Iluminación para el acuario de arrecife

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > Iluminación para el acuario de arrecife

Dediqué un primer articulo a la iluminación del acuario de arrecife entendiendo la luz como fuente energética para el desarrollo de los invertebrados. En este artículo veíamos las dos opciones de alimentación de los corales, las características de la radiación lumínica, de temas relacionados con la longitud de onda, la energía o la intensidad… así como una acercamiento a las algas simbiontes zooxantelas. Te invito a leerlo.

En esta segunda parte del artículo relacionado con la iluminación de acuarios de arrecife vamos a profundizar un poco más en las fuentes de luz artificial a fin de que no sirva como base a la hora de elegir la pantalla lumínica para nuestro acuario.

En el artículo enlazado veíamos que el agua presenta una resistencia a la penetración de la luz que va aumentando con la profundidad y va restando ancho de espectro lumínico. Te recuerdo que el espectro lumínico va desde los rayos infrarrojos a los rayos ultravioletas, amos invisibles. Entre medias tendríamos lo que conocemos coloquialmente como un arco iris, el espectro total.

Cuando la luz llega a la superficie del agua sufre tres acciones producidas por reacciones físicas: Una primera de reflexión en función del angulo de penetración, la difusión que hace referencia al nivel de transparencia del agua por las partículas en suspensión y coloración y refracción que está supeditada a la densidad de sales disueltas.

Iluminación para el acuario de arrecife
Iluminación para el acuario de arrecife

Lo entendemos mejor con un ejemplo de los 150.000 lúmenes que recibe la superficie del agua sólo 95.000 consiguen penetrar su superficie. A partir de que superamos la superficie vamos perdiendo parte del espectro lumínico según se desciende y por tanto los colores reflejados son menores. Como veíamos en el artículo según profundizamos la franja del espectro que nos queda es azulada o verdosa.

En relación con las funciones metabólicas tanto peces como invertebrados están estrechamente relacionados con la radiación lumínica en torno a la vitamina “E” tan necesaria.

Conocer las diferentes fuentes de luz artificiales actuales creo que es de interés para poder elegir una pantalla adecuada sin perdernos en los detalles técnicos del fabricante y en las confusas informaciones del comercio especializado.

Tres factores para elegir la luz de nuestro acuario

Podríamos simplificar todo lo que debemos conocer sobre una fuente de luz en tres aspectos generales: el color, la potencia y su rendimiento o comportamiento.

  • El color. Cuanto más profundo sea nuestro acuario más temperatura de color gana. Su color se vuelve más azulado. El color se mide en grados kelvin.
  • La potencia. Cuanto mayor es la potencia de la fuente de luz mayor es su brillo. El brillo se pierde paulatinamente en función de varios factores: la profundidad, la coloración del agua y las partículas en suspensión.
  • El rendimiento y comportamiento. Es interesante conocerlo porque hay fuentes de luz que pierden antes que otras sus propiedades de brillo al profundizar (lúmenes) y su factor de difusión y rendimiento de color (IRC). Estos dos conceptos los tienes detallados en el enlace de nociones básicas de iluminación.
Iluminación para el acuario de arrecife
Iluminación para el acuario de arrecife

El Lumen/watio es precisamente el valor que mide la relación entre la potencia y el brillo de una fuente lumínica.

Otro factor que diferencia unas fuentes de luz artificiales de otras es su rendimiento basado en la duración de su vida sin pérdida de partes del espectro lumínico (me gusta poner el ejemplo de si una dentadura sana es el arco iris o el espectro total la falta de una pieza dental es un punto negro donde no se emite luz), su consumo eléctrico y su costo de adquisición

Fuentes de luz para acuario por el color que emiten

Podríamos clasificar las fuentes de luz artificial por la gama de colores que emiten. En función del ambiente biológico o geográfico deberemos tratar de imitar un determinado ambiente de luz.

Si nuestro acuario es un solo peces será suficiente con 6.500º kelvin ofrecidos. Sin embargo si nuestro acuario es de arrecife o reef tendremos que irnos a la franja entre los 10.000 y 15.000ºK. Si nuestros invertebrados sésiles son corales duros de alto metabolismo o queremos representar un biotopo de mayor profundidad tendremos que irnos acercando a los 20.000ºK o lo que denominados luz actínica.

Potencia ofrecida por la fuente de luz

La potencia ofrecida por la fuente de luz está relacionada con la técnica que la produce. Esta potencia se divide en energía lumínica y energía calorífica, exceso de calor producido.

Esto se entiende mejor con la siguiente afirmación: el tubo fluorescente emite poco calor pero necesitan de una longitud determinada para ofrecer su energía. Esto se mide normalmente en cm por watio… 60 cm por 15 w, 80 cm por 18 w,etc. Los Pl o luces compactas tienen un funcionamiento similar no pudiendo ofrecer debido a su media potencias superiores a los 32 o 55 watios.

La mayor concentración lumínica se produce en las lámparas de Halogenuro metálico o HQI pero con una producción de calor muy superior a la que nos ofrece una fuente de iluminación led con semejante capacidad de potencia ofrecida con un menor consumo.

Iluminación para el acuario de arrecife
Iluminación para el acuario de arrecife

Rendimiento de las fuentes de luz artificial

Descatalogados ya los tubos T8 en fluorescente nos quedamos en la actualidad con los tubos T5 con mayor nivel de brillo y menor pérdida de lúmenes en acuarios con cierta profundidad. Los HQI y los Led presentan unos niveles de IRC muy superiores con una capacidad de penetración en la columna de agua sin comparación con los fluorescentes.

Los tubos T5 hoy en día siguen siendo una fuente lumínica muy a tener en cuenta. Resultan muy superiores a los anteriores T8 y Pl alcanzando hasta los 80 lúmenes por litro mientras que los anteriores citados solo alcanzaban los 33.

Sus reactancias electrónicas también suponen una mejora para un menor desgaste de la fuente en los encendidos y apagados sin necesidad de cebador. Diámetro 22mm y una mayor potencia.

Cuando llegaron los tubos fluorescentes supusieron una verdadera revolución pues permitían colocar más tubos en el mismo espacio mejorando su rendimiento gracias a las reactancias y a la instalación de ventiladores para disipar la energía calórica emitida.

Las lámparas de Halogenuro metálico o HQI han sido empleados y se siguen empleando por presentar una opción de alto rendimiento lumínico. Los HQI concentran una gran cantidad de gases a muy alta presión. Esta presión permitir generar la luz que puede producir un tubo fluorescente de 12 cm en tan sólo 5 cm de bombilla.

Una de las ventajas que presenta este tipo de lámpara es que podemos subirla mucho manteniendo su capacidad de penetración, yo soy un gran fan de las lámparas colgadas, abriendo el embudo invertido de luz y cubriendo así la superficie total del acuario.

La presión de los gases permiten a este tipo de lámpara producir una gran cantidad de temperaturas de color por lo que su uso se generalizó en la acuariofilia. Hace una década eran la iluminación preferida por todo aficionado con invertebrados de alta metabolismo al concentrar una mayor cantidad de watios por punto de emisión. Como he comentado en el párrafo anterior, su gran capacidad de penetración en el agua, hasta los 5 metros, convirtió los HQI en imprescindibles para instalaciones de grandes dimensiones.

Iluminación para el acuario de arrecife
Iluminación para el acuario de arrecife

El comportamiento de los HQI en el agua es muy característico porque su emisión concentrada de luz genera sombras con el movimiento superficial del agua que se reflejan en el sustrato dando un aspecto muy natural a la instalación.

Los HQI consiguen un acercamiento del 96% al reflejo del color verdadero siendo el del 100% el conseguido por el sol. Quitando la iluminación led ninguna de las otras fuentes lumínicas artificiales pueden lograrlo.

Las desventajas del HQI son obvias. En primer lugar su costo, su mayor nivel de desgaste incrementándose mucho en encendidos y apagados temporizados, su emisión calorífica y su emisión de rayos ultravioleta que fuerza a tener que aclimatar a nuestros invertebrados recién llegados de la parte inferior del acuario a la superior para que se acostumbren a las radiaciones, radiaciones por otro lado potencian su coloración en muchos casos.

Las lamparas HQI de entre 10000 y 13000ºk simulan la luz real a una profundidad de 5 metros. También las hay de 20000ºk para acuarios de mayor profundidad con corales exigentes.

La lámpara led como fuente de luz para el acuario

La lámpara led con tecnología por diodos es igual a la emitida por un monitor que emite luz a través de una combinación de tres micro puntos lumínicos: rojo, verde y azul.

Los led producen luz por la acción de una pequeña corriente eléctrica, por tanto no genera calor, ni radiaciones y permite un consumo muy inferior llegando al cuarto de watio efectivo por un watio completo en HQI.

Su capacidad de penetración también es muy alta llegando a ser similar al de las lámparas HQI. Incluso genera sombras sólidas con el movimiento superficial.

Sus posibiliades de temperatura de color son muy altas porque dependerá del material semiconductor empleado en su fabrición. Con tecnología led podemos ofrecer de igual modo un espectro lumínico que va de los infrarrojos a los rayos ultravioletas pudiendo producir toda la gama de colores visible por el ojo humano.

Los leds al depender de la emisión de pequeñas corrientes no sufren el desgaste de otro tipo de fuentes artificiales. Nos permite una programación al detalle simulando emisiones rojas o azules disfrutando e las tonalidades fluorescentes del coral así como enormes posibilidades simulando amaneceres, anocheceres e iluminación nocturna.

Os dejo un vídeo muy interesante del compañero Manuel Fernandez donde se pueden ver los diferentes efectos visuales con diferentes temperaturas de color. Es un poco de publicidad gratuita pero merece la pena.

Share on twitter
Compartir