El oxígeno en el acuario marino

El oxígeno en el acuario marino
Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > El oxígeno en el acuario marino

El aire presente en los océanos es de origen atmosférico. Se introduce en el agua por difusión por contacto entre el agua y el aire. Si los Océanos estuvieran estáticos este intercambio gaseoso sería muy lento y sólo afectaría a las capas más superficiales.

El oxígeno es imprescindible para casi todas las formas de vida empleándolo como fuente de energía en la realización de los diferentes procesos metabólicos. En estos procesos fisiológicos el oxígeno sólo es asimilable de forma diatómica, es decir como O2.

El residuo del empleo del Oxígeno diatómico es el gas carbónico o dióxido de Carbono (CO2).

Un pez consume, de forma genérica, entorno a los 15 mg de oxígeno por gramo de peso y día.

En el acuario interesa al máximo tratar de potenciar a nivel superficial este intercambio por difusión de oxígeno por dióxido de carbono.

Para ello es recomendable contar con la mayor superficie posible de agua en nuestro acuario debido a que es ahí precisamente donde se genera el mayor intercambio gaseoso.

El oxígeno en el acuario marino
El oxígeno en el acuario marino

En acuariofilia, especialmente la marina, debemos plantear a la hora de planificar nuestro futuro acuario aquel que disponga de una superficie mayor. En el mar el intercambio gaseoso se produce gracias a las corrientes de aire de convección y el movimiento superficial generado por las olas. Este movimiento en superficie renueva de forma constante la capa molecular de la superficie del agua.

En acaurio debemos tratar de imitar este continuo movimiento de la superficie ayudándonos de bombas de movimiento superficiales. Este movimiento constante de la superficie no sólo beneficia la entrada de aire sino que eliminará las películas oleicas formadas por los desechos lípidos de los alimentos.

Veíamos en el artículo dedicado a los alimentos grasos y a la película aceitosa de la superficie que ésta escapa a la acción de las depuradoras aunque no compromete el intercambio gaseoso que si el aspecto estético.

Existe una diferencia sustancial entre los acuarios de agua dulce y los acuarios marinos. En los acuarios de agua dulce altamente plantadas se desarrolla el proceso fotosintético añadiendo oxígeno al medio en las horas diurnas. En el acuario marino no ocurre lo mismo porque el número de macro algas es muy inferior al de las plantas de agua dulce aunque tengamos una gran cantidad de corales sésiles con algas zooxantelas simbiontes.

En los acuarios marinos no se emplean compresores o bomabs de aire que proporcienen aire a través de un difusor. Debido a la densidad del agua la burbuja creada no se disuelve y escapa directametne por la superficie.

El oxígeno en el acuario marino
El oxígeno en el acuario marino

La única forma complementaria, de la generada por difusión en superficie o el rebosadero, para añadir oxígeno al agua marina en acuario es a través de las microburbujas generadas en el skimmer o espumador de proteínas. Por tanto, siempre en función de la biología del acuario, cuanto mayor sea su tamaño mejor aunque con su acción eliminemos oligolementos y otros compuestos necesarios para el acuario

Como comentaba en el párrafo anterior la caída del agua a través del rebosadero también es una fuente de entrada de oxígeno por difusión.

Añadir ozono al skimmer a través de un controlador redox es más una acción desinfectante que oxigenadora pero controlar su nivel nos ayuda a controlar los niveles de oxígeno disuelto. Existen también test propios para el testeo del oxígeno pero son poco o nada utilizados.

Lograr un intercambio constante de Oxígeno por dióxido de Carbono es lo adecuado ya que con ello mejoramos tanto la calidad como la esperanza de vida de nuestros animales. Esta mejora se puede contrastar bajo condiciones de cantidades bajas de Oxígeno disuelto por causas hipertérmicas durante los aumentos de temperatura y procesos patológicos en las branquias.

Beneficiar el intercambio gaseoso también beneficia el desarrollo embrionario de las puestas y mejora la acción de las bacterias oxigenófilas implicadas en la filtración biológica optimizando los procesos químicos relacionados con la oxidación.

El oxígeno en el acuario marino
El oxígeno en el acuario marino

Peligros de una sobresaturación de oxígeno en el agua marina del acuario

En principio una sobresaturación de oxigeno no plantea ningún peligro de toxicidad para la vida del acuario. El oxígeno sigue siendo absorbido y consumido de forma rápida por los tejidos vivos según sus necesidades particulares.

Esta sobresaturación no es responsable de posibles accidentes de embólicos gaseosos. Una brusca descompresión por la bajada de la presión atmosférica o la presión hidrostática no genera este tipo de problemas. Lo que si lo genera es una sobresaturación de nitrogeno elemental.

La superoxigenación no es peligrosa. Lo que si puede llegar a serlo es la superaireación.

Las bacterias oxigenófilas del ciclo del nitrogeno sólo pueden realizar sus acciones metabólicas en presencia de oxigeno. En los casos de concentraciones de oxígeno por encima de determinados umbrales su acción se ralentiza.

En los acuarios es extremadamente complejo que se produzcan este tipo de problemas porque la biomasa bacteriana es tan importante que consume de forma sencilla el exceso introducido.

El mito del peligro de las microburbujas para peces y corales marinos

La presencia de microburbujas no representa ningún problema ni para los peces ni para los invertebrados sean del tipo que sean. En los mares la presencia de microburbujas de aire es masiva y no plantea ningún problema, sobre todo en las zonas donde rompen las olas.

Además tanto en los arrecifes como en los acuarios los procesos fotosintéticos provocan la aparición de burbujas de aire de diversos tamaños, sobre todo en entornos altamente iluminados. Las presencia de estas burbujas es sólo un factor estético que no provoca ningún tipo de problema de salud o irritación en los tejidos de nuestros animales.

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta