Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del Neón

inicio > Enfermedades de los peces > Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del neón

Resulta sorprendente como una respuesta a una consulta en nuestro consultorio de acuariofilia referente a la enfermedad del neón ( Pleistophora hyphessobryconis ) se convierte en una de las entradas más visitadas de La Guía del acuario. Por este motivo voy a escribir la ficha sobre esta enfermedad causada por un protozoo que no sólo afecta a los neones sino también a otros Carácidos.

El nombre real de la patología es Pleistophora hyphessobryconis y recibe el nombre de la antigua denominación del Tetra neón Hyphessobrycon innesi (actualmente Paracheirodon innesi).

Afecciones y sintomatología de la enfermedad del Neón

Es una enfermedad compleja de determinar, lo que si es certero es su enorme mortandad. La sintomatología que presenta un pez afectado por el protozoo del tipo de los microsporidios es muy diversa y confusa. Por lo general el pez afectado muestra una pérdida de coloración, lesiones visibles en la piel, daños en superficie corporal y un aspecto lechoso. Síntomas secundarios serían el enflaquecimiento del animal, natación estresada o en posición anormal, por lo general con la cabeza para abajo.

Los Tetra neones al igual que otras muchas especies de Carácidos son peces gregarios que se mueven en banco o en cardumen. Lo normal es que los individuos afectados no puedan seguir el ritmo del grupo por lo que será fácilmente detectable su anormal comportamiento.

Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del neón
Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del neón

El protozoo parásito paraliza el tejido colonizado, mayoritariamente la parte afectada suele ser la del dorso. Según la invasión avanza el tejido se va deteriorando hasta prácticamente disolverse. Este es el origen del denominado aspecto lechoso. La afección por lo general es complementada con infecciones bacterianas secundarias que encuentran rápida forma de entrada ante una pérdida general de defensas. Estas infecciones secundarias pueden ser visibles en forma de podredumbre de las aletas e incluso con úlceras.

Es habitual, por la literatura comentada, que la afección por Pleistophora realmente se trate de una afección bacteriana causada por la bacteria Flexibacter columnaris o por otro protozoo parásito como es el caso del Tetrahymena (ciliado responsable de la denominada epidemia de los Guppys). En todos los casos la sintomatología es similar.

La única forma de determinar el origen no está al alcance del aficionado de calle ya que sería necesaria la observación del tejido con un microscopio de 150 aumentos en busca de quistes del parásito. Estos quistes son de un tamaño muy pequeño, a penas las 30 micras. En su interior estos quistes mantienen en su interior entre 16 y 32 esporas del protozoo.

Como he comentado en el primer párrafo la enfermedad del neón no se puede atacar con tratamientos a base de antibióticos y colorantes orgánicos. Si el grueso de los animales afectados no mejora con el tratamiento y las bajas muy numerosas de seguro se trata de la Pleistophora y no de la falsa enfermedad del neón.

Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del neón
Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del neón

Formas de propagación de la Pleistophora en el acuario

Según los estudios científicos los Tetra neón introducen al protozoo en su organismo a través de la ingesta. Una vez en el sistema digestivo las esporas que contienen al parásito los liberan. El parásito recorre el cuerpo del pez a través del torrente sanguíneo instalándose sobre los tejidos musculares. Sobre estos tejidos el parásito forma una colonia, que recibe el nombre de esporoblastos, donde se desarrolla.

La labor de estas colonias es generar nuevas esporas que garantizarán la vida de los protozoos en caso de condiciones adversas. Estas esporas, una vez alcanzada la madurez, son liberadas a través de la defecación o directamente desde el tejido muscular afectado quedando a la deriva en la columna de agua hasta colonizar otro pez.

Otra forma de propagar el contagio es a través de la ingesta por parte de compañeros de acuario de los cadáveres de peces afectados y no retirados del tanque.

Afecta la Pleistophora hyphessobryconis exclusivamente a los peces neón

La invasión por este protozoo con alta mortandad es principalmente entre Carácidos y Ciprínidos. Algunas especies de cíclidos, por lo general enanos como los apistogrammoides, pueden llegar a desarrollarla.

Entre los Ciprínidos la especie más proclive es el Brachydanio rerio tanto en la variedad común como en la variedad velo.

Volviendo a los Paracheirodon innesi comentar que aunque la especie sea especialmente sensible a padecer la infección en realidad prácticamente todas las especies de Carácidos son susceptibles de padecerla. También afecta a otras géneros como el distichodus (familia Citharinidae) y los peces lápiz del género Anostomus (familia Anostomidae)

Tratamiento y consejos para prevenir la enfermedad del Neón

Puedo asegurar que los tratamientos comerciales y los de base antibiótica no son realmente efectivos con la Pleistophora hyphessobryconis y están más enfocados a lo que comentamos anteriormente sobre la falsa enfermedad del Neón.

Los tratamientos a base de antibióticos son efectivos para todo tipo de infecciones bacterianas. Algunos tratamientos expuestos en manuales indican tratar el acuario durante 5 días con Furazolidona (20 mg/l) combinado con antibióticos como la Terramicina y aureomicina en dosis de 500 mm por cada 70 litros de volumen real del acuario a tratar.

Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del neón
Pleistophora hyphessobryconis, la enfermedad del neón

Bajo el capítulo de recomendaciones sobre prevención sí se puede dar algún consejo acertado. Las condiciones del medio son claves para que los animales contraigan la invasión del parásito. Está confirmado como regla general que los Carácidos mantenidos en aguas blandas con pH no superior a 6 son menos proclives al contagio.

Si se detecta la enfermedad es necesario, en caso de mantener varios acuarios, no emplear los mismos equipaciones como salobres o material de sifonado común, siendo recomendable su desinfección.

Resulta aconsejable retirar los animales afectados lo antes posible, antes de que el parásito complete el ciclo vital, con destino a un acuario de cuarentena así como retirar los cadáveres.

Mucha bibliografía al respecto parece afirmar que aunque el animal sobreviva a la afección está queda siempre latente en su interior y puede ser origen de un nuevo brote de contagio. Muchos autores recomiendan el sacrificio del animal.

Leer más artículos sobre enfermedades de los peces de acuario

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies