La roca viva para el acuario marino

inicio > Acuariofilia marina > La roca viva para el acuario

Enfoco este tema desde la perspectiva de quien vivió épocas comerciales en las que conseguir roca viva de calidad de orígenes como Fiyi o Indonesia era muy sencillo, pero también muy caro.

El artículo lo planteo simplemente desde un punto de vista educativo siendo consciente que en la actualidad la roca viva de cultivo, la sintética y el esqueleto coralino es la base que sustentará nuestro futuro acuario marino.

La roca viva pura es una roca de origen calcáreo procedente de los arrecifes coralinos por lo general muy porosa, tanto interna como externamente, y en menor o mayor medida poblada de diversos organismos. Estos organismos marinos en muchas ocasiones aguantan la recolección de la roca, su traslado e incluso su curado y se asientan en nuestro acuario.

Entre estos organismos por aquel entonces era común poder encontrar pequeñas anémonas, aiptasias, gusanos de todo tipo. Camarones, algas de diferente índole, holoturias, ofiuras y crustáceos.

Realmente se llama roca viva no por su gran capacidad para el asiento bacteriano aeróbico y anaeróbico sino por la cantidad de vida que la puebla.

La roca viva para el acuario marino
La roca viva para el acuario marino

En origen la roca viva se cultiva. Se extrae de zonas ajenas del arrecife y se mantiene sumergida y en cultivo el tiempo suficiente para que se colonice de diversas formas de vida. Su localización y la cantidad de vida obviamente marcará la diferencia.

La roca viva de cultivo se clasifica por dos factores diferenciadores… la cantidad de vida, el número de especies que porta y su peso. La roca viva se comercializa al peso.

El número y diversidad de especies que porta no lo podemos saber de principio ya que la roca debe curarse, algunos de ellos morirán y otros aparecerán de la nada. En cualquier caso el origen de la piedra cultivada si es un factor clave porque nos informa de la vida que pueda traer… siempre en teoría.

Definición: Roca viva curada

Es importante conocer la biología que recorre una roca viva desde su recolección.

Una roca viva curada podemos entender como aquella que una vez extraída del lugar de cultivo ha sido exportada e introducida en un acuario de maduración, se ha asentado la colonia bacteriana y ha sido capaz de eliminar los desechos orgánicos en descomposición generadores de amoniaco que pudiera haber en su interior. Como es lógico esta roca llena de desechos es una fuente inagotable de fosfatos orgáncios.

Esta roca viva curada por tanto está libre de restos orgánicos en descomposición y cuenta con cepas bacterianas asentadas en sus muchos poros.

La roca viva para el acuario marino
La roca viva para el acuario marino

Si la roca viva es curada obviamente debe ser más cara puesto que exige al comercio especializado el realizar el proceso de curado. Es importante entender el concepto de curado para valorar lo que se nos vende.

Básicamente para curar la roca el comercio la instala en un acuario dedicado con un fuerte movimiento de agua interior y un skimmer sobre dimensionado. Estos acuarios lógicamente presentan aguas muy turbias con múltiples desechos flotantes, incluido el poliespan de las cajas de transporte. Uno de mis mejores recuerdos de mi época profesional es la copa de los skimmers rebosando espuma verde a todo trapo.

Estos acuarios de curado con el paso del tiempo van aclarando sus aguas, el skimmer se estabiliza. El profesional realiza sus cambios de agua y se encarga de girar las rocas para que no se produzcan zonas anaeróbicas con sedimentos por la falta de corriente. Este trabajo concienzudo dura entre las dos y las cuatro semanas en función de la carga orgánica presente en las rocas y obviamente tiene un costo. Si optamos por adquirir la roca recién llegada de origen todo este proceso deberemos pasarlo nosotros en nuestro acuario.

El curado de la roca nos garantiza que es apta para incorporarla a nuestra instalación. En muchos casos la roca se cepilla durante su estancia en el acuario de curado para eliminar más rápidamente los restos orgánicos adheridos. Envuelta en papel de periódico y con un tiempo prudencial de transporte, manteniendo la humedad, estamos totalmente convencidios de que será una pieza a incorporar a nuestro acuario aunque esté funcionando con peces e invertebrados.

Segundo paso: Introducción de la roca viva al acuario

Ya he dado más o menos las claves del mantenimeinto y curado de la roca pero os voy a dejar algún detalle más.

Si es una acuario marino recién montado debemos introducir toda la roca viva al mismo timepo para no tener varios picos de amoniaco y nitritos en diferentes fases. Podemos introducir la roca viva de cultivo al inicio e ir incorporado estructuras coralinas muertas o blanqueadas y rocas simuladas de las que en la actualidad hay una gran oferta disponible de muy buena calidad a medida que podamos ir permitírnoslo.

La roca o en su caso la roca viva es fundamental para el filtrado y equilibrio biógico del acuario marino. Además de por su capacidad de filtrado biológico procura escondites para nuestros peces más tímidos así como bases para nuestros invertebrados sésiles.

La roca viva para el acuario marino
La roca viva para el acuario marino

Bien sea con un sistema de filtro jaubert o plenum, filtro colector con o sin refugio de macro algas la roca viva es la estructura biológica que sustentará el equilibrio de nuestro acuario. Una cantidad de entre el 20 y 25% del volumen del mismo sería lo correcto, según mi experiencia pero podemos debatirlo.

La roca viva se debe manejar siempre con guantes, podemos cortarnos con su estructura y tenemos el riesgo de padecer alguna infección siempre dolorosa y lenta de curar. La debemos aclarar tras sacarla del medio de transporte. El aclarado como es lógico en agua marina que no salada a temperatura no inferior a los 23 grados. Podemos cepillarla y aclararla cuantas veces necesitemos.

La roca al introducirla giramos sobre si misma varias veces para expulsar las burbujas de aire atrapadas en su interior. Cuanto más porosa más aire contendrá.

Debemos colocarla plana a lo largo de toda la superficie del sustrato con dos bombas de movimiento, 10- 12 veces el volumen del acuario a la hora golpeándolas de forma continúa. Si colocamos una estructura de plástico para evitar que descanse directamente sobre el sustrato y corra el agua mejor. Debemos girarla cada 24 horas para ayudar a que se muevan los detritos acumulados.

En esta fase mantendremos la iluminación apagada. Si somos muy impaciente podemos encenderla un rato a fin de observarla.

El skimmer rebosará constantemente durante los dos o tres primeros días. Es normal porque el desequilibrio iónico es total. La carga orgánica es tan alta que el agua sale líquida por la boca de la copa. Lo mejor reducir su caudal al mínimo y si tiene que rebosar que rebose.

La roca viva para el acuario marino
La roca viva para el acuario marino

A los pocos días este desequilibrio se irá equilibrando, el tamaño de las burbujas se irá homogeneizando y el skimmer comenzará a funcionar realmente extrayendo gran cantidad de masa orgánica de color verde o marrón mal oliente.

Este proceso lo seguiremos realizando durante dos o tres semanas, girando la roca y si queremos ayudar realizando un cambio de agua. Comenzaremos a familiarizarnos con la evaporación y el relleno de agua. Ya lo he indicado alguna que otra vez: rellenamos con agua dulce, a poder ser de osmosis. El agua se evapora, la sal no.

Cuando el acuario comience a verse saludable podemos empezar con los test de compuestos nitrogenados y podemos empezar a encender al iluminación. Siempre en periodos cortos… después como sabemos llegarán las diatomeas, las filamentosas y todo tipo de algas, pero eso ya es otro capítulo diferente.

Consideraciones finales sobre la roca viva

Cuando mantenemos roca viva debemos tenerla como si de un organismo vivo se tratara. Debemos ser escrupulosos con su mantenimiento porque aunque parezca mentira diversas formas de vida serán capaces de sobrevivir a la fase de curado.

Si no podemos permitirnos introducir roca viva tampoco debemos preocuparnos porque las rocas de nuestros invertebrados aunque la mayoría sean artificiales traerán algunos animales que irán poblando el tanque.

Es conveniente y recomenadble sustituir una roca cada cierto tiempo por una recién llegada a fin de intercambiar biodiversidad en el acuario. Está es una práctica muy recomendable y practicada entre aficionados.

Podemos encontrar en los comercios especializados cultivos de copépodos y otros organismos que podemos añadir al acuario una vez terminado su ciclo de filtrado.

Por último. La roca viva nunca se tira. Aunque proceda de un fracaso total la roca en si es un fantástico sustrato para el asentamiento de colonias bacterianas. Si tenemos que desmontar el acuario debemos dejarlas secar. Tras la muerte de todo ser vivo olerán muy mal como es lógico. Tras una buena limpieza en un depósito de agua aunque sea con cloro y manteniéndolas sumergidas durante unas semanas podemos dejarlas secar y guardarlas para futuros proyectos.

Este último párrafo es una recomendación personal: Aunque los esqueletos coralinos sean muy feos al principio por su extremada blancura con el tiempo se llenarán de alga calcárea. Es importante mantener algunos a parte de la roca viva y de la roca sintética. Además de por ser muy porosos y por tanto suponer una gran superficie bacteriana son ricos en carbonato Cálcico y el CO2 lo irá disolviendo muy lentamente por lo que será una fuente rica en Calcio tanto para mantener nuestra reserva de alcalinidad o kH como para nuestros invertebrados sésiles constructores de arrecife.

Estoy disponible para todas vuestras dudas.

Importante: No os perdáis este vídeo que he tenido la suerte de encontrar… aquí podéis ver una roca viva de verdad.

Vídeo: Time lapse recording of live rock in a seawater tank
Autor: aqua berg

Leer más artículos sobre acuariofilia marina y de arrecife

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies