Lysmatas: Grabhami, Debelius, Wurdemanni y Seticaudata

Share on twitter
Comparte

inicio > Invertebrados marinos > Género Lysmata

Las gambas Lysmatas son especies muy populares entre los aficionados al acuario marino tropical ya que no generan problemas de convivencia, son bastante resistentes e incluso se puede lograr su reproducción.

Las Lysmatas se clasifican dentro de la familia Hippolytidae que aglutina tanto a gambas limpiadoras, realizando funciones desparasitarias, y a gambas mármol, género Saron.

A parte del género comentado clasifica un buen número de géneros como Hippolite, Latreustes, Lysmatella, Saron, Thor, Ligur, Tozeuma, Parhippolyte, Trachycanis, Lebbeus, Evalus, Heptacarpus y Gelastocaris.

En los comercios especializados apenas encontramos un puñado de especies del género Lysmata aunque éste sea mucho más numeroso. Enumerarlas no tendría mucho sentido por lo que me referiré en este artículo a las más populares aunque de forma esporádica podamos encontrar alguna diferente.

Con ligeras variaciones todas las especies son bastante similares. Su cuerpo es alargado ocupando el cefalotórax un tercio de la longitud total. La cabeza está protegida por un espolón dentado. En la base de este y a cada lado se posicionan los ojos. De esta zona parten dos pares de antenas y dos pares de antenulas más cortas.

Lysmata amboinensis, (De Man, 1888)
Lysmata amboinensis, (De Man, 1888)

Las antenas tinene una función táctil con los que pueden detectar obstáculos en la oscuridad. También funcionan como órganos sensoriales captando vibraciones. En ellas también se encuentran unos sensores químicos que emplean para localizar el alimento y otros individuos de la especie. Las antenas alojan también en la zona más ancha de su base otros órganos relacionados con el equilibrio denominados estatocistos.

La cabeza y las branquias comporten el caparazón anterior al cefalotórax. Debajo de la cabeza se localiza la boca y los tres primeros pares de patas denomiandos maxilipedos, que emplean como elementos masticadores. Detrás de estos se localizan las patas marchadoras en número de diez pares. Los primeros poseen pinzas o quelas por lo que a estas especies se las denomina quelipedos.

El cuerpo está dividido en cinco segmentos principales dotados con pequeñas patas nadadoras denominadas pleopodos. El último segmento conforma la cola con cuatro pares de fuertes escamas y un apéndice puntiagudo en el centro llamado telson. Con la cola son capaces de darse un fuerte impulso si se ven en la necesidad de huir de un predador.

Mantenimiento en acuario de Lysmatas

Las Lysmatas no presentan especiales particularidades para su mantenimiento. Soportan por lo general fluctuaciones en las condiciones del medio a excepción del momento de la muda.

No requieren de acuarios voluminosos pudiéndolas mantener casi en cualquier volumen, si bien es cierto que cuanto más pequeño más inestable resulta. No requieren de unas condiciones lumínicas específicas y pueden ser asociadas tanto con corales pétreos como con invertebrados delicados.

Lysmata grabhami, (Gordon, 1935)
Lysmata grabhami, (Gordon, 1935)

Dependiendo de su edad mudan el caparazón cada 15 o 20 días. Forman un caparazón blando debajo del antiguo según va creciendo su cuerpo. Para realizar la muda buscan un lugar protegido y la realizan a través de contorsiones hasta que rasgan en la parte posterior y superior del cefalotórax y el primer segmento del abdomen.

El animal saldrá a través de esta hendidura dejando una piel vacía completa. La contemplación de la piel vacía genera alguna que otra sorpresa a los aficionados noveles que inmediatamente piensan que se ha muerto su animal.

Tras la muda en la que regenera las antenas o patas que pudieran haber sido cercenadas las Lysmatas quedan exhaustas y desprotegidas ante los predadores. El nuevo exoesqueleto necesita hasta tres días para tener la dureza del anterior. Durante este periodo lo habitual es que permanezcan escondidas no saliendo ni a alimentarse.

El periodo de muda es el más crítico en cuanto a las condiciones del agua. Si se produce con una reserva de alcalinidad baja con niveles de Calcio y carbonatos muy bajos las gambas no pueden calcificar el es queleto por lo que mueren de agotamiento tratando de desprenderse del antiguo.

Por esta razón si mantenemos Lysmatas debemos tratar de mantener los parámetros medios de una instalación de arrecife: Calcio entre 400 y 450 mg por litro, carbonatos entre 8 y 10º dkh, nitratos por debajo de 20 mg/l, magnesio sobre 1200 mg/l, temperatura entre 24 y 26ºC, pH entre 8 y 8,4, fosfatos inferiores a 0,15 mg/l, Nitratos y amoniaco en valor 0.

Lysmata debelius, Bruce, 1983
Lysmata debelius, Bruce, 1983

Otro momento crucial para el éxito en el mantenimiento de las Lysmatas es el momento de los cambios de agua y de adaptación al acuario cuando las traemos del comercio. La adaptación y los cambios deben realizarse de forma muy lenta. En la aclimatación por goteo a poder ser. En los acuarios pequeños los cambios de agua se realizarán añadiendo pequeños volúmenes cada vez.

Respecto a los compañeros de tanque: Evitaremos mantenerlas con peces que acabarán por comérselas como peces ballesta, peces globo, peces erizo, peces escorpión o lábridos grandes. Algunos Serránidos pueden llegar a predarlas sino les distraemos en el momento de introducirlas ofreciéndoles alimento en el extremo opuesto al de la entrada de las gambas.

Los camarones limpiadores requieren de muchos escondrijos. Si las mantenemos en estas condiciones lograremos que se reproduzcan de forma asidua cada dos semanas. Es habitual observar un numeroso grupo de huevos entre los pleopodos. Los huevos van cambiando de color en función de la fase de incubación. Al principio son semitransparentes que variara a verdusco y a ámbar justo en el momento de la eclosión.

La eclosión se produce siempre de noche entre el noveno y décimo día. Las larvas eclosionan nadando activamente hacía cualquier punto de luz. En este momento son devoradas por los peces e invertebrados que mantenemos o absorbidas por los sistemas de filtrado.

Si queremos lograr la cría debemos separar a la madre antes de que se produzca la eclosión a una paridera o a un acuario de cuarentena o cría.

Durante la primera fase a las larvas se las denomina nauplio igual que hacemos con la artemia salina. Al cabo de dos días realizan su primera muda tras la que se denominan Protozoas. Dos días después realizan la segunda muda pasando a denominarse Zoeas. Una tercera muda más y alcanzan la forma de Postlarva tras la cual pasan a vida bentónica ya como larvas completas.

Lysmata wurdemanni (Gibbes, 1850)
Lysmata wurdemanni (Gibbes, 1850)

Para lograr la supervivencia de las larvas es imprescindible alimentarlas desde el primer momento con rotíferos y fitoplancton. Según se desarrollan comenzaremos a alimentarlos con nauplios de artemia recién eclosionados combinándolo con alimento seco triturado finamente. Realmente no resulta sencillo lograr la cría pero si estáis interesados es un pasatiempo con el disfrutaréis mucho en vuestro tiempo de ocio

Especies más comunes de Lysmatas

Lysmata amboinensis, (De Man, 1888)

Sin duda la especie más popular. Os dejo el enlace publicado en la web Lysmata amboinensis, camarones limpiadores marinos

Lysmata grabhami, (Gordon, 1935)

Muchos autores la consideran una variedad geográfica del L. amboinensis. Su coloración es mucho más pálida. Viven en parejas en cuevas y grietas. Habita zonas tropicales y templadas cálidas del Atlántico oriental y occidental. Es una especie que se reproduce comercialmente en EEUU. Tiene una esperanza de vida de 3 años en acuario. Resulta sencilla de mantener, como el resto de especies son carroñeras y realiza funciones de limpieza de parásitos. Hasta los 3 cm de longitud.

Lysmata debelius, Bruce, 1983

Es una especie muy demandada por su peculiar coloración. Alcanza los 4 cm de longitud. Indopacífico entre las Islas Sociedad, Japón y Maldivas. La coloración de los especímenes de Maldivas difiere en algo con los ejemplares procedentes de la zona de Indonesia.

De hábitos nocturnos y crepusculares por lo que resultan difíciles de ver con la iluminación encendida. Alcanzan el doble del precio de otras especies por su fuerte demanda. Su reproducción comercial se encuentra en estudio. La mitad inferior de las platas son blancas al igual que las antenas. Viven en pareja y defienden vigorosamente su territorio aunque no representan un peligro ni para pequeños peces o invertebrados. Esta especie no desarrolla el hermafroditismo simultáneo. Su comportamiento como limpiador no es tan acentuado como el resto de las especies.

Lysmata seticaudata, (Risso, 1816)
Lysmata seticaudata, (Risso, 1816)

Lysmata wurdemanni (Gibbes, 1850)

Habita en toda la zona caribeña. Vive formando grupos a profundidades de entre 5 y 20 metros. Hábitos nocturnos. Es una especie eficaz contra los inicios de plagas de aiptasias ya que se alimenta de ellas. Se cría de forma comercial ya que es una especie muy demandada. Alcanza hasta los 5 cm de longitud.

Su dibujo está compuesto por finas rayas rojizas longitudinales sobre un cuerpo rosado. Es habitual encontrar a la lysmata rathbunae, Chace, 1970, en su lugar. Esta especie sin embargo no actúa contra las aiptasias. Para diferenciarlas debemos fijarnos en las rayas del cefalotórax. En esta segunda especie son mucho más verticales. En la Wudermanni estas rayas presentan estrías no siendo tan rectas ni limpias.

Lysmata seticaudata, (Risso, 1816)

Se la denomina gamba pimienta mediterránea. Habita por tanto en nuestras costas, tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico templado septentrional y presentan una pigmentación muy similar a la Wudermanni. Alcanza tallas de 4 cm.

Sólo se pueden diferenciar por la longitud del rostro. Es la especie más eficaz con las aiptasias, incluso superior a la Wudermanni. El problema que presentan es que son mucho más territoriales. Viven por lo general en grandes grupos siempre ocupando un refugio cuya entrada mantienen limpia con desplazamientos cortos. En la naturaleza normalmente asociadas en las oquedades que habitan los congrios.

Leer más artículos sobre invertebrados marinos

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta