El síndrome del acuario viejo o contaminado

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia de agua dulce > El síndrome del acuario viejo

Veíamos en un primer artículo relacionado con la osmorregulación de los peces como los peces de agua dulce se ahogan continuamente al entrar agua constantemente en ellos (Hipertónicos). Los peces marinos sin embargo se deshidratan pues pierden constantemente agua (Hipotónicos)

Veíamos como los peces de agua salada ingieren agua y excretan sales (Hipo osmoreguladores) y como los peces de agua dulce excretan agua constantemente a través de los riñones y ano (hiper osmoreguladores).

Por lo que hace referencia a las células todos los peces necesitan equilibrar los niveles de agua y sales para que pueda desarrollarse la actividad biológica normal. El nivel interno de sales es lo que se denomina Homeóstasis y es tan crítico que es asunto de vida y muerte para todos ellos.

Ejemplo práctico: Si introducimos una carpa roja en agua pura destilada perderá en un día el 5% de sus clorinas corporales muriendo a los tres días al perder su equilibrio homeostático.

El síndrome del acuario viejo o contaminado
El síndrome del acuario viejo o contaminado

Los peces emplean las agallas y las zonas internas de la boca para absorber iones de sales que mantengan este equilibrio. En el caso de los peces marinos también emplean el estómago. A partir de aquí son las enzimas las encargadas de mover estos iones por el torrente sanguíneo.

La evolución a perfeccionado a cada especie con estructuras fisiológicas y enzimas para absorber estos iones en sus cantidades exacatas compensando su disolución osmótica o su pérdida por absorción.

La principal fuente de absorción de estos minerales son los alimentos. La ingestión de estos completan la cantidad de ellos que pudiera haber disueltos en el acuario.

Los peces ajustan inconscientemente el equilibrio homeostático realizando los cambios necesarios si las concentraciones iónicas del agua varían. El ejemplo más claro es la tolerancia a la presencia de sal en el agua. La tolerancia a las sales se llama Halinidad y la no tolerancia se denomina Stenohalinidad. Aquellos que pueden asumir cambios drásticos en las concentraciones de sal se denominan Eurohalinos. Es el caso de los Killis que viven en charcas cuya agua se evapora muy rápidamente concentrando sales con la misma rapidez.

Las Carpas doradas son Stenohalinos. Pueden tolerar altas concentraciones de sales pero en ningún caso aceptarán cambios bruscos en esta concentración.

El síndrome del acuario viejo o contaminado
El síndrome del acuario viejo o contaminado

El acuario de aguas viejas o acuario contaminado

Ningún filtro biológico o tratamiento químico que podamos efectuar elimina los muchos iones presentes en el acuario de aguas viejas. El problema sin embargo no está en esta concentración de iones a la que nuestros peces se adaptan, el problema está en el cambio repentino de los niveles iónicos. Por tanto está corrección se debe realizar por disolución en pequeñas cantidades.

El mayor problema que genera el aficionado neófito es realizar una limpieza a fondo de su acuario contaminado eliminando todo el agua vieja con su dispar concentración iónica e instalando los peces en agua nueva con una concentración iónica totalmente diferente.

El aficionado considera haber actuado correctamente al haber conservado las cepas bacterianas de los sustratos filtrantes durante el cambio y limpieza del agua del acuario. Sin embargo lo que ocurre es que los peces entrarán en crisis osmótica, generando estrés y por tanto la posible aparición de enfermedades por consumo de energías y bajada de defensas.

El ejemplo que a todos se nos viene a la cabeza son las “recipientes” de bola donde se mantienen carpas rojas. En estos casos es común cambiar totalmente el agua manteniendo a los peces en un vaso incluso con agua clorada directamente del grifo. Las carpas son tan duras que se adaptan a estas condiciones tan extremas pero consiguen compensar el desequilibrio acortando su vida. Lo conveniente sería realizar un cambio de agua de un vaso sólo pero todos los días.

El síndrome del acuario viejo o contaminado
El síndrome del acuario viejo o contaminado

Este principio de equilibrio se debe aplicar en proporción a todos los acuarios incluidos los marinos. Es por tanto necesario en todos los casos tener una pequeña cantidad de agua preparada para realizar pequeños cambios.

Podemos medir muchísimos parámetros físico-químicos… amoniaco, nitritos, nitratos, potencial redox, concentraciones de Calcio, pH… pero lo que nunca podremos llegar a medir son las concentraciones iónicas en nuestro acuario. Los que sí la conocen a la perfección son nuestros peces que tratan de adaptarse a ella. Cualquier concentración excesiva se convierte en un contaminante así que la solución para evitar estas concentraciones de contaminantes es la disolución a través de pequeños cambios de agua pero numerosos en el tiempo.

El síndrome del acuario nuevo

Todos conocemos que el denominado síndrome del acuario nuevo está relacionado con el ciclo del nitrogeno y la necesidad de estabilizar la denominada filtración biológica responsable de la eliminación del amoniaco.

Tenemos a nuestra disposición múltiples opciones comerciales para eliminar amoniaco, nitrito, nitratos e incluso para acelerar el asentamiento bacteriano. Pero en ningún caso estas soluciones hablan de la osmorregulación ni de la Homeóstasis.

El síndrome del acuario viejo o contaminado
El síndrome del acuario viejo o contaminado

Los iones se van concentrando en nuestro acuario como consecuencia del alimento, las plantas, la biología de los peces, la acción bacteriana y protozoaria y en especial con la evaporación que elimina moléculas de agua pero deja intactos los iones presentes.

Los acuarios viejos tienen una concentración iónica muy elevada. Los peces como hemos visto se ajustan inconscientemente a estas concentraciones dentro de sus diversas capacidades (Stenohalinos o Eurohalinos). Las consecuencias de estas concentraciones las conocemos a tenor de lo leído en estos párrafos pero no siempre son visibles.

Es común por tanto que acuarios de éxito durante mucho tiempo cuando se van sustituyendo las bajas de peces, por simple efecto de la vejez, los sustitutos mueran en pocos días a pesar de que todos los test que hagamos parezcan estar todos los parámetros correctos. Los peces veteranos han ido regulando su organismo paulatinamente con el aumento de iones del acuario. Sin embargo los recién llegados no pueden regular de forma instantánea este desequilibrio, entran en shock iónico y mueren a los pocos días.

La solución no es otra que la aclimatación por disolución o lo que conocemos por goteo en donde el agua de sustitución al de la bolsa de transporte se traspasa muy lentamente dando tiempo a los peces a aclimatarse. No debemos tener prisa. No en todos los casos funcionará porque no sabemos la manipulación a la que ha sido objeto el ejemplar con anterioridad pero tendremos muchas más posibilidades de éxito.

El síndrome del acuario viejo o contaminado
El síndrome del acuario viejo o contaminado

Como podréis imaginar esta problemática se multiplica con los peces marinos debido a que el mar que es de donde proceden presenta una extraordinario equilibrio iónico. Es muy normal en acuariofilia marina que se baje un poco la densidad en los tanques de cuarentena pera ayudar a los animales a conseguir el equilibrio pero todo pasa por una pausada aclimatación.

En conclusión y para finalizar una reflexión: hay muchísimos filtros y sistemas en el mercado que aseguran que a través de su empleo los cambios de agua a realizar se reducen y se alargan en el tiempo. Esto efectivamente es correcto si atentemos exclusivamente a las necesidades de filtración biológica pero es falso si atendemos al equilibrio iónico y a la presencia de elementos traza u oligoelementos tan necesarios para la vida del acuario.

Leer más artículos sobre acuariofilia de agua dulce

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir