Relación entre el amoniaco y el pH del acuario

Share on twitter
Comparte

inicio > Acuariofilia marina > El amoniaco y el nivel de pH

Echándole un vistazo al libro El acuario marino de arrecife. Vol 1. Fundamentos de Ángel Cegarra Alemán que desde aquí os recomiendo porque explica las cosas de forma muy sencilla he encontrado un fragmento de la relación entre la concentración del amoniaco y el nivel de pH del acuario que quiero compartiros.

El nivel de materia orgánica presente en los arrecifes coralinos está presente en concentraciones muy bajas. Esto se debe a que los nutrientes son transformados a gran velocidad sin que puedan llegar a acumularse.

Esta transformación es realizada bien entre distintos organismos o entre estos y el medio.

En el acuario sin embargo la velocidad de transformación es mucho más baja. Algunos de estos nutrientes como el Nitrato no se llega a intercambiar. Los animales por tanto son muy sensibles incluso a concentraciones muy bajas de nutrientes porque no están acostumbrados a estas condiciones.

La acumulación de desechos de origen orgánico en el acuario además tiene otras consecuencias como la de limitar la calcificación coralina y potenciar la aparición de plagas indeseables.

Relación entre el amoniaco y el pH del acuario
Relación entre el amoniaco y el pH del acuario

El amoniaco en realidad es un gas que aparece en el acuario como resultado de la descomposición de la materia orgánica procedente de la excreción y otros procesos naturales.

Cuando el amoniaco se disuelve en el agua genera dos forma químicas el amoniaco libre y el ion de amonio.

Estas dos formas de amoniaco en el acuario se miden bajo un único valor denominado Amoniaco total que sería la suma de ambas formas.

Los porcentajes de cada una de ellas está directamente relacionado con el nivel de pH, la temperatura y la Salinidad. Cuanto mayor sea el nivel de pH mayor será la parte correspondiente de amoniaco libre.

En cantidades pequeñas el amoniaco funciona como un nutriente para las algas y otros organismos autótrofos como por ejemplo las algas zooxantelas simbiontes en los pólipos coralinos.

En el caso de los peces y la mayoría de invertebrados, sin embargo, la presencia del amoniaco incluso en cantidades muy pequeñas resulta altamente tóxico.

En los acuarios maduros donde se ha completado el asentamiento de las bacterias necesarias para completar el ciclo del Nigrógeno los niveles de amoniaco presentes medidos con un test de acuariofilia adecuado deberían ser 0.

Relación entre el amoniaco y el pH del acuario
Relación entre el amoniaco y el pH del acuario

La forma de amoniaco libre resulta mucho más tóxica que la forma de ion de amoniaco.

El amoniaco libre es capaz de entrar en el sistema circulatorio del pez a través de las branquias. Una vez en el interior del pez produce daños a nivel neurológico y fisiológico.

El ion de amoniaco no puede entrar al sistema circulatorio por el mismo sistema por lo que resulta menos tóxico.

Los peces que sufren una intoxicación por amoniaco libre rápidamente mostrarán síntomas de apatia, hiperventilación y convulsiones.

El nivel máximo de concentración tolerable de amoniaco total por los peces en acuario no debería superar el 0,1 mg/litro

Si comparamos la misma concentración de amoniaco total en un acuario de agua dulce con un pH cercano a la neutralidad, nivel 7, y un acuario marino con un pH de 8,3 la concentración de amoniaco libre en éste último es 15 veces mayor.

Esta relación tan importante entre el amoniaco libre y el nivel de pH es por la que muchos importadores de peces emplean la técnica del difusor de CO2 durante la aclimatación de los peces recién llegados.

Durante el viaje en la importación de peces marinos de acuario la excreción y la descomposición de la materia orgánica produce un aumento de las concentraciones de amoniaco en el agua de transporte. La respiración y la descomposición de la materia orgánica reduce drásticamente el pH del agua llegando incluso a niveles de 6,5.

Relación entre el amoniaco y el pH del acuario
Relación entre el amoniaco y el pH del acuario

Por esta razón no recomiendan aclimataciones lentas en bolsas de transporte de importación.

Al abrir la bolsa de transporte se produce un rápido intercambio de CO2 por Oxígeno sumado a la mezcla con el agua nueva añadida con mayores niveles de oxígeno y un pH muy superior.

Esto provoca que el Ph aumente rápidamente desde 6,5 a 6,8 lo que multiplica por dos la concentración de amoniaco libre. Para mitigar este efecto algunos importadores emplean la comentada técnica del difusor de CO2 en la bolsa de transporte evitando este aumento repentino del pH.

En las bolsas de transporte del comercio a casa este efecto no es pronunciado porque el tiempo de permanencia en ellas es muy corto. No obstante siempre es recomendable aclimatar los nuevos peces por goteo.

En los casos de compras por internet donde los peces están más tiempo en la bolsa si conviene tener mayor precaución en la aclimatación porque el nivel de pH es bastante más bajo que en el acuario de origen.

Como curiosidad y para terminar yo en mi comercio vendía y mandaba peces por agencia de transporte de un día para otro. El protocolo que empleaba era muy sencillo y con un gran porcentaje de éxito:

Dejaba sin alimentar un día antes a los peces que iban a ser trasladados. Las bolsas de transporte eran de gran tamaño siempre con los bordes redondos para que no pudiera quedar atrapado ningún ejemplar. Un cuarto de agua por tres de oxígeno medicinal. Cuarto de agua y bolsa de tamaño en función al animal a enviar. Siempre un único animal por bolsa. Además de tapar la bolsa con otra negra añadía un producto tranquilizante para bajar el ritmo de respiración.

No dudéis en colaborar con cualquier comentario o duda que tengáis. Muchas gracias por leer.

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta