Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario

Share on twitter
Comparte

inicio > Corales Duros > Blanqueamiento coral duro

La mayor causa del blanqueamiento repentino del coral duro en el acuario es la temperatura. Con especial incidencia en aquellas especies portadoras de algas zooxantelas muy sensibles al aumento de la temperatura.

El aumento de la temperatura del océano también es el responsable de los grandes blanqueamientos masivos en los arrecifes en las últimas tres décadas.

Los arrecifes coralinos son el mayor pulmón del planeta produciendo mucho más oxígeno que las selvas.

En la actualidad con el mayor número de habitantes de la historia, la destrucción masiva de grandes extensiones forestales y la combustión fósil provocamos que los arrecifes sean más vulnerables que nunca al aumento de la temperatura de su entorno.

En el acuario sucede algo parecido desde el punto de vista del calentamiento paulatino sin que en muchos casos se prevea ningún sistema de refrigeración.

Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario
Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario

La temperatura adecuada para el mantenimiento de un acuario con invertebrados sésiles es de entre 24 y 27ºC. En el caso de los ejemplares salvajes esta franja se puede acortar todavía más. Si es nuestro caso lo más adecuado sería fijar la temperatura en 26ºC de forma permanente.

Es posible, lógicamente, una adaptación progresiva y que con los años nuestras especies se adapten a vivir incluso a temperaturas de 28 o 29ºC. Pero a corto plazo estas temperaturas suponen una muerte segura.

Con temperaturas rondando los 24ºC o inferiores se ralentiza la actividad de los pólipos coralinos impidiendo que se genere tejido nuevo y provocamos una lenta expulsión de las algas simbiontes.

Una corrección al alza suele tener como consecuencia una rápida recuperación del tejido y del aspecto general.

En la franja superior, a partir de los 28ºC los efectos son más graves, muchos de ellos irreversibles.

La expulsión de las algas zooxantelas se produce de forma rápida. Tan rápida que puede producirse en pocas horas. La coloración general de la pieza se vuelve pálida. Esta pérdida de coloración es siempre en función del grado de desajuste y su duración en el tiempo.

Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario
Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario

Si las altas temperaturas persisten provocaremos que el tejido del coral se vuelva blanco o translucido. Sin embargo en un primer momento no veremos una reducción del tejido cogiendo nuestras piezas un extraño aspecto albino.

El coral se protege del exceso de oxígeno producido por las zooxantelas expulsándolas en masa para evitar efectos de oxidaciones excesivas en el tejido.

Estas algas zooxantelas perdidas se pueden llegar a recuperar paulatinamente con el retorno a los parámetros correctos pero en el mejor de los casos esta recuperación va a llevar semanas.

Mantenimiento de corales duros blanqueados en acuario

Los corales duros blanqueados son más sensibles a la acumulación de desechos orgánicos, a entornos con corrientes pobres y a acuarios con iluminación intensa. La pérdida de pigmentación proteica que protege al coral de las radiaciones UV es sin duda la consecuencia más grave del blanqueamiento.

Nota: Esta sensibilidad a la acción de los rayos UV se produce en acuarios iluminados con halogenuros metálicos. La incidencia con T5 e iluminación led es en mucha menor medida. En el primero de los casos conviene trasladar las piezas afectadas a zonas protegidas o más alejadas del punto de luz.

Los corales duros blanqueados requieren de ser por tanto alimentados ya que no cuentan con el aporte de azucares de las algas zooxantelas. Se deberá hacer en menor medida pero muchas más veces.

Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario
Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario

Si la exposición a las altas temperaturas ha sido corta por lo general la mayoría de especies de coral duro es capaz de regenerarse con excepción de alguna especie de Acropora y Seriatopora que son especialmente sensibles.

Hay otros géneros como las Gonioporas con mayor dependencia a las algas zooxantelas y menor capacidad de alimentación que tampoco podrán recuperarse.

Si la exposición a las altas temperaturas ha sido larga las posibilidades de recuperación son escasas con la excepción por ejemplo de las Lobophyllia que habitan aguas más profundas y por tanto su número de algas zooxantleas y su dependencia a estas es menor.

El efecto de la iluminación en el blanqueamiento tensional del coral

La intensidad lumínica es otra de las causas del blanqueamiento coralino. Estamos hablando de unas condiciones por exceso de iluminación. Aquellos ejemplares sensibles o con menores necesidades lumínicas expuestos de forma cercana a lámparas HQI tienen más posibilidades de blanquearse.

Es por ejemplo el caso de las Blastomussas.

En muchas casos estos ejemplares son adaptables a estas condiciones por exceso pero siempre se debe hacer de forma paulatina.

Un ejemplo del grado de afectación por las condiciones lumínicas del acuario es cuando se procede al cambio total de todos los fluorescentes T5. Esta mala práctica provoca estrés lumínico a los corales que se han adaptado paulatinamente a la reducción de luz por desgaste progresivo de las luminarias.

Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario
Blanqueamiento tensional del coral duro en acuario

Esto se corrige cambiando los tubos paulatinamente. En el caso de las HQI como el cambio es repentino lo que se debe hacer es alejar la lámpara para que nuestros invertebrados sésiles se vayan adaptando. Resulta imprescindible este alejamiento ya que las nuevas lámparas provocan una presencia mayor de radiaciones UV.

Nota: las lámparas de halogenuro metálico de calidad deben de cumplir dos requisitos. Que el cristal de la propia lámpara absorba esta radiación para potencias superiores a 75 watios y que la pantalla cuente con un cristal de aislamiento entre la lámpara y el agua que aísle tanto térmicamente como de las radiaciones UV.

Cuando encontramos en el comercio ejemplares tanto de coral como de anémonas con tonalidades blancas o muy pálidas es signo evidente de que han sido mantenidas durante un tiempo en instalaciones con pobres condiciones lumínicas e incluso sin ellas. No debemos adquirir estas piezas ya que su aclimatación a las condiciones lumínicas nos llevará mucho tiempo y no siempre está garantizado que lo logremos.

Por terminar. No sólo, aunque principalmente, la temperatura y la iluminación son responsables del blanqueamiento del coral en acuario. También podemos encontrarnos casos por aplicaciones de técnicas de filtrado agresivas como el uso de carbones activados o resinas intercambiadoras de inoes que modifican drásticamente las condiciones del medio.

El cambio de espumador de proteínas a uno sobre dimensionado o bajadas repentinas en la concentraciones del Calcio y Magnesio también provocan blanqueamientos en acuario.

Leer más artículos sobre corales duros

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta