El empleo de Lámparas germicidas en acuario

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia de agua dulce > Lámparas germicidas

El término ultravioleta lo podemos definir como aquel para describir la longitud de onda entre el rango azul violeta del espectro lumínico visible y la longitud de onda corta de los rayos X. El espectro ultravioleta se encuentra dividido en tres bandas separadas, una primera germicida con capacidad para destruir los microorganismos.

Forzando a pasar el agua a través de la lámpara los microorganismos presentes entran en contacto con la radiación emitida por la fuente de luz. Esta radiación penetra en su membrana celular destruyéndolos o incapacitándolos.

Estos microorganismos no presentan la misma resistencia a las ondas UV. Los más sensibles y por tanto eliminados de forma más sencilla son algunas bacterias y la mayoría de organismos fotosintéticos por lo que las lámparas germicidas también resultan un eficaz regulador de las plagas de algas tanto en acuario como estanque.

Las bacterias como la Escherichia coli que amenaza los suministros de agua potable se ha erradicado desde hace mucho tiempo con el empleo de niveles bajos de onda. Los microorganismos más resistentes a las ondas UV son los virus que en relación a las bacterias comentadas requieren de varios de cientos de veces la dosis de radiación para ser destruidos.

El empleo de Lámparas germicidas en acuario
El empleo de Lámparas germicidas en acuario

Hablando de resistencia a las onda UV, entre las bacterias y los virus hay una multitud de de organismos como son los hongos, los protozoos, los huevos y estados larvarios de nemátodos, tremátodos y macro parásitos crustáceos.

Muchos de estos microorganismos son eliminables con la aplicación de una dosis concreta de radiaciones y un funcionamiento permanente de la lámpara.

Factores que influyen sobre la acción germicida de la lámpara

La temperatura

Para que la radiación de la lámpara sea eficaz es necesario que ésta alcance una temperatura de trabajo de 40ºC. Con temperaturas más bajas la potencia de la radiación disminuye. Por este motivo las lámparas se protegen con una funda de cuarzo para impedir que entren en contacto con el agua. Esta funda de extremos sellados sirve a su vez como refrigerante.

Distancia de radiación y transmitancia

La profundidad efectiva de penetración de los rayos UV en el agua se controla mediante diversos factores siendo lo más importante a tener en cuenta cuando se emplea para eliminar patógenos.

El agua turbia con material en suspensión absorberá la radiación germicida y reducirá drásticamente la efectividad de la lámpara. Por ello se debe filtrar mecánicamente el agua antes de entrar en la unidad.

El empleo de Lámparas germicidas en acuario
El empleo de Lámparas germicidas en acuario

Las sales disueltas reducen la distancia de penetración. Por ejemplo la penetración de la onda en acuarios marinos se reduce en un 50% frente a la que se logra en agua dulce blanda. Por este motivo existen diferentes germicidas en función de si se emplean en agua dulce blandas o en aguas duras o salinas.

Los compuestos orgánicos disueltos también reducen la penetración de la onda. En los acuarios por la biología presente hay una tendencia hacia el aumento de fenoles y otros tintes orgánicos responsables de lo que conocemos con el término de aguas amarillas. Estos compuestos se pueden reducir drásticamente con el empleo de Carbón activado de calidad alta o la aplicación de Ozono.

Otro factor de importancia para que la acción de la lámpara sea efectiva es el tiempo de contacto entre la fuente de UV y los microorganismos a tratar. Es importante por tanto garantizar en el empleo de la lámpara dos factores… el tiempo que tarda el agua en atravesar la cámara y el volumen total de agua de un acuario, estanque o sistema y la frecuencia con que el volumen total entra en contacto con la fuente UV.

Como norma los fabricantes especifican en los modelos detalladamente las aplicaciones y los niveles de flujo recomendados con los volúmenes máximos a tratar.

Mantenimiento y cambio de la lámpara germicida

La vida útil de una lámpara ultravioleta es de unos 6 meses o unas 5000 horas de uso continuado. Después de esto sólo emitirá la mitad de la cantidad normal de radiación UV por lo que dejará de ser eficaz. Por este motivo conviene planificar un calendario con los cambios periódicos de la lámpara y ser escrupulosos con ellos.

La funda interior de cuarzo que protege la lámpara tiene como general una vida indefinida siempre que se mantenga limpia sin deposiciones ni sedimentos que impidan el paso de la luz.

El empleo de Lámparas germicidas en acuario
El empleo de Lámparas germicidas en acuario

Usos de las lámparas germicidas

Empleo en Estanques

Se emplean para combatir las algas y lo que se denomina agua verde. El agua verde la genera el florecimiento de microorganismos fototróficos unicelulares que rápidamente convierten el agua del estanque de color verde marrón o incluso con tonos rojizos.

Dosis relativamente pequeñas de radiación controlan esta explosión de seres unicelulares manteniendo el agua del estanque limpia. Para lograr esta teórica eficacia es imprescindible que la instalación cuente con un sistema de filtrado eficiente.

Además de esta aplicación inicial las lámpara germicidas también funcionan eliminando la población de bacterias presentes en la columna de agua evitando la aparición de infecciones bacterianas en nuestros peces.

Empleo en acuarios

Como hemos visto las lámparas para agua dulce y agua salada son diferentes por la disminución de la penetración de los rayos UV en agua salina.

En ambos casos y con la elección adecuada del equipo en función del volumen total del acuario y el tiempo de contacto con la radiación las lámpara se convierten en un eficaz controlador de la expansión de la mayoría de infecciones primarias como son el Oodinium y el Cryptocaryon sp en agua salada y el Ichthyophthirius multifiliis en agua dulce.

Además contribuye como ocurre en la aplicación del estanque al control de la poblaciones de bacterias presentes en el agua limitando el riesgo de infecciones secundarias que es la primera causa de mortandad de los peces.

Empleadas en entornos marinos las lámparas germicidas también eliminan microorganismos fitotóxicos erradicando la posibilidad de que liberen toxinas al agua.

El empleo de lámpara germicida no produce residuos por su tratamiento por lo que conviene optar por una unidad mayor que la que en teoría nos recomienda el fabricante con un nivel de flujo menor. Unidades con tamaño menor y flujo demasiado grande son ineficaces.

Leer más artículos sobre acuariofilia de agua dulce

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir