuario. Los excrementos de caracoles tipo Planorbis o Caracol manzana generan una gran aglomeración de ciliados sobre ellos.

Leer más artículos sobre acuariofilia de agua dulce

Share on twitter
Compartir

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Vladimir

    Es muy importante el cultivo de infosorio para el desarrollo de alevines en mi caso los de bettas porque es un alimento natural de facil producción y una alimentación económica acequible cuando no se cuenta con alimentos comerciales.

  2. acuarioadmin

    Muchísimas gracias por el aporte. Un cordial saludo, Aitor Fernández

Deja una respuesta