La vejiga natatoria de los peces

Share on twitter
Comparte

inicio > Enfermedades de los peces > La vejiga natatoria

El agua presenta una densidad 800 veces superior a la del aire. Esto implica que moverse a través de ella genera una serie de trastornos como la resistencia, la flotación negativa (hundimiento) y el superior esfuerzo y gastos de energía.

La vejiga natatoria es un órgano que se llena de gas y desempeña una importante función hidrostática permitiendo que el pez pueda equilibrarse a cualquier profundidad modificando su volumen para igualar su peso al del agua desplazada. Suele ser una vesícula única y puede estar o no conectada al esófago.

Esta resistencia natural al medido genera que la forma del cuerpo y sus adaptaciones locomotrices está estrechamente relacionadas con su forma de vida.

Ejemplos de adaptación de los peces a su forma de vida en el agua

Los Cíclidos africanos conocidos como Mbunas muy vivaces necesitan tener una capacidad de maniobrabilidad muy alta y la obligatoriedad de manterse suspendidos a cierta profundidad.

La vejiga natatoria de los peces
La vejiga natatoria de los peces

La necesidad de vencer la flotabilidad negativa ha estimulado el desarrollo de una bolsa de aire ajustable, denominada vejiga natatoria. Este órgano permite la acumulación de aire a voluntad permitiéndole al pez mantenerse en determinados puntos con una profundidad estable.

Dotados de esta flotabilidad se valen de las aletas pares, pectorales y pélvicas, para estabilizar su posición de forma controlada.

Como consecuencia de estas necesidades este tipo de pez no presenta un cuerpo muy hidrodinámico por lo que su velocidad se ve reducida por su resistencia al medio.

Estos tipos de peces presentan dos tipos de músculos, los denominados músculos marrones que son los empleados para una actividad continuada dado que cuentan con una buena circulación sanguínea y un suministro constante de oxígeno y los músculos blancos presentes en una mayor proporción.

A Los músculos blancos se les denomina también anaeróbicos, son muy potentes pero sólo pueden ser empleados en breves periodos de tiempo generalmente en casos extraordinarios y de emergencia. El motivo es que este tipo de músculo en seguida presenta un déficit de oxígeno.

Los peces que nadan constantemente en las capas medias del agua como el atún o la caballa por ejemplo, peces pelágicos, necesitan óptimas capacidades hidrodinámicas para minimizar el consumo de energía reduciendo por tanto la resistencia y favoreciendo el desplazamiento.

La vejiga natatoria de los peces
La vejiga natatoria de los peces

Estas especies no suelen presentar vejiga natatoria porque supone un incremento en su perfil transversal y elevación del factor de resistencia. La presencia de la vejiga reduce su capacidad de movimiento y de hundimiento. Las aletas pectorales quedan reducidas a la capacidad de girar y por lo general las retraen para nadar

Los peces más sedentarios que habitan en el fondo presentan necesidades locomotrices muy limitadas. Estos peces presentan por lo general formas comprimidas dorsoventrales y no necesitan de vejiga.

En estas especies las adaptaciones de forma están dirigidas hacía la alimentación, el camuflaje y la defensa acciones más prioritarias que el nadar con rapidez en la mitad de la columna de agua.

Leer más artículos sobre enfermedades de los peces de acuario

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta