Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante

Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante
Share on twitter
Comparte

inicio > Corales Duros > Montiporas, corales duros para neófitos

Las Montiporas son una opción perfecta para iniciarnos en el mantenimiento de corales duros sps o de pólipo corto. Conviene tomar esta acción cuando el mantenimiento de nuestros primeros invertebrados sésiles, generalmente corales blandos, anémonas coloniales y polípos de estrella, ha sido un éxito.

Aunque las Montiporas presentan un aspecto rocoso si observamos con detenimiento podemos ver sus cortos pólipos lo que les otorga, cuando están abiertos, cierto aspecto aterciopelado.

Dentro de las Montiporas podemos clasificarlas por su forma de desarrollo: Incrustante, copa, plato o arborescente. Está clasificación por su desarrollo no vale para distinguir la especie que mantenemos.

Existe cerca de un centenar de especies descritas no siendo más de una decena la que podemos encontrar como norma en los comercios.

Para hacer una clasificación, lo más exacta posible de nuestro ejemplar, debemos tener en cuenta aspectos como sus rugosidades, nervaduras internas, color y tamaño de los pólipos. Su aspecto exterior no sirve como factor de clasificación al variar las colonias de una misma especie su aspecto en función de los parámetros y condiciones acuáticas.

Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante
Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante

A nivel aficionado nos sirve con saber que el género presenta unas necesidades similares de mantenimiento y nos basta para conocerlo con su descripción genérica.

Las Montiporas se clasifican dentro de la familia Acroporidae que además del conocido género de las Acroporas clasifica también a los géneros Anacropora y Astreopora. Familia clasificada detro de la clase Anthozoa, subclase Hexacorallia, orden Scleractinia.

Mantenimiento en acuario del género Montipora

Las Montiporas se diferencian de otros géneros de corales SPS por ser bastante más tolerantes y resistentes a unas condiciones moderadas de mantenimiento. No obstante, los parámetros correctos para su mantenimiento serían pH entre 8 y 8,4, kH entre 9 y 10º, Ca (Calcio) entre 400 y 450 mg/l, Mg (Magnesio) entre 1200 y 1500 mg/l. Ausencia de Nitritos y amoniaco. Densidad entre 1022 y 1025. Temperatura entre 24 y 27ºC. Fosfatos por debajo de 0,1 y Nitratos por debajo de 40 mg/l.

Además de todo lo comentado es esencial aditar regularmente Yodo, estroncio y elementos traza.

En estas condiciones podremos observar como nuestro ejemplar se desarrolla a gran velocidad. Prueba de ello serán los perfiles de la colonia blanquecinos que según se van desarrollando se van cubriendo de pólipos y por tanto de color.

Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante
Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante

Es importante unos parámetros físico-químicos estables sin fluctuaciones importantes. Si se nos han desviado es mejor corregirlos paulatinamente que no de golpe. Las desviaciones o descuidos suelen generar blanqueamientos en la colonia. Es cierto que se trata de un género resistente que tiende a regenerar pero no debemos descuidarnos.

El desarrollo de las Montiporas es tan rápido que sorprende como puede triplicar su tamaño en un año.

Debido a este exagerado desarrollo el esquejado de la colonia se torna fundamental ya que los pliegues que se crean en su estructura a menudo se convierten en almacenes de sedimento. Estos sedimentos impiden a los pólipos extenderse y por tanto causarán zonas de blanqueamiento.

Las zonas blanqueadas presentan un segundo aspecto negativo para la colonia completa. Suelen ser colonizadas por las algas que representan una gran amenaza para este tipo de coral.

El esquejado regular permite el intercambio de aficionados de ejemplares procedentes de la reproducción asexual y disfrutar de una colonia colorida sin zonas blanqueadas.

Enlaces relacionados:

El esquejado de las Montiporas resulta sencillo, siempre provisto de guantes, provocando un corte o una rotura. El trozo que consigamos puede ser colocado sobre un saliente para que se fije o fijarlo artificialmente sobre una base. Para este fijado se puede emplear epoxy o directamente adhesivo cianoacrilato.

Es importante sellar el coral por la parte rota para evitar posibles infecciones bacterianas. Podemos realizar el esquejado con total tranquilidad sacando a la colonia del agua y empleando para ello una pequeña radial, alicates o similares, siempre teniendo la precaución de utilizar los medios de protección individual necesarios: guantes y gafas.

Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante
Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante

Tanto la colonia madre como sus esquejes tienen una gran adaptabilidad a las corrientes aunque está demostrado que presentan un mayor índice de desarrollo en condiciones medias. Las corrientes moderadas tienen a crear colonias en forma de plato mientras que las corrientes fuertes generan colonias con estructuras más retorcidas e incrustantes.

Alimentación, iluminación, enfermedades y principales enemigos de las Montiporas

Las colonias de Montiporas presentan simbiontes algas zooxantelas que les proporcionan todos los nutrientes necesarios para su desarrollo. Pueden desarrollarse sin alimentación complementaria pero esta demostrado un mayor desarrollo en acuarios desprovistos de lámpara germicida y skimmer sobredimensionado.

La conclusión es que aunque consiguen su fuente de alimento de las algas simbiontes, las bacterias y microorganismos presentes en la columna de agua les provee de una fuente de energía superior que estimulan su desarrollo.

Presentan una necesidad lumínica alta. Dependiendo del tipo de fuente de luz la colonia recién llegada necesitará de mayor o menor tiempo para adaptarse. Una vez que comience a mostrar los ribetes blancos en el perímetro exterior se puede entrever que se ha adaptado a las nuevas condiciones.

La temperatura de color que menos estrés provoca a las colonias recién llegadas son aquellas comprendidas entre los 14 y 20000ºK. Con temperaturas de color inferiores comprendidas entre los 7.500 y 11.000º kelvin los blanqueamientos son más numerosos. Como hemos comentado su capacidad de regeneración es alta por lo que si cambiamos el tipo de luz hay muchas posibilidades de recuperar las partes dañadas.

Las Montiopras que adaptemos a nuestro acuario sufren generalmente cambios en su tonalidad debido a la variación de la fuente de luz. Si proceden de origen de zonas superficiales es necesario dotarlas de una ilumanicón muy intensa para que la colonia potencia su coloración al defenderse de los rayos UV. Las colonias pardas o verdosas tienen a morir pasado un largo tiempo sin causa aparente.

El empleo de aminoácidos, otros potenciadores y las concentraciones muy bajas de desecho son adecuados para el aumento de coloración pero entran dentro de las técnicas avanzadas de la acuariofilia marina y pueden dar al traste con nuestro ecosistema al mantener muchas especies con necesidades muy diversas.

El principal enemigo de las Montiporas son las algas que se adhieren a la zona desprovista de tejido e irritan a la zona colindante aumentando la zona blanqueada. Es importante no descuidarnos en este aspecto y luchar activamente contra las algas tapizantes controlando los nutrientes disueltos, optimizando la corriente ofrecida e incluso colocando controladores biológicos de estas algas como especies de peces cirujano del género Ctnochaetus. En última opción no debemos descartar una limpieza manual de la zona.

Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante
Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante

Otra fuente de riesgo son los nudibranquios especializados que pueden llegar como huéspedes de ejemplares salvajes. Estos nudibranquios están especializados en este género siendo muy habitual encontrarlos por ejemplo en M. digitata salvajes.

Estos nudibranquieos invasores se reproducen a gran velocidad y saltan a otras colonias de Montiporas presentes en el acuario generando una gran destrucción del tejido coralino. Baños con yodo previos a la aclimatación y una eliminación manual de los ejemplares adultos de nudibranquios que pueden llegar a los 4 mm son más eficaces que los baños cortos en agua dulce que pueden llegar a dañar al coral.

Principales especies de Montiporas en acuario

No puedo abarcar realmente esta clasificación ya que como he comentado es muy complejo determinar la especie exacta que mantenemos. Aun asi os dejo una breve relación de especies.

Montipora foliosa (Pallas, 1766)

Es la Montipora plato más conocida. En el mar presenta estructuras laminares o de abanico con nervaturas radiales pronunciadas desde el centro hasta el exterior. Su color mayoritario es el marrón aunque podemos encontrar ejemplares verdes, teja, naranja y los más valorados naranjas, púrpura, rosa y amarillo-limón. Pueden alcanzar tallas de hasta 50 cm en el acuario.

Montipora capricornis (Veron, 1985)

Es la más popular entre los aficionados. Se desarrolla en forma de volutas enrolladas lo que le otorga un aspecto muy atractivo. Genera una especie de anillos de crecimiento horizontal lo que permite distinguirla de la M. foliosa. Su coloración es similar a la anterior.

Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante
Montiporas, el perfecto coral sps para el principiante

Montipora confusa (Nemenzo, 1967)

De forma semi incrustante. Su morfología es muy variable. Es distinguible por la protuberancias en forma de cono presentes en su superficie. Esta especie tiene los pólipos de un color más vivo que el resto.

Montiopra digitata (Dana, 1846)

También muy popular. Se puede llegar a confundir con el Porites cylindrica debido a su estructura arborescente. Es complicado distinguirlos entre si. Las Montiporas presentan unas puntas de los dedos más redondeados pero no sirve adecuadamente para su clasificación correcta.

Existen otras muchas especies comunes que podemos encontrar de forma sencilla como Montopra Aequituberculata, M. tuberculosa, M. Eflorescens, M. Mollis o M. venosa. No obstante son complejas de distinguir por lo que debemos centrarnos en el desarrollo de nuestro ejemplar y no tanto en saber la especie que tenemos concretamente.

Leer más artículos sobre corales duros

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta