Diferencias entre Salinidad y Densidad

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > Diferencia entre Salinidad y Densidad

El agua del mar constituye el elemento a partir del cual se desarrolla la vida en el planeta. En ella viven una gran cantidad de organismos vivos que se relacionan y se reproducen.

Agua del mar no es lo mismo que agua salada. El agua salada es un contenido limitado y escaso, es decir contiene sales en disolución. El agua de mar en cambio está ligada con la biología y su composición permite la vida.

En realidad cuál es la diferencia entre salinidad y densidad, cómo se puede medir la cantidad de sales disueltas, cómo se puede determinar que nuestro acuario contiene agua marina y no agua salada?

La salinidad cuantifica una proporción de materia disuelta en un líquido, en este caso agua. Se expresa en gramos por litro (g/l) miligramos litro (mg/l) o partes por millón (ppm)

A la salinidad únicamente le afecta la temperatura. Una aumento de temperatura implica un aumento de la solubilidad de un soluto (sustancia a disolver) en agua.

Diferencias entre Salinidad y Densidad
Diferencias entre Salinidad y Densidad

La densidad además de expresar la concentración salina indica también las sustancias en suspensión y los gases. La densidad también se ve afectada por la temperatura y es proporcional a la densidad.

Medir la salinidad es mucho más preciso que la medir la densidad. Sin embargo a nivel aficionado no disponemos de salinómetros, complejos de usar y de costo elevado.

Para medir al densidad empleamos densímetros o refractómetros. Estos equipos de bajo costo están diseñados para medir la densidad a una determinada temperatura. Para la que han sido diseñados. Fuera de este rango su lectura no será correcta. Los densímetros traen una escala de conversión en función de la temperatura del líquido a medir.

A nivel aficionado debemos conocer que cuando el agua aumenta la temperatura ésta se hace menos densa. Cuando desciende aumenta su densidad. Este es un dato importante a la hora de realizar los cambios de agua correctamente y con seguridad

A la hora de realizar el cambio de agua no debemos preparar agua marina sobre agua fría. Con el aumento de la temperatura variará la densidad. Como te puedes imaginar esta variación es letal para la vida del acuario.

Diferencias entre Salinidad y Densidad
Diferencias entre Salinidad y Densidad

El agua para el cambio debe ser mantenida a la misma temperatura del acuario y entonces procedemos a medirla. Si ambas son iguales sí podremos tener una lectura acertada de la densidad que contiene y no pondremos en riesgo la vida de la biología del acuario.

Características del agua marina y el agua de los arrecifes de Coral

Ya tienes publicado un contendido relativo al agua marina que creo que es de interés. En el te hablo básicamente de los parámetros de agua marina. Una pequeña toma de contacto.

Este contenido va por otro lado… aquí me oriento al origen del agua de mar.

En un principio el agua marina no contenía la proporción de sales disueltas presentes en la actualidad. Este aumento de elementos químicos se debe a la capacidad disolvente del agua que va erosionado los fondos y por tanto produce un aumento en la salinidad.

Esta capacidad de disolvente es lo que permite encontrar analizando los elementos presentes la mayoría de elementos químicos naturales.

De igual manera la composición del agua de mar es uniforme independientemente del lugar donde se recoja la muestra.

El agua de mar es salina con una concentración de sales entorno a los 35 g/litro. Esta concentración varía dependiendo de la localización geográfica. En los Océanos la salinidad es prácticamente uniforme. En mares cerrados como el Mediterráneo la salinidad asciende hasta los 36-38 gramos/litro. En el mar rojo se dispara hasta los 40.

Diferencias entre Salinidad y Densidad
Diferencias entre Salinidad y Densidad

Como veíamos en el artículo enlazado el agua de mar no sólo se compone de Cloruro de Sodio. En ella están disueltas en pequeñísimas proporciones los denominados elementos traza u oligoelemntos cuya presencia es fundamental para la vida en el mar.

En los mares que bañan los arrecifes la composición química del agua es idéntica al resto de mares. Lo único que varía la concentración salina es si el arrecife está en mares abiertos o cerrados.

Otro factor que afecta a la salinidad en los arrecifes y mares son las corrientes que compensan las variaciones que se producen en la concentración salina en superficie.

En la superficie se provocan variaciones de salinidad más acusadas por la afección de los rayos solares que provocan rápidas evaporaciones.

El agua con mayor contenido salino tiende a hundirse y su lugar es reemplazado por aguas de zonas más profundas. Este proceso de reemplazo en realidad no se produce al 100% puesto que en el ascenso y descenso de aguas con diferente origen tienden a mezclarse.

Este movimiento superficial afecta a los primeros 25 metros de profundidad y genera una perfecta distribución térmica y de nutrientes.

El contenido de micronutrientes presentes en los arrecifes en realidad es más bajo que en el resto de aguas litorales. La presencia de fitoplancton es mínima. Como consecuencia el zooplancton también es bajo.

La ausencia de microelementos y nutrientes en los arrecifes es lo que provoca la extraordinaria transparencia de sus aguas. Esta transparencia permite la penetración de la luz a profundidades mucho mayores que en ningún otra zona de litoral.

Diferencias entre Salinidad y Densidad
Diferencias entre Salinidad y Densidad

Parece contradictorio que sin estos elementos tan necesarios se desarrollen las algas simbiontes presentes en los pólipos coralinos (zooxanthelas).

Sin embargo aun estando en concentraciones muy menores estos elementos están permanentemente a su disposición debido a las corrientes. Este es el motivo por el que debemos ofrecer a nuestros invertebrados sésiles una gran circulación en el acuario.

Si tenemos la suerte de bucear en una zona de arrecife podemos comprobar como las colonias se desarrollan de cara a la corriente. En zonas aledañas donde estas corrientes no se producen directamente los corales no se desarrollan.

Por tanto y en conclusión… la vida del arrecife a pesar de su baja concentración de microelementos y micronutrienes es posible por las corrientes generadas por las variación de la salinidad.

En el acuario sin embargo esto no sucede y los microelementos se consumen o precipitan rápidamente. Por ello han de ser aditados permanentemente.

Esta presencia de micronutrientes ha de ser completada con una circulación interna suficiente que es a la que están acostumbrados la mayoría de invertebrados sésiles… es decir, unas 10 veces el volumen del acuario. Para un 200 litros por ejemplo un movimiento interno de 2000.

Esta necesidad de circulación también es aplicable a aquellos acuarios donde no se mantengan corales. En los acuario de solo peces también debemos mantener este volumen de circulación ya que beneficia la distribución térmica, el intercambio gaseoso y la estabilidad.

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Share on twitter
Compartir