Metabolismo de los peces, Termorregulación

Share on twitter
Comparte

inicio > Enfermedades de los peces > Termorregulación

Se denomina metabolismo al conjunto de procesos y reacciones químicas que tienen lugar en un organismo vivo. Estos procesos y reacciones permiten que los procesos vitales se encuentren activos y por tanto la vida sea posible.

El término metabolismo también es aplicable a los procesos que regulan la acción de una parte o de un órgano completo. Un ejemplo sería el metabolismo hepático que son las acciones encargadas de realizar los procesos químicos que se producen en el hígado.

Dentro del gran número de metabolismos que actúan y se desarrollan dentro de un pez se encuentra la termorregulación o control de la temperatura corporal.

En lo que hace referencia a la regulación interna dentro del mundo animal podemos hacer dos divisiones: los animales homeotermos y los poiquilotermos. Los homeotermos denominados animales de sangre caliente están dotados de la capacidad de mantener la temperatura interna de forma constante. Por el contrario los animales poiquilotermos no son independientes del medio que les rodea y no son capaces de mantener una temperatura interior.

Los peces son como puedes intuir poiquilotermos, el calor generado durante sus procesos metabólicos se disipa muy rápidamente en el medio acuático. El mayor punto de fuga de la temperatura son precisamente las branquias. En el proceso de intercambio de gases que se produce durante la respiración la temperatura más caliente de la sangre cede terreno a la temperatura más fría del agua.

Metabolismo de los peces, Termorregulación
Metabolismo de los peces, Termorregulación

Aunque la mayoría de los peces sean poiquilotermos en realidad no todos lo son. La diferencia entre homeo y poiquilotermo en realidad no es tan evidente y es muy común encontrar situaciones evolutivas, más o menos intermedias, por lo que no está del todo claro si algunas especies de peces son capaces de controlar su temperatura corporal.

Es el caso de ciertas especies de peces gato y de percas que son capaces de aumentar su temperatura interna tras el estímulo externo del frío (Lagler y Cols 1984). En estas especies con capacidad de regulación de la temperatura se encuentran algunas con cierto recorrido acuariófilo como el género Ictalurus o el género Lepomis donde se encuentra clasificada la denominada perca sol.

Otras especies son capaces de elevar la temperatura de ciertas partes del cuerpo con respecto al medio que los rodea durante un tiempo prolongado como si fueran homeotermos. Es el caso de algunos tipos de tiburones como el mako (Isurus oxyrinchus) y grandes peces óseos como el Atún.

El Atún de aleta azul, Thunnus thynnus, es una de las especies más estudiadas en cuanto a la termorregulación se refiere. Esta especie es capaz de mantener temperaturas internas de entre 26 a 32ºC con independencia que en el exterior fluctúe la temperatura entre los 6 y 30ºC. Las conclusiones apuntan a la masa muscular empleada durante la natación. Para esta natación prolongada el Atún se sirve de un sistema de red sanguínea formada por pequeñas arterias y venas.

Metabolismo de los peces, Termorregulación
Metabolismo de los peces, Termorregulación

Este sistema sanguíneo hace las veces de intercambiador de calor. Su funcionamiento está basado en que la sangre arterial oxigenada y enfriada a su paso por las branquias entra en contacto con la sangre venosa que se encuentra caliente por el propio metabolismo del pez. De esta forma la sangre venosa mezclada con la arterial oxigenada no presenta calor que perder a su paso por las branquias.

Esta acción reduce enormemente la pérdida de temperatura en contacto con el agua y contribuye a mantener el calor interno.

Esta capacidad otorga a muchas especies de atunes una ventaja respecto a especies de peces poiquilotermos normales. Son capaces de de contraer los músculos tres veces más rápido que éstos lo que les convierte en excelentes y muy rápidos nadadores.

Los estudios realizado con posterioridad sobre la especie rebelan que mientras el medio puede descender 10º C su termperatura corporal apenas se reduce en dos grados lo que permite clasificarlos como una espeacie homeotermica (Equipo de Francis G. Garey)

Influencia de la temperatura del agua en los peces

En la mayoría de especies de peces la variación de temperatura influye directamente sobre numerosos procesos metabólicos. Los efectos concretos depende de cada especie.

Como norma general un incremento de la temperatura supone un aumento del ritmo metabólico, una mayor actividad y por tanto un mayor gasto de energía. A la contra frente a temperaturas bajas el ritmo metabólico y la actividad disminuye, natación y consumo de oxígeno, siendo sus necesidades de alimentación menores.

Metabolismo de los peces, Termorregulación
Metabolismo de los peces, Termorregulación

Cada especie presenta una tolerancia térmica diferente. Si se sobrepasan los límites máximo y mínimo el pez comienza en un primer momento a sufrir problemas de estrés para finalizar incluso en la muerte.

El significado de la palabra poiquilotermos no significa que los peces con esta particularidad no puedan aclimatarse a temperaturas. Lo que significa es que los cambios han de ser siempre pausados. Siendo moderados y graduales hay muchas posibilidades de sobrevivir si la falta de oxígeno por el exceso de calor no lo impide.

Si el cambio de temperatura es gradual, pongamos un grado por día el margen de adaptación a la temperatura es relativamente amplio.

Problemas con la temperatura en el acuario

La temperatura está estrechamente ligada con el metabolismo de los peces.

Lo está en la época de reproducción donde las fluctuaciones de temperatura son habituales

Está ligada con la eficacia del sistema inmunológico de muchas especies dejando de ser eficaz a temperatura bajas.

Su relación con el crecimiento es obvio. Las especies de aguas cálidas por lo acelerado de su metabolismo se desarrollan más deprisa, es verdad que también que crecen menos.

Los cambios bruscos de temperatura provocan un estado de estrés continuado en el pez y la pérdida de defensas. Es muy común que aparezca el punto blando tras dejar desconectado el calentador por olvido tras un cambio de agua.

Cuanto mayor sea la temperatura menor será el oxígeno disponible poniendo en jaque a aquellos peces de mayor tamaño con demandas superiores.

La aclimatación a la temperatura es clave para el futuro del pez. Es éste el motivo, no el único, por lo que debemos dejar que el agua de la bolsa de transporte se aclimate al temperatura del agua del acuario. El menor volumen de agua de la bolsa de transporte permite que esta iguale la temperatura del del acuario con un volumen mayor rápidamente.

Leer más artículos sobre enfermedades de los peces de acuario

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta