Praderas de Posidonia oceánica

Share on twitter
Comparte

inicio > El acuario de litoral > Praderas de Posidonia oceánica

Para entender que es una Posidonia oceánica es importante comprender lo que es un alga y las diferencias con las plantas superiores.

Las algas son organismos de rápido desarrollo generando grandes biomasas en periodos cortos, en la mayoría de los casos para completar el ciclo reproductor. Por tanto las algas no son estructuras perennes, su presencia es temporal ya sea anual o plurianual.

Las algas tienen simplificada su organización tisular (tejidos, que son conjuntos de células que poseen las mismas características y realizan una función común) y morfológica.

Las plantas superiores terrestres denominadas fanerógamas se diferencian de las algas por desarrollar verdaderos órganos de fijación (raíces) y sostén (tallos) de los órganos fotosintéticos (las hojas). La capacidad de generar órganos de fijación, asimilación y almacenamiento de sustancias nutritivas e hidratos de carbono constituye la base del carácter perenne de las fanerógamas terrestres

Cuando las fanerógamas terrestres irrumpen en el medio acuático ya poseían una estructura de este tipo lo que les permitió colonizar con éxito los fondos sedimentarios donde desarrollaron extensas formaciones conocidas como praderas marinas.

Praderas de Posidonia oceánica
Praderas de Posidonia oceánica

Estas praderas aunque puedan desarrollarse de forma sexual a través de flores su forma reproductiva mayoritaria es a través de rizomas en forma de espolones. Éstos se van ramificando en intervalos concretos emitiendo raíces que sirven para la fijación y grupos de hojas acintadas que conforman una espesa masa foliar. Gracias a ello los sedimentos quedan atrapados entre la red de raíces y rizomas transformando los fondos de tipo sedimentario en un hábitat totalmente diferente.

El rizoma de la fanerógama una vez establecido tiene carácter perenne y actúa como órgano de reserva de sustancias nutricionales. Esta acción junto a la acción fotosintética de las hojas le permiten el desarrollo a lo largo de los años.

En el mundo existen 50 especies de plantas de este tipo clasificadas en dos familias: Hydrocharitaceae y Potamogetonaceae, agrupadas en 12 géneros. En el mediterráneo existen 5 especies correspondientes a los géneros Posidonia, Cymodocea, Zostera y Halophila.

Estas fanerógamas marinas conforman un grupo ecológico de elevada importancia ya que con su presencia dan sustrato, cobijo y alimentación a una multitud de formas de vida marinas tanto animal como vegetal. Son la base de sustento de otras comunidades betónicas e influyen de forma transcendental en otros aspectos que atañen a las costas como el hidrodinamismo, sedimentación, transparencia, oxigenación y ciclos bioquímicos entre otros.

Praderas de Posidonia oceánica
Praderas de Posidonia oceánica

Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo

La Posidonia oceánica es una de las pocas especies de fanerógamas presentes en el mediterráneo siendo sus praderas, objeto de protección, las más abundantes y extensas. Se distribuyen desde el Mar de Alborán bajo la influencia Atlántica hasta las zonas más alejadas del Mediterráneo oriental.

Es la única especie del género presente en el Mediterráneo, el resto, otras siete, se encuentran localizadas en las costas sur-occidentales del continente Australiano. Los nombres comunes de estas praderas son Algares, Alguers o Alga de vidrieros (esta denominación es por la utilización en el pasado de las hojas secas como relleno en el embalaje del vidrio)

La Posidonia oceánica se extiende desde zonas muy superficiales 0,5 metros hasta los 30 metros de profundidad donde todavía la luz es suficiente para el desarrollo de la planta. La profundidad varía dependiendo del índice de transparencia de cada zona.

La planta presenta unos gruesos rizomas de aproximadamente 1 cm de diámetro, bastante lignificados (presencia rígida y de apariencia leñosa ). A partir de los ápices surgen grupos de entre 3 y 8 hojas que pueden llegar al metro de longitud.

El crecimiento de la planta es continuo a lo largo del año, durante el invierno este desarrollo es mucho más lento. Con la primavera debido al aumento de la temperatura y la mayor cantidad de luz su desarrollo se acelera. En verano el crecimiento se ralentiza de nuevo por el envejecimiento de las hojas que se desprenderán en otoño por la acción de los temporales creando importantes acumulaciones de hojas muertas en la costa.

Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo
Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo

Las flores aparecen en otoño y están formadas por inflorescencias con forma de espiga que surgen de la base de las hojas. Estas espigas contienen de 4 a 10 flores.

A diferencia de otras especies de fanerógamas marinas la floración no ocurre todos los años, lo normal es que acontezca cada dos o tres años. La floración de la Posidonia es bastante común pero es difícil de ver porque se ha de estar en el momento preciso.

La maduración de los frutos se produce hacia la primavera y principio de verano. En este momento se desprenden de la planta y por su menor densidad flotan en la superficie dispersándose hacia otros lugares en los que se hunden por un aumento de su densidad.

La germinación de frutos recolectados en los arribazones (El nombre como se conoce a las acumulaciones de hojas desprendidas y empujadas por el mar a la costa) es fácil de conseguir en acuario.

Mediante la reproducción sexual las poblaciones de Posidonia oceánica enriquecen su carga genética imprescindible para desarrollar mecanismos de homeostasia ( propiedad de los organismos que consiste en su capacidad de mantener una condición interna estable compensando los cambios en su entorno mediante el intercambio regulado de materia y energía con el exterior) necesarios para responder a las fluctuaciones del ambiente.

Debido a la elevada densidad de plantas que surgen del rizoma la superficie de la colonia puede llegar a los 100 metros cuadrados. En la pradera podemos distinguir dos estratos: uno superior iluminado constituido por la masa de hojas y otro inferior poco iluminado constituido por el entramado de rizomas y sedimentos.

Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo
Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo

Esta estratificación tiene importantes consecuencias biológicas y ecológicas aumentando el número de microambientes disponibles para el asentamiento de todo tipo de organismos animales y vegetales.

Sobre las hojas se da cita una compleja comunidad de organismos epífitos compuesta por un elevado número de especies algales que oscilan entre las 70 y 120 especies dentro de las cuales se incluyen especies presentes también en la superficie de los rizomas.

Entre estas algas destaca la coralinácea Fosliella farinosa distinguible por formar pequeñas costras rosadas sobre la hoja dándole un aspecto blanquecino, la Flabellia petiola (clorófito) y Peyssonnelia sp (rodófito) que aparecen en el estrato basal de los rizomas de las praderas donde apenas llega la luz.

En el estrato inferior también son visibles diversas especies de Hidrozoos, Ascidias y Briozoos entre los que destaca Electra posidoniae un briozoo colonial que se encuentra específicamente en las hojas y en los rizomas.

Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo
Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo

Además del numeroso grupo de Hidroideos y Briozoos también son comunes los poliquetos en los rizomas superando el centenar y medio de especies muchas de ellas microscópicas. Estos organismos constituyen la base alimentaria de una importante fauna vágil (que presenta movimiento no siendo forma sésil) formada principalmente por moluscos y crustáceos.

Los moluscos se alimentan raspando con la rádula los epífitos que encuentran entre las hojas y restos vegetales. Entre estos moluscos destacan los gasterópodos de los géneros gibula y jujubinus y el opistobranquio Petalifera petalifera cuyo dorso imita la superficie epifitada de la hoja de Posidonia.

En las praderas del levante Español se han llegado a identificar hasta 185 especies diferentes de moluscos.

Por la cantidad de invertebrados y el numerosos grupo de refugios se da una comunidad íctica característica donde las especies desarrollan la mayor parte de su vida indivisible a la pradera.

Los Lábridos es el grupo más extendido siendo numerosa la presencia de Crenilabrus mediterraneus, Symphodus tinca, Symphodus rostratus, Labrus merula y Labrus viridis. Muy comunes también son los Espáridos, Diplodus annularis, Diplodus vulgaris y los Serrándios Serranus scriba.

Presentes también encontramos ejemplares expertos en el camuflaje como el Syngnathus typhle cuyo aspecto es literalmente el de una cinta de Posidonia y el pequeño lepadogaster sp de forma aplanada que vive entre las hojas.

A pesar de la gran diversidad biológica que aglutinan las praderas son muy pocos los animales que se alimentan directamente de sus hojas… tan solo erizos paracentrotus lividus, sphaerechinus granularis. El pez Sarpa salpa (familia Sparidae) y algunas especies de isópodos Idotea sp.

La principal vía de transferencia de la producción de la pradera hacia el resto de niveles del ecosistema tiene lugar por la descomposición de los restos de vegetales a través de las bacterias, hongos y la acción de los detrívoros.

Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo
Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo

La Posidonia oceánica en el acuario marino de litoral mediterráneo

El mantenimiento de estas praderas de algas en acuario es bastante complicado debido a sus exigencias con las condiciones medioambientales, parámetros físico-químicos del agua y del clima Mediterráneo: elevada transparencia del agua, concentraciones de nutrientes muy bajas y un alto nivel de oxigenación.

Para intentar mantenerla en cautividad debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ligeras eutrofizaciones (En ecología el término eutrofización designa el enriquecimiento excesivo en nutrientes de un ecosistema acuático ) pueden propiciar el crecimiento de los epífitos algales dentro del acuario impidiendo la acción fotosintética de la hoja.
  • La acumulación de material orgánica en el sedimento también influye en el metabolismo radicular y puede desequilibrar el balance de oxigeno pudiendo aumentar las necesidades respiratorias de las partes no fotosintéticas e inhibir los procesos implicados en la asimilación de nutrientes. Es una especie que se adapta mal al a anaerobiosis de los sedimentos.
  • En zonas de escasa renovación del agua la planta llega a consumir todo el CO2 disponible de la columna de agua limitando la actividad fotosintética
  • El traslado del rizoma al acuario sólo tendrá existo en función de la cantidad y longitud del mismo, son plantas clonales que dependen de la actividad de los meristemos apicales (extremos del rizoma). No existe el individuo sino que su forma es una unidad poblacional y funcional que se extiende por el rizoma de forma indeterminada cuya fragmentación puede suponer el desacoplamiento funcional de la parte fotosintética con su rizoma basal y en consecuencia causar la muerte a la planta. Es decir, es necesario un tamaño mínimo de pradera y no sirven plantas aisladas.

Además de todo lo comentado es necesario volúmenes de acuario muy grandes donde se instale una circulación muy eficaz con un sistema de filtración adecuado que permita mantener los sedimentos sin materia orgánica. Luz intensa y de calidad, fuente adicional de CO2 y sin presencia de especies superiores herbívoras que puedan acabar con la colonia.

Alternativas con menores requerimientos y mejor adaptación Cymodocea nodosa y Zostera sp presentes en zonas someras resguardadas. Estas especies también producen flores y semillas germinando perfectamente en acuario sin grandes exigencias de mantenimiento. Son las candidatas idóneas para el acuario marino de litoral.

Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo
Praderas de Posidonia oceánica en el Mediterráneo

Vídeo: Conoce la Posidonia
Autor: Oceánidas

Share on twitter
Compartir