Mantenimiento de mangles en acuario

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > Mantenimiento de mangles en acuario

El artículo sobre el mantenimiento de Manglares en acuario o estanque es consecuencia de un interesante artículo publicado en Reef Builders relacionado con el mantenimiento de manglares en una acuario de arrecife así como de sus experiencias en el mantenimiento en agua dulce sobre diferentes sustratos.

Puedes acceder a las experiencias de cultivo en los enlaces.

Buscando bibliografía he tenido la suerte de encontrar la guía de mantenimiento de mangles publicada por Julian Sprung, fundador de la empresa http://www.twolittlefishies.com/. Podéis descargar el manual completo sobre el mantenimiento de Manglen en acuario en el enlace. http://www.twolittlefishies.com/images/mangrove_manual.pdf

Particularidades biológicas de los Mangles

Por Manglar se conoce a todos aquellos árboles y arbustos tropicales adaptados a vivir en el mar o muy cerca de él con capacidad de tolerar inmersiones parciales o totales, durante las mareas, en agua marina.

Existen más de 50 especies con esta característica repartidas por todo el mundo. El Rhizophora mangle o mangle rojo familia Rhizophoraceae quizás sea la especie más reconocible por la forma de sus apoyos ramificados que permiten a la planta mantenerse por encima del nivel del agua.

Mantenimiento de mangles en acuario
Mantenimiento de mangles en acuario

Los Mangles pueden adaptarse a vivir con las raíces sumergidas en un entorno inundado salino por el desarrollo de tres procesos de regulación de la sal denominados secreción, exclusión y acumulación.

Los Mangles habitan suelos de la zona intermareal donde el suministro de agua dulce es limitado. Por ello han evolucionado desarrollando varias formas que limitan la pérdida de agua dulce a través de sus hojas.

Por ejemplo en la zona superior de la hoja (haz) han desarrollado lo que se conoce en botánica como cutícula que es una película superficial cerosa que limita la desecación por la acción solar. En el envés de la hoja presenta unos poros denominados estomas. Estos estomas se emplean durante la fotosíntesis para intercambiar dióxido de carbono y vapor de agua.

Los mangles también pueden variar la orientación de sus hojas orientándolas en vertical para reducir el área de exposición solar contribuyendo a minimizar la pérdida de agua.

Estas acciones para la conservación del agua las realizan muchos tipos de plantas. Lo que caracteriza al Mangle es su capacidad para eliminar el exceso de sal.

Para ello algunas especies cuentan con unas glándulas diminutas en las hojas por las que excretan el exceso de sal que es eliminado por la lluvia. Otras especies reducen la cantidad de sal que puede introducirse a través de las raíces con una serie de tejidos que hacen las veces de una membrana de ósmosis inversa permitiendo la entrada de agua pero no así de la sal.

Hay especies que acumulan la sal en las hojas más altas. Estas hojas al aumentar su peso pronto se caen arrastrando la carga de sal al agua.

Mantenimiento de mangles en acuario
Mantenimiento de mangles en acuario

Mantenimiento de mangles en acuario

El Mangle rojo por ejemplo utiliza lo que podríamos denominar una bomba interna de sal con la que elimina los iones de sodio.

Para ello intercambia en las células Magnesio tomado del agua por el Sodio. Este motivo, en caso de mantenerlos en nuestro acuario marino, provoca que debamos comprobar periódicamente los niveles de magnesio ya que lo consumen rápidamente.

En el agua marina con una gravedad específica de 1.025 hay una presencia de magnesio de aproximadamente 1.300 ppm. Los Mangles toleran un descenso de esta concentración de hasta el 25%. Por debajo de estos niveles comienzan a mostrar signos de debilitamiento como es el amarillamiento de las hojas o el marchitamiento de éstas y sus ramas.

Los Mangles mantenidos en agua dulce no dependen tanto del Magnesio porque no tienen iones de sodio que excluir.

Según Julian Sprung los Mangles cultivados en acuario no requieren del uso de fertilizantes porque ya obtienen los nutrientes necesarios (nitrógeno o fósforo) a través de los desechos orgánicos y de la acción bacteriana.

Los degradación de los alimentos que ofrecemos a los peces o corales también suministran otros elementos importantes como son el potasio, el hierro y el manganeso. En determinados entornos muy poblados por mangles estos oligoelementos deberemos aditarlos semanalmente con algún compuesto comercial.

El sustrato para el mantenimiento de Mangles

Comúnmente estos arboles y arbustos con capacidad para resistir la sal marina viven sobre suelos anegados formados por lodo o arena que resultan anaerobios.

Los mangles pueden llegar a enraizar sobre rocas o en la parte superior de los corales pétreos.

En estos fondos arenosos cuyas capas superficiales se mueven por la acción del agua los mangles no desarrollan raíces profundas. Generan lo que podríamos denominar una especie de raíces rastreras o en forma de cable que le dan mayor estabilidad sobre este tipo de sustrato. Bajo estas desarrolla las que se denominarían raíces de ancla.

Mantenimiento de mangles en acuario
Mantenimiento de mangles en acuario

En la parte superior desarrollan unas raíces verticales, denominadas Neumatóforos, Raíces aéreas especializadas que permiten a las plantas respirar aire en hábitats con suelos anegados. Estas raíces emergen en la superficie tomando oxígeno directamente de la superficie.

El último tipo de raíz nace de estos Neumatóforos y son las encargadas de absorber los nutrientes.

Dependiendo de la especie los Neumatóforos pueden presentar diferentes formas. En el Mangle negro se presentan en forma de snorkel mientras que el rojo forma raíces de apoyo aéreas que se extienden desde las ramas, troncos u otras raíces aéreas. Estos Neumatóforos son los que le dan el aspecto tan característico a este mangle que parece va a poder caminar sobre las aguas.

Reproducción de los mangles

Los mangles presentan dificultades para poder reproducirlos de forma asexual. Es necesario la forma sexual. Los Mangles generan plántulas una vez la semilla comienza a germinar en el propio árbol. A estas plántulas avanzadas se las denomina propágulos y están perfectamente diseñados para ser dispersados por el agua.

Cita:En Botánica, más específicamente en espermatofitas, se denomina plántula al estadio del desarrollo del esporófito que comienza cuando la semilla rompe su dormancia y germina, y termina cuando el esporófito desarrolla sus primeras hojas no cotiledonares maduras, es decir funcionaleshttps://es.wikipedia.org/

Dependiendo de la especie la forma de estos propágulos es muy diversa pero todos ellos con capacidad de flotación. De este modo pueden ser arrastrados por las aguas durante meses hasta encontrar un sustrato adecuado. No todos los propágulos llegan a enraizar. Muchos de ellos acaban arrastrados a las playas donde se quedan varados y se secan con el sol.

Mantenimiento de mangles en acuario
Mantenimiento de mangles en acuario

Mantenimiento de mangles: Agua dulce o agua salada

Los mangles pueden ser mantenidos en acuarios y estanques de agua dulce. Se adaptan a todo tipo de aguas incluso blandas. No así en la naturaleza. Son sensibles con las temperaturas no soportando aquellas muy bajas.

También pueden ser mantenidos sin problema en entornos salobres o de estuario

Requieren siempre de suficiente espacio para poder crecer hacía arriba. Este factor es limitante para su desarrollo. Por lo tanto no nos sirven acuarios tapados.

La poda de las mangles siguiendo lo recomendado para el cultivo de Bonsáis no es recomendable ya que conseguiremos hojas cada vez más pequeñas. Su ramificación aumentará y lograremos con el tiempo generar un Mangle bonsai.

Aquellos ejemplares que se desarrollan bajo un correcta y potente fuente de luz consiguen un gran desarrollo y se convierten en ejemplares de gran tamaño.

Las bases para el correcto desarrollo de los Mangles son una fuente de luz suficiente y un ambiente húmedo. La fuente de luz sobre todo si son halogenuros metálicos (HQI) no debe estar muy cerca de las hojas porque acabarán por secarlas.

Realmente para cultivar estos árboles o arbustos nos sirve con la luz de una ventana. Es importante también rociar con agua las hojas periódicamente para eliminar restos de sal expulsada o el polvo.

La temperatura es otro de los factores clave, tanto en acuario, estanque o en la naturaleza. La mayoría de estas especies son tropicales pero también hay algunas que han llegado a colonizar regiones templadas. En ningún caso resisten los climas fríos.

Existe alguna especie como el Mangle negro Avicennia germinans que resulta más resistente a las temperaturas bajas.

No deberíamos de todas formas tratar de mantenerlos en estanques que durante el invierno padezcan de climas fríos. A la contra toleran muy bien el calor. La única cuestión a tener en cuenta es que no se produzca una total evaporación del agua.

En estanque son sensibles a la presencia de parásitos e insectos. Se deben revisar los ejemplares que adquiramos para poder detectar la presencia de estas plagas. Ejemplares procedentes de cultivos hidropónicos las plántulas no contienen insectos.

Los mangles tienen una gran capacidad de regeneración incluso en el caso de perder todas las hojas. En esta circunstancia y tras lavar profusamente la planta con agua del grifo y colocarla hacía un punto de luz la yema superior consigue abrirse en un plazo relativamente corto, en torno a los 10 días.

Es importante también informarnos de la procedencia de nuestro mangle o plántula. Si colocamos mangles mantenidos en agua dulce en agua marina o al contrario la planta puede sufrir un shock irreversible. Necesita por tanto de una aclimatación aumentando o disminuyendo la densidad del tanque o depósito donde la mantengamos.

Vídeo: Complete Tour of the Mangrove Cube Lagoon – Trees, Clams, & Corals
Autor: Reef Builders

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta