El Detritus y la materia en suspensión en el acuario marino

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > El detritus y la material en suspensión

Existe una regla no escrita pero aplicable en la acuariofilia que es la de tratar de replicar los procesos biológicos, físicos y químicos del hábitat que tratamos de reproducir.

En la mayoría de los casos esta práctica es correcta porque garantiza el mayor grado de bienestar y de desarrollo de nuestros peces e invertebrados.

Este no es el caso del Detritus y las partículas en suspensión, ambas directamente relacionadas con la turbulencia o movimientos de las masas de agua.

Las turbulencias son fenómenos físicos habituales en el mar, en especial en las zonas de arrecife.

El viento produce el movimiento superficial del agua que se traduce en corrientes, olas superficiales y turbulencias.

En especial las zonas superficiales están sometidas a grandes turbulencias, por las olas y los movimientos compensatorios de los cambios de densidad. Sin embargo en las zonas más profundas o bien hay la presencia de una corriente a gran escala o apenas hay movimientos

Las turbulencias más importantes tanto para peces como para invertebrados son las microturbulencias. Estas tienen una importancia biológica muy importante.

Por lo general los animales tienden a situarse en la zona de influencia de las microturbulencias en función del tipo de alimentación o los requerimientos propios.

Esta particularidad resulta vital para los invertebrados sésiles.

La turbulencia proporciona alimentos a los organismos, ayudan a extraer y llevarse las partículas de desecho, producen el necesario intercambio y renovación de CO2 por oxígeno y estimula la interacción entre el medio físico y el biológico.

El Detritus y la materia en suspensión en el acuario marino
El Detritus y la materia en suspensión en el acuario marino

Es por ello que las turbulencias se presentan pues como un elemento de extraordinaria importancia en el acuario.

Por tanto debemos prestar atención, estudiar y analizar las características de nuestro acuario en base a la colocación de los objetos decorativos incluyendo el sustrato.

Es bastante común centrar nuestra atención en el caudal de retorno del filtro colector o sump o del filtro de canasta que tengamos y no hacerlo sobre la cantidad y modo de la recirculación interior. Ambos aspectos son trascendentales.

El movimiento interior del acuario es siempre aconsejable que sea de unas 10 veces el volumen del acuario. Si es de abajo a arriba y programado por fases mejor. De este modo, y siempre teniendo en cuenta los animales que mantengamos, es más sencillo evitar la acumulación de detritus y la materia en suspensión.

El detritus en el acuario

Cualquier aficionado con un poco de experiencia se habrá percatado de la acumulación con el tiempo de una especie de polvo marronáceo o grisáceo.

Este polvo es precisamente el detritus, parte final de la descomposición del desecho orgánico, que tiende a acumularse en zonas con poco movimiento de agua y en el fondo de filtros colectores y filtros exteriores.

También es habitual que lo haga en la base del acuario si el sustrato tiene una granulometría excesiva.

En la naturaleza los detritus se caracterizan por ser elementos insolubles de carácter orgánico e inorgánico. Una de sus características más habituales es que se suelen depositar en zonas escondidas faltas de corriente, interiores de cavidades o huecos.

El origen del detritus en acuario y en la naturaleza son el mismo. Su presencia produce una aparición en masa de bacterias, gusanos y algas tapizantes y filamentosas. Su presencia además genera zonas anaeróbicas con la consiguiente reducción del redox.

Si no logramos extraer el desecho antes de que comience su degradación orgánica producirá con el tiempo un aumento de la concentración de nitratos y fosfatos orgánicos así como una carencia de carbonatos y una tendencia a la baja del pH.

El Detritus y la materia en suspensión en el acuario marino
El Detritus y la materia en suspensión en el acuario marino

Las partículas en suspensión en el acuario

El agua marina contiene un gran número de partículas en suspensión. Sin embargo esto no es aplicable a los biotopos de arrecife. Estas partículas en suspensión en estos entornos son en su mayoría materia viva, es decir plancton o fitoplancton, es lo que se conoce como nieve marina. Importante para el desarrollo de múltiples animales.

En el acuario sin embargo las partículas en suspensión no es plancton vivo sino bacterias y algas unicelulares.

Como norma general un acuario dotado de una gran turbulencia genera una gran cantidad de partículas en suspensión. Estas partículas en suspensión si no son extraídas adecuadamente generarán con el tiempo deritrus.

Debemos tratar de no generar partículas en suspensión en el acuario. Es por ello que resulta de vital importancia dotar al acuario de equipos para eliminar lo más rápidamente posible las partículas en suspensión y no generar detritus.

Estos medios son básicamente el espumador de proteínas o skimmer al que debemos de tratar de hacer llegar esas partículas presentes en la columna de agua y un filtro mecánico con un mantenimiento eficaz para no volver su acción contraproducente.

Para hacer llegar estos desechos a los diferentes equipos del filtro es importante cuidar la turbulencia comentada.

Por norma general y por terminar la filtración mecánica precede al espumado. El skimmer no va a poder extraer los desechos de mayor tamaño y lo que lograremos es romper la burbuja de aire y que los desechos queden en la base.

En el vídeo se aprecia perfectamente lo que es el detritus….

Vídeo: Various reef tank pods
Autor: Surge Vasquez

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta