Los efectos del calor en el acuario marino

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > El calor en el acuario marino

Si por algo se caracterizan los Océanos y mares del mundo es por tener unas condiciones físico-químicas muy estables. Por tanto todos los seres vivos que viven en ellos, o al menos la mayoría, necesitan también que las condiciones del medio sean lo más estables posibles.

En el mar los peces al menos pueden trasladarse si las condiciones del medio no son las adecuadas para perecer posteriormente alejados de sus sustentos básicos. El acuario no da esta segunda oportunidad. La capacidad de adaptación de los animales marinos es limitada ante condiciones adversas o fluctuantes.

En las zonas tropicales de arrecife puede haber una variación a lo largo del año de entre 3 y 5ºC solamente. La variación de temperatura a lo largo del día puede ser sólo de medio grado. Existe alguna excepción como por ejemplo el Mar Rojo que al estar situado más al norte, estar semi cerrado y ser relativamente pequeño presenta un mayor nivel de variación. En invierno la temperatura roza lo permitido para que los invertebrados sésiles no perezcan .

En un acuario marino ya sea reef, con invertebrados sésiles, comunitario o un sólo peces debería tener una temperatura estable todo el año entre los 24 y 26ºC. Una disminución en algún grado no es tan problemática. Sin embargo a partir de los 27ºC comenzaremos a sufrir problemas de importancia.

Los efectos del calor en el acuario marino
Los efectos del calor en el acuario marino

Efectos de la variación de temperatura en la vida marina

A diferencia de mamiferos y aves que pueden regular la temperatura interna de su cuerpo a través de diversos procedimientos fisiológicos, los peces e invertebrados no pueden regularla, es lo que se denomina zoológicamente poiquilotermos.

Todas estas formas de vida poseen una temperatura interna exactamente igual a la externa. Esta particularidad los hace más sensibles a los cambios de temperatura. Por lo tanto este particular es extraordinariamente importante para sus posibilidades de supervivencia.

Los aumentos de la temperatura afectan al metabolismo ya que las reacciones bioquímicas relacionadas se producen de forma más rápida en temperaturas altas. Un aumento de diez grados equivale multiplicar por dos o tres veces la velocidad de estas reacciones. Estas reacciones bioquímicas están ligadas al oxígeno por lo que cuantas más se produzcan mayor será la demanda de este gas.

El problema se agrava porque con el aumento de la temperatura la solubilidad del oxígeno disminuye. Además los procesos bioquímicos acelerados tenderán a desequilibrar el metabolismo interno con todos los efectos que conlleva.

Efectos de calor sobre peces e invertebrados marinos

El calor afecta de forma diferente en función de las especies.

Los corales duros por ejemplo tienden a alargar el ciclo de contracción manteniendo los tentáculos extendidos mucho más tiempo de lo aconsejable potenciando la perdida de algas zooxanthelas. Esta perdida de zooxhantelas masiva es lo que se denomina blanqueamiento coralino

Los efectos del calor en el acuario marino
Los efectos del calor en el acuario marino

Por encima de los 29ºC los invertebrados mayoritariamente no pueden asimilar calcio en sus esqueletos con lo que su crecimiento o regeneración se ve interrumpida.

Sin las algas simbiontes y sin los azucares producidos por éstas de los que se nutren en mayor medida los invertebrados sésiles todo queda a expensas de que esté disponible la cantidad suficiente de zooplancton. Si no está disponible este nutriente el animal morirá incluso con la temperatura restablecida a sus niveles adecuados. En casos de aumentos significativos de la temperatura se producirá la muerte de la colonia por problemas metabólicos.

Los peces ante una imposibilidad de adaptarse al aumento de la temperatura comenzarán a realizar movimientos erráticos y subidas a la superficie en busca de aire que en acuariofilia es lo que denominamos como boquear. Tras estos síntomas iniciales es muy probable que comiencen a languidecer para después morir.

Los invertebrados móviles como los crustáceos aumentarán el ritmo de las mudas. Muchas especies de camarones marinos son muy sensibles a la temperatura acortando drásticamente su vida a partir de temperaturas que ronden los 27ºC.

Formas por las que se introduce el calor en el acuario

Además del calor ambiental y el aire caliente que empiezan a generar problemas a partir de los 26 o 27ºC, el acuario ve incrementado este efecto de acumulación de calor por la presencia de diversos equipos y el mero hecho de que estén funcionando.

Hablamos de la iluminación y de aquellos equipos que precisen bombas de agua para funcionar y las propias bombas de movimiento.

Los tubos fluorescentes y las lámparas de halogenuro metálico producen mucho calor, a pesar de que a los primeros se les considere luz fría. Personalmente me gustan las pantallas colgantes donde podemos subir la iluminación para permitir una corriente de aire entre ésta y la superficie del acuario. En el caso por la localización del acuario que se prevean problemas relacionados con la temperatura la opción de las pantallas leds deben ser nuestra prioridad ya que no producen calor.

El problema de las bombas de agua sumergidas es que emplean este elemento como refrigerante y por tanto son emisoras caloríficas.

Los efectos del calor en el acuario marino
Los efectos del calor en el acuario marino

Sistemas para bajar la temperatura del acuario

El sistema más preciso y por tanto el más seguro y recomendable es el empleo de un enfriador. Un enfriador adecuado a la medida del volumen de agua de nuestro acuario será un seguro que nos mantendrá la temperatua estable sin aumentos todo el año, ya que son programables con termostato.

A partir de aquí ya sólo nos quedan algunos trucos que pueden ayudar en parte pero no suponen ninguna solución definitiva

Una de ellas es invertir el fotoperiodo iluminando el acuario por la noche en las horas de menos calor. Es mejor esta medida que encender a primera hora de la mañana y desconectar durante el día para volver a conectar durante las últimas horas del día. Muchos animales tienen programado su reloj biológico en relación a la iluminación y requieren de esta para completar sus necesidades vitales.

Dependiendo del volumen de acuario éste será más o menos sensible a los cambios de temperatura. En grandes volúmenes los cambios siempre se producen de forma más pausada beneficiando a la biología. En pequeños acuarios tipo nano o mini reef los cambios siempre se muestran de forma más precipitada con letales consecuencias.

La ubicación del acuario también es importante ya que si está ubicado en estancias orientadas al Norte o al este padecerá menos la incidencia de la acción solar.

Las pantallas lumínicas con ventiladores incorporadas son preferibles ya que ayudan mucho a disipar el calor. Los ventiladores de superficie también resultan prácticos para al menos disipar la concentración calorífica de la superficie.

La instalación de la mayor cantidad de bombas de agua en el exterior del acuario es un factor también relevante para por lo menos no añadir más calor al que ya tenemos. Muchas de estas bombas, no las de movimiento, si no las de retorno o impulsión están preparadas para trabajar exteriormente empleando para ello un sistema cerrado de manguras.

Otros consejos que puedo daros para por lo menos no contribuir a concentrar el calor serían:

  • Destapar la pantalla si es posible.
  • Apagar la iluminación y retirarla si esta muy cerca de la superficie. En principio un apagón lumínico de 24-48 horas no tiene una influencia negativa en los invertebrados fotosintéticos.
  • Apagar todas las bombas de circulación a excepción de una que nos permita el mayor movimiento posible para beneficiar el intercambio gaseoso.
  • Valorar la instalación de un equipo de aire acondicionado donde se ubique el acuario.
  • Aplicación de hielos. Se pueden emplear hielos siempre en recipientes que aíslen el agua que lo componen del agua del acuario. Es una solución temporal valida. No aplicarlos directamente como agua de reposición.
  • Nunca realizar cambios de agua con aguas marina fría, la medida de sal disuelta es diferente aunque el refractrómetro nos indique igual valor.

Toda acción que decidamos tomar debemos plantearla bajo la ley no escrita en acuariofilia de que más vale un parámetro desviado que un cambio brusco o irregular. Todos los cambios que provoquemos deberán ser aplicados a lo largo de un periodo de tiempo suficiente para no contribuir a aumentar el estrés en la fauna.

Los efectos del calor en el acuario marino
Los efectos del calor en el acuario marino

Eligiendo animales afines a nuestras condiciones térmicas

Si estamos montando un acuario marino y no podemos segurar la técnica necesaria para combatir el calor no debemos introducir corales duros SPS o LPS que no van poder resistir la temperatura y cuya muerte va a comprometer la calidad del agua… lo mismo ocurre con muchas especies de anémonas.

Si éste es nuestro caso podemos contemplar seleccionar especies que viven en lo que se denomina el arrecife plano… esta zona interior se sitúa detrás de las zonas de arrecife costeras y están formadas por lagunas y pequeñas charcas que incluyo llegan a secarse durante el día.

Hay invertebrados como los Actinodiscus o Anémonas seta, Pólipos zoántidos y Corales cuero que pueden resistir estas temperaturas e incluso la falta de agua durante unas horas.

El género de coral duro Trachyphyllia también puede considerarse apto para este tipo de entorno ya que pude adaptarse a temperaturas muy altas.

Otra forma de ayudar a la previsible y segura falta de oxígeno en nuestro acuario por calor es no súper poblar el acuario. Si mantenemos pocos peces estos tendrán más oportunidades de sobrevivir al haber menos demandantes de oxígeno.

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir