Panulirus versicolor, langosta púrpura

Share on twitter
Comparte

inicio > Invertebrados marinos > Panulirus versicolor

La langosta Panulirus versicolor (Latreille, 1804) o Langosta púrpura será sin lugar a dudas la langosta tropical más habitual en acuario. Las langosta a diferencia de los Bogavantes no presentan pinzas también denominadas quelas.

Esta langosta es un crustáceo decápodo de la familia Palinuridae, Palinúridos, que clasifica a las denominadas langostas espinosas.

Es característico la presencia de dos prolongaciones faciales, en vez de una, denominadas rostrum y la presencia de espinas en todos los segmentos de cada pata a excepción del primero.

Se trata de un especie de tamaño relativamente grande, hasta los 40 cm. En acuario no suele alcanzar dicha talla.

Su caparazón es robusto, espinoso y aplanado.

Panulirus versicolor, langosta púrpura
Panulirus versicolor, langosta púrpura

Tiene 4 pares de patas marchadoras más un par delantero sin pinzas. En la parte del tórax se pueden observar numerosos filamentos que en realidad son las branquias. Su abdomen es largo y acaba en una cola en forma de abanico. Sus antenas son extremadamente largas de color blanco.

Es una especie muy llamativa de langosta por sus tonalidades negras y otras más claras combinadas entre amarillo y blanco. El abdomen es de tonalidad verdosa con bandas transversales negras y blancas. Las patas también presentan esta coloración.

Se importan otras especies de la familia habitualmente para el acuario como el Panulirus penicillatus, P. cygnus (langosta australiana), P. werneckii (langosta enana australiana) P. marginatus.

Se distribuye en amplias zonas tropicales del océano Indopacífico. Desde el Mar Rojo y este de África hasta el Sur de Japón. Su hábitat natural son los arrecifes coralinos donde encuentra refugios donde pasar escondidas todo el día. Es una animal nocturno que con la noche dejan sus refugios en busca de alimento.

Son animales carroñeros que no desperdicia ningún tipo de resto orgánico.

Panulirus versicolor, langosta púrpura
Panulirus versicolor, langosta púrpura

El mantenimiento en acuario de la langosta Panulirus versicolor

Por su tamaño requiere de acuarios voluminosos no inferiores a 500 litros. No es una especie exigente con la calidad acuática siendo bastante más resistente que muchas de las especies de peces marinos tropicales que podemos mantener. No obstante debemos cuidar un poco los parámetros y no desviarnos en exceso de lo común para un acuario marino tropical, densidad entre 1022 y 1024, temperatura entre 24 y 26ºC, amoniaco y nitriotos 0.

Niveles excesivos de nitrito inhiben la necesaria muda lo que acabará con el animal. No deberíamos superar la concentración de los 30-35 mg/litro. Este control del nitrato es más importante en los ejemplares más jóvenes sujetos a un número mayor de mudas.

El desarrollo de las langostas se produce a través de la muda de caparazón, proceso denominado ecdisis. A través de entre proceso la langosta genera un nuevo caparazón blando por debajo del externo. Una vez finalizado lo rompe para abandonarlo. Es muy habitual que lo ingiera en parte para asimilar el Carbonato Cálcico del que se compone. Durante la fase de endurecimiento es cuando es más vulnerable a ataques de predadores.

La decoración del acuario ha de estar provista de suficientes construcciones rocas ya sean naturales, sintéticas o esqueletos coralinos que le ofrezcan algún refugio. En el acuario desarrolla el mismo patrón de comportamiento que en la naturaleza que es nocturno. La forma más satisfactoria de ver su movimiento es en acuarios dotados de iluminación programable donde podemos disminuirla de forma paulatina viendo como se activa.

Panulirus versicolor, langosta púrpura
Panulirus versicolor, langosta púrpura

No presenta agresividad intraespecífica por lo que podemos mantener varios ejemplares en acuarios lo suficientemente grandes. Los ejemplares jóvenes no presentan incompatibilidad de convivencia con otros crustáceos decápodos como gambas, cangrejos o camarones, tampoco con peces e invertebrados sésiles propios del acuario de arrecife.

Los problemas de convivencia comiezan cuando el ejemplar alcanza unos 10 cm que es cuando empezará a ver a los gusanos tubícolas y otros crustáceos del acuario como posibles presas. También plantea el problema de que su continúo deambular hace que las colonias de corales se cierren. Esos contactos puntuales no generan problemas de salud praa el coral salvo que a su paso pueda dañar aquellas colonias más frágiles caso por ejemplo de Gorginicas no fotosintéticas o Seriatoporas.

Con los peces no suele haber problema. El problema más general es mantener la langosta cuando es muy joven con peces cofre, peces globo o peces ballesta. Los más grandes pueden aprovechar la muda de la langosta para devorarla.

Acepta todo tipo de alimento incluyendo el ofrecido para los peces que se pone a su alcance. Papillas, trozos de pescado y bivalvos son un complemento perfecto a su dieta.

En conclusión y en mi opinión: La langosta puede ser un ejemplar muy interesante por la biodiversidad que podemos generar en el acuario cuando son ejemplares jóvenes. Según van desarrollándose son un problema para el resto de invertebrados. Incluso las construcciones de roca viva pueden tambalearse y caerse a su paso. Personalmente sólo la mantendría en un acuario de solo peces con roca viva bien anclada y adherida junto a peces nadadores robustos.

Vídeo: Painted spiny lobster (Panulirus versicolor)
Autor: Solniczka w baniaku

Leer más artículos sobre invertebrados marinos

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta