Género Pseudotropheus, Cíclidos del Malawi

Share on twitter
Comparte

inicio > Peces tropicales de agua dulce > Cíclidos > Género Pseudotropheus

El género Pseudotropheus, Regan 1921, familia Cichlidae, contiene una treintena de especies y se considera como tres veces más ese número de especies a la espera de clasificación.

Endémicos del Lago Malawi que en realidad es un autentico mar interior que alberga una gran diversidad piscícola con cerca de 400 especies.

La especie Pseudotropheus Zebra (Boulenger, 1899) es una de las primeras especies de este tipo en ser importadas a Europa.

Forma parte de los conocidos Mbunas debido a su costumbre de picoterar permanentemente las rocas en busca de algas, denominadas aufwuchs y la microfauna que las habita. Presenta dientes bicúspides y tricúspides para su alimentación específica. Estos dientes son la clave para la identificación de las especies.

Pseudotropheus Zebra (Boulenger, 1899)
Pseudotropheus Zebra (Boulenger, 1899)

El género Pseudotropheus se describe sobre la base de la especie tipo Chromis williamsi, Günter 1893 agrupando tres subtipos: Pseudotropheus, Maylandia y Tropheus.

Ocupan el litoral rocoso del lago Malawi hasta una veintena de metros de profundidad. Son peces ligados al sustrato que no abandonan las zonas de protección de rocas lo que genera que se desarrollen poblaciones aisladas que evolucionan de manera diferente. Estas poblaciones son muy numerosas pudiendo sobrepasar la decena de ejemplares por metro cuadrado.

Tamaño sobre los 12 cm

Los patrones de coloración son variables incluso dentro de la misma especie en función de los sexos y poblaciones. Este fenómeno se denomina policromía variando del gris al amarillo intenso pasando por el azul.

Es típico que los machos presenten en la aleta anal ocelos amarillos rodeados de un ribete negro que imitan la forma y el color de los huevos. Las hembras pueden presentar diversas coloraciones en relación a las machos aunque éste aspecto no puede ser empleado para sexar a los animales.

Pseudotropheus crabro, (Ribbink & Lewis, 1982)
Pseudotropheus crabro, (Ribbink & Lewis, 1982)

Mantenimiento en acuario género Pseudotropheus

Se debería mantener junto a especies del mismo tipo en un acuario biotopo. Los machos se toleran mal por lo que es necesario acuarios muy decorados, amplios y muy poblados para reducir su fuerte agresividad intraespecífica.

Es preferible mantener un sólo macho con tres o cuatro hembras por especie.

Acuario mínimo de 300 litros con eficaz filtración y dotado de corriente. Este aspecto es determinante para la buena salud de los peces ya que en el medio natural las aguas se encuentran saturadas de oxígeno.

La capacidad del filtro debe ser entre 3 y 4 veces el volumen del acuario. Si fuera necesario por la decoración del tanque debemos proceder a añadir algunas bombas de movimiento suplementarias.

Añadir arena de coral, aragonita, como sustrato y trozos de esqueletos calcáreos de coral en el filtro nos ayudará a mantener un tampón adecuado estabilizando nuestros parámetros e impidiendo que estos fluctúen por la acción del CO2.

Animales en aguas blandas con carga de nitratos y pH bajos pierden su coloración brillante y la viveza, dejando de reproducirse y comenzando a generar patologías. Cambios de agua periódicos entorno al 15% del volumen del acuario.

Ph comprendido entre 7,5 y 8,5. Temperatura entre 23 y 26ºC

Pseudotropheus demasoni, Konings, 1994
Pseudotropheus demasoni, Konings, 1994

No son sensibles a la intensidad lumínica pero prefieren una iluminación intensa lo que repercute en un óptimo desarrollo de las colonias de algas verdes.

El gran movimiento de agua, la sobre saturación de oxígeno y la falta de CO2 impide el correcto asentamiento de las plantas naturales que no deberíamos mantener en este biotopo. Otro factor limitante para las plantas es el hábito a escavar de los Pseudotropheus desenterrando constantemente sus raíces.

Si queremos mantener plantas naturales es conveniente hacerlo empleando tiestos con sustrato enriquecido… géneros de Vallisnerias y Anubias serían los más indicados. Plantas como el Microsorium pteropus, helecho de Java que no necesita sustrato puede ser enraizada en los objetos de corativos.

No son especies con tendencias a enfermar siempre que cuidemos los parámetros elementales de mantenimiento y su dieta.

Un factor clave para evitar el desarrollo de enfermedades es plantear en el decorado múltiples refugios donde los animales jóvenes, los machos no dominantes y las hembras puedan refugiarse. Si no los encuentran el estrés permanente por la dominancia del macho acabará por generar enfermedades en los animales menos dotados por la pérdida de defensas naturales.

A la hora de formar nuestra población es conveniente realizarla con animales jóvenes que introduzcamos todos a la vez. De este modo generaremos una colonia homogénea.

El comportamiento con otras especies suele ser bueno siempre que estas se adapten al medio que requieren los Pseudotropheus. En el caso particular de los Aulonocaras no es conveniente incluirlos si nuestro acuario no es muy voluminosos y cuenta con suficientes zonas para la natación libre sobre cama de sustrato. No mantener con peces pequeños.

Pseudotropheus flavus, (Stauffer, 1988)
Pseudotropheus flavus, (Stauffer, 1988)

El macho dominante puede llegar a adueñarse del acuario entero y puede tolerar a otro macho siempre que éste sea sumiso. De todas formas y hasta llegar a este punto las persecuciones serán constantes y se pueden generar heridas tanto en los peces dominados como en el dominante. Las hembras tienen poco sentido de la territorialidad y se soportan mejor viviendo en grupos siempre bajo la dominancia del macho.

Alimentando Pseudotropheus

Aceptan todo tipo de alimento siendo muy importante el contenido vegetal en la dieta. La parte vegetal en la dieta es básica para el óptimo estado de salud. En el mercado hay alimentos especializados para estas especies que cubren todas sus necesidades. Podemos incluir alimento congelado dos o tres veces por semana. Escamas vegetales, lechuga escalfadas y espinacas son un buen complemento a la dieta.

Podemos recurrir a la papilla casera formada por mejillones, gambas, carne de pescado y guisantes todo finamente picado.

Hay que controlar las cantidades de alimento siendo recomendable ofrecer el alimento distribuido en varias tomas. Los Pseudotropheus se abalanzan sobre todo aquello que parezca comestible.

Presentan unos intestinos largos típicos en los animales vegetarianos. Si no nos preocupamos de ofrecerles alimentos con carga vegetal en un plazo más o menos largo seguramente sufran patologías de obstrucción intestinal. También les podemos generar daños más graves en el hígado al almacenar grasas no asimiladas.

Pseudotropheus saulosi, Konings, 1990
Pseudotropheus saulosi, Konings, 1990

Reproduciendo y cría de los Pseudotropheus

Incubador bucal de fácil reproducción en acuario. La hembra se ocupa individualmente de los huevos y de los alevines en sus primeros días de vida. No se forman parejas.

Si mantenemos pocas hembras es muy probable que el macho acabe con su vida al debilitarla por demandarla constantemente.

El macho toma la iniciativa del acercamiento realizando maniobras que le permitan mantenerse perpendicularmente a la hembra. El macho arquea su cuerpo y hacer vibrar sus aletas tratando de que la hembra sea receptiva y le siga al interior de su territorio.

El lugar de la puesta no se prepara. Tras realizarse la hembra los toma con la boca. Creyendo recuperar los huevos confunde los ocelos de la aleta anal del macho, es el momento en el que el macho suelta el esperma para fecundarlos.

El número de huevos fértiles producidos por este método no es elevado. Pueden ser entre 20 y 60 huevos de color amarillo de entre 3 y 4 mm. El número de éstos depende de la especie y el tamaño de la hembra.

Durante la incubación bucal la hembra se alimenta esporádicamente. La incubación siempre al refugio de un lugar tranquilo dura entre 18 y 21 días dependiendo de la temperatura del agua. Es preferible no retirar a la hembra del acuario comunitario y dejarla en el para no perder huevos en los traslados. Los huevos están perfectamente protegidos en la boca de la hembra.

Pseudotropheus lombardoi, Burgess, 1977
Pseudotropheus lombardoi, Burgess, 1977

Sólo para criadores: Tres semanas después de la puesta si conviene aislarla para que pueda expulsar a los alevines. La captura de la hembra como imaginarás no es sencillo ya que nos obligará a desmontar gran parte del decorado. Una vez capturada debemos manejarla con precaución para proteger el mucus del pez. Para ello se emplea una bayeta con la que se sujeta a la hembra y se presiona con el pulgar sobre la garganta para que expulse a la larvas que caerán a un recipiente con agua. Tras la operación se devuelve a la hembra al acuario comunitario.

Sin extraer las larvas podemos comprobar que manteniendo a la hembra durante todo el proceso en el acuario algunos alevines sobrevivirán siempre que haya muchos refugios a su alcance.

Los alevines son autónomos desde el primer momento y aceptan con naturalidad nauplios de artemia. En poco tiempo se les puede ofrecer alimento en polvo para alevines. Los pequeños peces requieren las mismas condiciones y parámetros que los adultos. Con buen alimento los alevines doblarán su tamaño en apenas dos semanas.

Se reproducen durannte todo el año en gran cantidad por lo que si nos dedicamos a extraer las diferentes camadas tendremos problemas en poco tiempo para poder ubicar a las nuevas poblaciones.

Alto riesgo de hibridación entre poblaciones y entre especies.

Vídeo: Demasoni (Pseudotropheus demasoni)
Autor: Ahmet Tekin

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta