La luz como fuente energía para los corales

La luz como fuente energía para los corales
Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > La luz como fuente de energía

Hemos tocado en varios artículos la importancia de la luz en los acuarios marinos donde albergamos invertebrados. En esta serie que comienzo hoy vamos a explicar con más detenimiento que papel juega la luz en el mantenimiento de corales marinos, macro algas y otro tipo de invertebrados.

Vimos en un primer momento un par de nociones básicas sobre la iluminación de acuarios

También tenemos un par de artículos dedicados a la introducción al mantenimiento de corales duros y otro al mantenimiento de corales blandos donde tocamos nociones básicas de iluminación.

Comenzaremos diciendo como comentábamos en el artículo dedicado a los Arrecifes de Coral, el punto de partida que los arrecifes están formados por miles de seres incrustantes colonizando los esqueletos de otros congéneres muertos años antes. Los corales se estructuran en colonias que incluyen centenares o miles de pólipos coralinos. Todos estos pólipos en realidad son individuos independientes pero todos ellos relacionados entre si.

Los corales, incrustados en sus esqueletos de Carbonato Cálcico, interactúan con el exterior a través de sus tentáculos y mantos. Los pólipos coralinos no pueden moverse en busca de los nutrientes. Emplean unas células especializadas denominadas Cnidocitos para atrapar pequeñas partículas y presas que pasan cerca de su alcance. Sin embargo para no tener esta total dependencia de las corrientes muchos de ellos se han adaptado para poder conseguir el sustento necesario de la energía solar.

La luz como fuente energía para los corales
La luz como fuente energía para los corales

Veíamos en alguno de los artículos enlazados como pequeñas algas dinoflageladas habitan en los endotejidos coralinos surtiendo a los tejidos del individuo de ciertos azucares empleados como fuente de energía. Como habéis podido adivinar estas algas unicelulares son las famosas zooxantelas que a través de la captación de oligoelementos esenciales, nitrógeno procedente de los desechos orgánicos y la radiación lumínica son capaces de generar estos azúcares.

La luz atraviesa la primera capa del tejido coralino recibiendo la radiación las colonias de microalgas.

Esta especialización para emplear la luz como fuente de energía no es propia sólo de los corales sino que otros muchos invertebrados como las Anémonas, medusas o diversos moluscos lo emplean de la misma manera.

Muchos de estas especies combinan ambas formas de alimentarse del medio, tanto a través de la captura de pequeñas presas como de la acción simbionte con las algas zooxantelas.

La Pleogyra sinuosa es un claro ejemplo de esta doble práctica alimentaría. Durante el día despliega sus pólipos en forma de burbuja buscando las radiaciones solares necesarias para las zooxantelas y en cambio por la noche despliegan finos tentáculos capaces de atrapar pequeños camarones.

La Luz y el color de los corales marinos

Las algas zooxantelas, generalmente las especies Symbiodinium microadriaticum y Symbiodinium kawaguchi, son o bien color transparente o de colores entre amarillo, verdosos o beige. En realidad estas algas no son responsables de la coloración del coral.

El coral en función de la profundidad a la que vive recibe sólo una parte del espectro lumínico de los rayos solares. Gran parte de este espectro lumínico no es visible ya que está formado por los rayos ultravioletas y otros espectros no visibles.

La luz como fuente energía para los corales
La luz como fuente energía para los corales

Al igual que pasa con los seres humanos que expuestos ante una fuerte radición generan melanina poniéndose morenos como protección los corales también lo hacen. El ejemplo más claro resulta la Acropora que en su posición de superficie recibe una gran cantidad de lúmenes diariamente. Si en el acuario no recibe la misma cantidad, tanto en el nivel de espectro como de cantidad, en poco tiempo pierden la intensa coloración con la que llegaron a nuestras manos.

Por esta razón y aunque el individuo mantenga la misma densidad de algas zooxantelas, sometido a una intensidad y calidad lumínica inadecuada, perderá la coloración.

En otros seres vivos la luz también juega su papel. Los peces y muchos invertebrados requieren de la luz adecuada para generar una serie de metabolismos necesarios como por ejemplo sintetizar la vitamina “E” o el aprovechamiento del Yodo.

Por tanto, para casi todas las formas de vida del arrecife incluidas las algas, la luz juega un papel transcendental. Sin embargo esta emisión de luz, presenta una serie de particularidades diferentes a las del mundo emergido, ya que hasta llegar a los distintos seres vivos debe atravesar una mayor o menor barrera acuática que neutraliza su capacidad de penetración. Este es uno de los motivos por lo que la percepción de los colores varía en función de la profundidad.

El ojo humano tiene a ver los colores rojizos más luminosos y los azules más oscuros y menos brillantes. Según nos vamos sumergiendo vamos perdiendo la capacidad de distinguir los colores aunque el entorno que nos rodea sea el mismo. En este ambiente sumergido sólo es posible ver los colores reales proyectando una fuente de luz artificial a muy corta distancia.

Caracterísiticas principales de las fuentes lumínicas

La luz emite energía lumínica y sus propiedades de ésta radiación energética son las siguientes:

Longitud de onda – Hace referencia a la cantidad de luz que reciben los seres vivos en función de la profundidad. La luz blanca que percibimos es el resultado de ver todo el espectro en toda su amplitud. Según nos sumergimos y vamos descendiendo ciertas longitudes de onda de la luz no consiguen penetrar. Los tonos verdes resisten una mayor profundidad hasta que desaparecen dejando solamente los tonos azules

La luz como fuente energía para los corales
La luz como fuente energía para los corales

Energía – Siendo la fuerza electromagnética de una onda, para que nos entendamos, cuando más corta es la longitud de onda mayor energía tiene. Este es el motivo por ejemplo por el que una lámpara germicida actúa como desinfectante contra microorganismos siendo capaz de acabar con ellos. Tanto la luz ultra violeta como la infra-roja delimitan el espectro lumínico de colores visibles para los seres humanos siendo los puntos de mayor energía.

Intensidad – Hacer referencia al brillo y abundancia de la luz. La intensidad tiene tanta importancia como el color que emite la fuente lumínica.

Para poder imitar el papel de la iluminación en los arrecifes sumergidos debemos tener en cuenta varias cosas a la hora de elegir nuestra fuente lumínica.

Uno de estos factores es la temperatura de color o el color de la luz. La unidad de mediad como veíamos en el artículo introductorio a la iluminación en el acuario es el grado Kelvin. Un grado kelvin determinado muestra un color o una parte del espectro lumínico concreto.

Ejemplo, fuentes lumínicas con temperaturas de color bajas: de 2 a 4 mil grados kelvin ofrecen una luz cálida rica en tonalidades rojas, naranjas y amarillas. Según subimos la temperatura de color nos encontramos los 8000ºK tonalidades verdosas, 15000ºK tonalidades azules o actínicas y 20000º violetas.

El segundo factor, además de la temperatura de color, es el índice de reproducción cromática (IRC) del que ya hablamos en el artículo mencionado.

EL IRC representa los colores capaces de ser reflejados por un objeto en comparación con los ofrecidos por la iluminación solar. Es decir: Cuanto más se parezca el color reflejado por un objeto con luz artificial al color reflejado por la luz natural mayor será su IRC. Este valor va de 0 a 100. El máximo valor es la luz solar al mediodía en las condiciones ideales.

El último factor a tener en cuenta es la cantidad de luz. Este factor se mide por lúmenes y hace referencia a la intensidad lumínica ofrecida.

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta