Los arrecifes de Coral. El punto de partida

inicio > Ecología y océanos > Los arrecifes de Coral

Ya tenemos casi todo el contenido en el nuevo dominio de La Guía del acuario y ahora toca comenzar a recuperar los escritos relacionados con la Ecología y Océanos. En este primer artículo que inaugura la sección quiero dedicarlo a describir los arrecifes de Coral. Sin duda la mayoría de aficionados tienen un conocimiento general sobre ellos pero siempre podemos aprender algo nuevo.

Los arrecifes de coral son estructuras pétreas donde convive una gran cantidad de plantas y diferentes animales marinos, algunos de ellos contribuyen a construir los arrecifes con sus propios esqueletos. Por lo general los arrecifes son de aguas poco profundas y están presentes en los mares tropicales.

La estructura de estas construcciones es de naturaleza calcárea. Se va construyendo a base de carbonato cálcico que es depositado por diversos organismos. Los principales son los corales pétreos o madreporarios. Sus necesidades limitan su extensión a otros mares del planeta.

Los corales pétreos que forman el arrecife se denominan hermatipicos y contienen algas simbiontes en sus estructuras denominaas zooxantelas. Estas algas a través de sus procesos fotosintéticos proporcionan energía nutricional. Esta fotosíntesis es responsable de la limitación de profundidad de los arrecifes no pudiendo desarrollarse a más de 60 metros. La claridad del agua también es un factor de importancia para permitir pasar la luz. Por esta razón los arrecifes se encuentran rodeados de aguas con muy poca materia en suspensión con escasa turbidez.

Los arrecifes de Coral. El punto de partida
Los arrecifes de Coral. El punto de partida

La temperatura es el otro factor delimitador de su expansión. Temperaturas por debajo de 20ºC impiden el desarrollo y crecimiento de las colonias coralinas. Es por ello que se encuentran concentrado en aguas del Caribe y áreas tropicales de los océanos Índico y Pacífico. Cuanto más nos acercamos al ecuador mayor diversidad encontramos.

En el océano Atlántico no se da la presencia de arrecifes con excepción del Caribe no tanto por la temperatura sino por el grado de turbidez de las aguas con grandes niveles de sedimentos que impiden su correcto desarrollo.

En resumen: los arrecifes sólo pueden desarrollarse con unos parámetros físicos muy concretos, temperaturas entre los 20 y 28ºC y una total transparencia del agua.

Conociendo los tipos de arrecifes existentes

Se pueden clasificar en dos tipos: Costeros y oceánicos.

Los arrecifes costeros se hayan cercanos a las costas continentales en aguas superficiales. Por lo general en este tipo de costas se puede observar un talud que desciende de improviso hasta los 200 metros de profundidad. Presentan gran diversidad por ser sus aguas muy ricas en nutrientes. En estos arrecifes se pueden encontrar mayoritariamente corales blandos y algas.

Los arrecifes de Coral. El punto de partida
Los arrecifes de Coral. El punto de partida

Los arrecifes oceánicos se encuentran alejados de la costa asociados por lo general a elevaciones del fondo de la corteza oceánica generados por ejemplo por actividades volcánicas. En este tipo de arrecife predominan más los corales duros o pétreos y la cantidad de fauna es más abundante.

Tras esta división después los arrecifes se clasifican en una subdivisión.

Arrecifes festoneados – Se generan desde las playas y podemos encontrarlos rodeando islas.

Arrecifes plataforma – Se instalan sobre elevaciones de la plataforma continental pudiendo llegar a alcanzar la superficie. Es común que se encuentren rodeados de bancos de arena pudiendo encontrar islas coralinas de mayor o menor tamaño dependiendo de la cantidad de corales pétreos presentes.

Arrecifes banco – De igual formación a los arrecifes plataforma pero con la particularidad de que nunca llegan a alcanzar la superficie. Suelen encontrarse a unos 40 metros de profundidad. Tanto uno como otro también pueden ser localizados tanto de forma costera como oceánica.

Arrecifes de barrera – Entre el arrecife y la costa se ubica una laguna que los separa. El mayor ejemplo es la gran barrera de coral Australiana con unos 1.500 kilómetros de longitud.

Atolones – Se asientan sobre una estructuras volcánicas sumergidas. Presentan una laguna central y pueden tener zonas emergidas formando islas entre ellas hay pasos de agua hacia su centro.

Con independencia de su forma sus estructuras son similares. De cara al mar abierto presentan una zona frontal o talud recifal inclinado que parte de la zona más profunda hacia la superficie. Al ser la zona profunda más interior la apariencia en todos ellos es de precipicio. Este talud es el que frena los embistes del oleaje y suele estar formado por salientes y bancos de arena. Esta forma mista denominada espuela contribuye a resistir al oleaje.

Tras este talud se encuentra el borde superior o cresta que suele ocupar aguas someras y puede estar en parte emergido. Detrás de éste se encuentra la plataforma recifal de poca profundidad. El fondo puede ser de arena o roca y puede presentar pequeños arrecifes aislados. También es común que presenten canales más profundos que penetran en el interior de la plataforma. La plataforma termina en la laguna en forma de arrecifes festoneados (también denominados periféricos o costeros que suelen ser los más comunes)

Los arrecifes de Coral. El punto de partida
Los arrecifes de Coral. El punto de partida

Distribución de las distintas formas de vida en los arrecifes

Al presentar unas estructuras tan diversas los distintos entornos condicionan la presencia de las especies de corales y demás organismos. En el frente del arrecife los corales ocupan la zona que se extiende entre los 10 y 60 metros de profundidad. Como las condiciones del medio no son iguales a lo largo del talud las estructuras coralinas formadas tampoco son idénticas.

En las zonas más profundas se desarrollan mayoritariamente corales planos mientras que en los taludes y terrazas de las zonas intermedias se agolpa la mayor diversidad de formas columnares y con forma de cúpula. Las zonas superiores son colonizadas por diferentes especies en función del oleaje. En la zona superior se suelen encontrar corales de gruesas ramas cuya morfología está desarrollada para atenuar el movimiento del agua potenciando la filtración.

En las zonas interiores, en la plataforma, donde se pueden localizar zonas de canales y pozas se asientan los corales ramificados con brazos más finos y delicados.

Ademas de los corales en la plataforma podemos encontrar una gran variedad de animales y plantas. Entre las algas presentes en casi todas las localizaciones se pueden encontrar de forma calcárea con tonalidades mayoritariamente rojas y algas verdes. Estas algas contribuyen además a formar las arenas calcáreas de los arrecifes.

Las algas coralinas colonizan los esqueletos muertos de los corales depositando sobre ellos capas de carbonato cálcico que contribuyen a la cimentación del arrecife.

En las zonas más profundas lo que predominan son las esponjas de gran tamaño. En terrazas y similares a mayor profundidad se concentran los corales gorgónidos vegetaloides o alcionáceos.

Acompañando a todo esta diversidad podemos encontrar un innumerable grupo de de animales fijos o sedentarios como los caracoles, bivalvos, briozoos o tunicados. Otros muchos horadan las estructuras coralinas construyendo túneles como esponjas y gusanos.

La forma tremendamente irregular de los arrecifes permite la creación natural de grutas, pequeñas cuevas y escondrijos múltiples que alojan a un sin fin de formas de vida diferentes.

En el arrecife se encuentra el inicio de la cadena trófica en forma de una gran cantidad de algas simbiontes y algas fijas grandes productores primarios de biomasa. Es por ello que estos ecosistemas realmente son autosuficientes ya que autoproducen la mayor parte de la energía de la cadena trófica.

El plancton circulante también aporta en parte a este acopio de energía aunque su importancia es mucho menor en comparación. El plancton supone una fuente importantísima de nutrientes para organismos filtradores como lo son gran número de corales. Aunque el plancton se origina exteriormente las mareas y el oleaje lo empujan hacia su interior.

Los arrecifes de Coral. El punto de partida
Los arrecifes de Coral. El punto de partida

El arrecife y el acuario

Los arrecifes de coral forman estructuras vivas casi autótrofas cuyas necesidades básicas son la luz y una cantidad de nutrientes que son aportados por el agua que los rodea.

Este equilibrio es imitable en acuario y de eso trata precisamente la acuariofilia marina. Gracias a la técnica desarrollada podemos reproducir las condiciones naturales de forma controlada. De este modo logramos el desarrollo natural de todos los organismos que forman el ecosistema en cautividad.

Los sistemas tanto de filtrado como de iluminación que tenemos hoy a nuestra disposición nos permiten recrear estos complejos ecosistemas en un ambiente de perfecto equilibrio. En estos entornos cerrados podemos simular el arrecife de forma muy coherente sin que los aportes del aficionado sea en la práctica tan necesarios.

Leer más artículos sobre Ecología y océanos

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies