Acanthastreas, lordhowensis y echinata

Share on twitter
Comparte

inicio > Corales Duros > Acanthastreas, lordhowensis y echinata

La moda por los corales son pasajeras. Hubo una época hace 8 o 10 años en que las Acanthastreas lo copaban y se llegaban a pagar barbaridades como 40 euros por una pieza minúscula de una sola boca.

Hoy debido a lo pasajero de las modas y al esquejado e intercambio entre particulares el género resulta más accesible para el aficionado.

De entre las Acanthastreas la especie más demandada siempre es la A. lordhowensis debido a su intensa coloración rojiza. Junta a ésta es común encontrar ejemplares de la A. echinata, A. rotundoflora y A. subechinata.

Estas tres últimas muy similares en cuenta a morfología y coloración. Es muy normal encontrar ejemplares poco coloreados con una gran agresividad al contacto con otros corales.

En un primer momento los ejemplares de coloraciones más intensas y policromáticas estaban destinadas al mercado Canadiense, americano o Asiático.

Las cuatro especies clasifican dentro de la familia Mussidae, El número de especies en el género Acanthastrea varía mucho en función de las fuentes consultadas. Veron en 1986 enumera hasta un total de 16. Algunas de ellas como la Acanthastrea micromusa que hoy en día tiene su propio género denominado Micromusa. Por tanto el número en la actualidad sería de diez especies.

La A. echinata denominada Acanthastrea arcoiris presenta ejemplares con una coloración desordenada. Mayoritariamente verdes con tonos pálidos pastel y colores hierba vivos. Es frecuente que muestre tonalidades doradas y naranjas metalizados o suaves. Pueden presentar también matices plateados en azul e incluso en morado. Es muy común que corales de la misma colonia presenten tonalidades totalmente diferentes siendo imposible encontrar dos colonias con igual coloración.

Acanthastreas, lordhowensis y echinata
Acanthastreas, lordhowensis y echinata

Las Acanthastreas se pueden confundir con corales de la familia Faviidae. Su esqueleto calcáreo es compacto y pesado al igual que éstos. Las crestas septales están muy marcadas con un simetría acentuada. Sin embargo el tejido es más amplio en las favias donde sin estar extendidos cubren todo el esqueleto sin permitirnos ver los coralitos. Estos tienen un diámetro medio de 1,5 cm y el tejido del pólipo penetra alrededor de 6 mm dentro del esqueleto.

Podemos encontrar ejemplares con un esqueleto semiesférico y muy denso como Favia o Moselaya sin embargo la mayoría de ejemplares se desarrolla de forma semitapizante parecida a las Echinophyllias generando esqueleto y tejido a la par que colonizan el sustrato circundante con claras zonas de crecimiento.

Es posible que el crecimiento pueda diferir en función de las condiciones físicas del medio circundante con alteraciones por la intensidad de la corriente, la iluminación y el soporte en donde descansa la colonia.

La diferencia entre las tres especies de Acanthastrea, eliminando en la comparación a la lordhowensis, son muy sutiles. Sólo con el análisis detenido del esqueleto descubierto podríamos diferenciarlas. En ejemplares con plenitud de tejido se pude intuir algunas diferencias por la forma del tejido y las protuberancias que marca. En el caso de la A. subechinata el tejido es más liso y sobre todo con menor número de pequeñas protuberancias del esqueleto en torno al cáliz del pólipo. Éstas se acentúan en La A. echinata que presenta un aspecto más rugoso.

La A. rotundoflora tiene un esqueleto más laminar y se desarrolla de forma más incrustada en la piedra de soporte con la distancia entre bocas mayor y de forma asimétrica. Su aspecto en algunas es muy particular siendo complejo diferenciarlas de las Echinophyllias.

Acanthastreas, lordhowensis y echinata
Acanthastreas, lordhowensis y echinata

Las Acanthastreas se encuentran desde aguas del Mar Rojo hasta las Islas Marshall incluyendo todo el Indopacífico. Son especialmente abundantes en aguas australianas. Las colonias alcanzan un diámetro máximo de un metro descansando directamente sobre el suelo a profundidades entre los 0 y 30 metros soportando grados de insolación de alta a moderada.

Es probable que los ejemplares compactos sean más habituales en fondos arenosos y semiblandos estando los que viven en cornisas rocosas y sustratos sólidos más adaptados al crecimiento incrustante.

La A. echinata en concetro habita en aguas más tropicales que la demandada A. lordhowensis. La Lordhowensis prospera en algunas zonas australianas y de Hong kong con temperaturas a partir de los 20ºC. La echinata sin embargo a partir de los 23. En el acuario ante la dificultad de conocer la especie y su origen lo razonable es adaptarla al igual que el resto de invertebrados sésiles con temperaturas entre los 23 y 27ºC.

Acuario y alimentación de corales Acanthastrea

En el acuario es más razonable colocarlas sobre el sustrato pero podemos fijarla sobre alguna zona rocosa. Bien pegada ya que si se cae y toca a otro coral con toda seguridad perderemos a la colonia que contacte con la Acanthastrea caída.

Son corales altamente agresivos y en poco tiempo despliegan todo su armamento tóxico frente a cualqueir vecino. Es importante dejar un espacio seguro entre la Acanthastrea y el resto de individuos de al menos 5 cm. Debemos prever su desarrollo para mantener este espacio de seguridad. Entre ejemplares de Acanthastreas también debemos respetarlo ya que no todos los ejemplares se toleran entre sí.

Las Acanthastreas son corales con relativo sencillo mantenimiento ya que sus formas de alimentación son muy variadas.

Principalmente se alimentan de los recursos obtenidos por las algas zooxantelas simbiontes en sus pólipos. La segunda fuente de recursos es el Zooplancton capturado durante las horas nocturnas.

Acanthastreas, lordhowensis y echinata
Acanthastreas, lordhowensis y echinata

El zooplancton lo capturan durante el periodo nocturno a través de sus tentáculos extendidos. Estos tentáculos presentan una longitud de 1 cm alrededor de la corona.

El tercer modo de alimentación es a través de la aceptación de pequeños trozos de alimento ofrecido y desmenuzado ya sea pescado, marisco o alimentos congelados como el Mysis y la Artemia adulta. En la naturaleza sus capturas se basan en copépodos, larvas de peces y crustáceos.

Por último también se alimenta de la absorción y captura de alimento en suspensión y detritus. Este sistema de alimentación resulta de mucha importancia para muchas especies de corales LPS y corales blandos.

El detrito como veíamos en el artículo enlazado está compuesto por excrementos de peces y de toda la microfauna que se encuentra en la roca viva y en la arena: anélidos, pequeños crustáceos, mudas de otros corales y sustancia de desecho pero sobre todo de colonias de bacterias que se alimentan y desarrollan sobre este sedimento. Las Acanthastreas lucen un aspecto mejor en acuarios con gran cantidad de este desecho y sedimentación: Sustrato de fondo, gran cantidad de roca viva y una gran colonia de peces.

A su vez las Acanthastreas consumen muchos minerales lo que nos obliga a mantener unos niveles muy estables, tanto de la reserva de alcalinidad como de los parámetros básicos de cualquier acuario de arrecife: pH entre 8 y8,4, kH entre 8 y 10º Ca 400-450 mg/l Mg 1250-1350 Estroncio (Sr) entre 8-10.

Acanthastreas, lordhowensis y echinata
Acanthastreas, lordhowensis y echinata

Toleran mal la presencia de desechos orgánicos a pesar de su dependencia siendo necesario controlar lo fosfatos no superiores a 0,01 y los nitratos no superiores a los 15 mg/l

Iluminación intensa por la presencia de algas zooxantelas. El empleo de lámparas HQI directamente sobre la colonia sería desaconsejado a no ser que contemos con una suficiente altura entre la lámpara y el coral. Si no es mejor emplear T5 o lámparas led. Los leds tienen un espectro más que suficiente para cubrir las necesidades de las algas simbiontes sin influir en al apertura del pólipo.

Corriente entre media-baja a media no colocándola sobre corrientes excesivamente potentes. De este modo beneficiaremos la posibilidad de que los pólipos atrapen pequeñas presas y partículas.

Debemos vigilar las colonias de pólipos vecinos porque las Acanthasteras son muy tóxicas además de por contacto por la emanación de elementos tóxicos que pueden alcanzar a lo corales vecinos.

Las Acanthastreas forman colonias hermafroditas, al igual que la mayoría de los corales LPS con pólipos de ambos sexos. La puesta sin embargo sólo se ha observado en libertad y sólo en colonias de gran tamaño. Cada pólipo expulsa los gametos lo que dará lugar a larvas planctónicas hasta que se anclan sobre sustratos sólidos y comienzan a formar su propio esqueleto calcáreo.

En acuario lo normal es la reproducción asexual por laceración del tejido desprendiéndose una pequeña porción a modo de gota hasta la total separación de la colonia.

También resulta sencillo realizar esquejes teniendo la precaución de que todos los trozos porten al menos una boca. Las porciones esquejadas se fijan con reinas epóxicas o con cianocrilato. A las pocas semanas podremos observar como el nuevo tejido cubre los bordes del esqueleto y comienza su crecimiento de forma independiente.

Las Acanthasteras son especies aconsejables para iniciarnos en el mantenimiento de coral duro ya que son muy resistentes y tienen una gran capacidad de adaptación al medio. Ubicadas en un lugar correcto y alimentándolas dos o tres veces por semana con unos parámetros correctos resultan colonias muy estables y longevas.

Vídeo: Acans Open and Feed Timelapse -Red (Acanthastrea)
Autor: CoralFish12g

Leer más artículos sobre corales duros

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta