El uso del carbón activado en acuario

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia de agua dulce > El uso del carbón activado

Hoy vamos a hablar de un tema al que todavía no le hemos dedicado ninguna atención, el carbón activado o carbón activo.

Casi todos conocemos que se emplea desde hace tiempo para eliminar la coloración ámbar propias de aguas viejas o eliminar restos de tratamientos médicos. Quizás no todos conozcamos que también se emplea para otros usos como la de eliminar moléculas de ozono o átomos libres de oxígeno en aplicaciones en acuario con Ozono. Lo que no tengo tan claro es si tenemos todos claro donde colocarlo.

Los carbones activos se diferencian básicamente por su campo de aplicación: bien como absorbente de gases, aplicable a vapor o gases y como absorbente de diferentes sustancias disueltas en un medio líquido.

Los carbones activos se reconocen visualmente por tener un aspecto similar, cada partícula que lo compone, al de una esponja sólida de color negro. La capacidad de absorción del mismo está determinada por el número de microporos que presenta. Por norma un gramo de carbón activado presenta entre 450 y 1800 m2 de superficie.

El uso del carbón activado en acuario
El uso del carbón activado en acuario

Diferentes tipos de carbón activado y factores que de influyen en la absorción

La diferencia entre un carbón activo para absorber gases o para absorber sustancias disueltas está en el el diámetro de los microporos de la superficie.

Aquellos para absorber gases tienen un mayor número de poros con un diámetro menor.

Los factores que influyen sobre la capacidad de absorción del carbón activo son diversos:

La estructura molecular.

La naturaleza del elemento a absorber es prioritario en la eficacia de retenerlo. Las moléculas más grandes y complejas son más sencillas de eliminar que aquellas más pequeñas y simples. Además aquellas con menor capacidad de solubilidad y polaridad más baja se absorben antes.

Los compuestos inorgánicos son más sencillos de absorber. Sales asociadas con cloruro de potasio y sulfato de sodio resultan inadsorbibles. El cloruro férrico tiene una capacidad moderada de absorción. El Yodo por ejemplo presenta una gran tasa de absorción. Esta gran capacidad de absorción hace que sea empleado como comparativa con otras marcas de carbón ya que permite comparar su absorción por gramo de carbón empleado y lo suelen indicar en sus características.

El uso del carbón activado en acuario
El uso del carbón activado en acuario

Entre los productos orgánicos de mayor absorción se encuentran los ácidos orgánicos, los colorantes y los aromas entre otros.

La Solubilidad

Los elementos más solubles son más difícilmente absorbidos por el carbón que los menos solubles.

La ionización

La ionización por lo general es contraria a la absorción. Las sustancias fuertemente ionizadas son muy difíciles de absorber con excepción de los iones de hidrógeno cuando se encuentran en determinadas condiciones.

Las sustancias asociadas con estos iones de hidrógenos son más absorbibles como es el caso por ejemplo del ácido sulfúrico. El fenol por ejemplo también es rápidamente absorbido con pH neutro. Las sales de fenolatos por ejemplo presentan problemas de absorción con pH altos.

Las variaciones de pH afectan a la capacidad de absorción del carbón activo. Un pH bajo favorece la absorción de ácidos orgánicos. Un pH alto favorece la absorción de bases

La temperatura

Aunque en el rango de temperatura de un acuario este parámetro no afecta es conveniente por lo menos conocer que la capacidad de absorción disminuye con las altas temperaturas.

El uso del carbón activado en acuario
El uso del carbón activado en acuario

Aplicación del carbón activado como filtro químico en el acuario

Los carbones activados se emplean en el sistema de filtrado del acuario para retener detritos orgánicos, vitaminas, grasas, proteínas, metales pesados, colorantes, toxinas producidas por los seres vivos, etc.

La contraprestación del empleo de carbón activado en el acuario es que la absorción de un elemento perjudicial lleva aparejado la eliminación de otros elementos beneficiosos e incluso indespensables para la vida acuática.

Por lo comentado el uso de carbón activado debe estar siempre condicionado y controlado. Debemos tener siempre presente con que finalidad lo colocamos y durante cuanto tiempo.

Una vez acabado el tratamiento con carbón se deben equilibrar de nuevo los parámetros físico-químicos con especial atención a los oligoelementos, vitaminas y otros elementos necesarios.

El empleo permanente de carbón supone además un mayor gasto para el aficionado porque deberemos aditar mayor cantidad de trazas y suplementos. El carbón también evita en ocasiones que podamos detectar problemas por la presencia de zonas anaeróbicas al no percibir olores.

El lugar idóneo para colocar una carga de carbón activado siempre es en la última fase de filtración. Aquella donde el agua al llegar está libre de partículas en suspensión que restarían la capacidad de absorción.

Es el mismo caso a lo que ocurre con la filtración biológica sobre un determinado sustrato. Si los desechos llegan a la superficie porosa tapan la superficie impidiendo que las bacterias se asienten en su superficie. En el caso del carbón impidiendo que el agua con el compuesto a absorber penetre en entre la superficie porosa del carbón.

El uso del carbón activado en acuario
El uso del carbón activado en acuario

Como ya hemos comentado en otros artículos la primera fase de filtración es la mecánica, donde se retiene el desecho. Esta capa no filtra, sólo retiene partículas. Filtramos al retirarla. Después la biológica donde se asientan las bacterias encargadas de sintetizar los compuestos nitrogenados. Por último el carbón activado en la zona del filtro donde ya no llegan partículas en suspensión.

Los carbones activados se pueden emplear tanto en acuarios de agua dulce como en acuarios marinos. Nunca en filtros auxiliares sin prefiltro mecánico previo. En los acuarios de agua dulce su sitio siempre es como última capa filtrante dentro del filtro presurizado o en la última celda disponible de nuestro filtro de mochila.

En los acuarios marinos con filtro colector o sump debemos colocarlo en la última fase del mismo junto a la bomba de retorno una vez superado el skimmer y el sustrato que tengamos como filtración biológica. En los casos de uso de ozono en el skimmer es conveniente el empleo periódico del carbón y el uso de un test adecuado para comprobar sus concentraciones.

Leer más artículos sobre acuariofilia de agua dulce

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta