Mantenimiento de pirañas carnívoras en el acuario

Share on twitter
Comparte

inicio > Peces tropicales de agua dulce > Serrasálmidos > Pirañas Carnívoras

La piraña despierta morbo y curiosidad por su fama de gran predador. Fama basada en mitos cinematográficos que se ajustan poco con la realidad.

Algunas particularidades de la piraña como es su comportamiento agresivo hacía otras especies, su alimentación básicamente carnívora, su capacidad para detectar presas sanguinolentas y sus dientes han generado un mito muy atractivo para un nutrido grupo de aficionados.

La denominación de piraña clasifica a 16 especies diferentes. Algunas de ellas son herbívoras y otras totalmente pacíficias. Aquellas especies carnívoras se pueden mantener en acuario de forma viable.

Las pirañas pertenecen a la extensa familia de los Carácidos. Tienen como es lógico mucho en común con los pequeños Tetras y con los Neones.

Se clasifican dentro de la subfamilia Serrasalmidae. Un factor morfológico que delata su unión con los Carácidos es la presencia de la pequeña aleta adiposa tipo de la familia.

Las 16 especies son originarias de zonas fluviales en torno a la Amazonia, aunque también se han detectado algunas especies al norte de Paraguay y Uruguay.

Mantenimiento de pirañas carnívoras en el acuario
Mantenimiento de pirañas carnívoras en el acuario

Su hábitat es muy diverso que se ve ampliado durante la época de las crecidas e inundaciones por las lluvias torrenciales. Es la época en la que los cauces de los ríos se comunican entre sí inundando bosques. Durante estas crecidas se forman lagos temporales donde habitan especies de diferente origen.

Habitan aguas rápidas con un nivel de visibilidad bajo. PH ligeramente ácido y aguas blancas con unos niveles de dureza entre 2 y 8. La temperatura ronda entre los 22 y 28ºC.

Por lo general la piraña se encuentra en grupos en zonas sombreadas por la vegetación o protegidas entre marañas de troncos y plantas sumergidas. En estas sombras permanecen de forma estática. En la época de inundaciones varía en parte su comportamiento y se convierte en una especie más aventurera capaz de recorrer largas distancias.

Habita la zona media de la columna de agua alimentándose tanto en la zona media como en la baja.

Como he comentado forma grandes cardúmenes que mantiene con excepción de la época de cría donde una pareja adulta se separa para realizar su puesta. En esta época se vuelve muy agresiva con cualquiera que ose acercarse a su freza.

Principales especies de pirañas

Pygocentrus nattereri, Kner, 1858, piraña de vientre rojo

De entre el número de especies comentado la más popular sin duda, por su carácter carnívoro, es la Pygocentrus nattereri, anteriormente clasificada dentro del género Serrasalmus. Resultan especialmente atractivos los ejemplares juveniles pues presentan una vistosa librea plateada con motas negras. En esta fase su aleta anal y las pectorales son de color rojo.

Pygocentrus nattereri, Kner, 1858, piraña de vientre rojo
Pygocentrus nattereri, Kner, 1858, piraña de vientre rojo

Con la edad los puntos negros se desvanecen, se oscurece el cuerpo en general y el vientre va tomando la particularidad coloración rojiza.

Se trata de la especie más común que podemos encontrar en los comercios pero en realidad es poco viable en acuario, como el resto de especies, ya que requiere de instalaciones grandes ya que alcanza tallas de hasta 30 cm.

Pygocentrus cariba (Humboldt, 1821), piraña de oreja negra

Recibe el nombre de piraña de oreja negra por la mancha que presenta tras el opérculo. Su tamaño es algo menor, hasta los 24 cm. Su comportamiento y hábitos son similares a la anterior.

Serrasalmus rhombeus (Linnaeus, 1766), Piraña de ojo rojo

No es tan habitual en los comercios del ramo. Se caracteriza por el color blanquecino de su piel. Alcanza tamaños máximos de 25 cm. Los ejemplares juveniles también presentan los puntos negros sobre fondo plateado lo que puede confundirlos con la primera especie.

Colossoma macropomum (Cuvier, 1816), Cachama

Esta especie conocida también como piraña negra es una especie totalmente herbívora que no dispone de dientes afilados como el resto de especies. Alcanza tamaños bastante exagerados para el acuario doméstico, hasta los 40 cm en cautividad. En la naturaleza llega a tamaños muy superiores llegando a pesar hasta 40 kilos y el metro de longitud.

Pygocentrus cariba (Humboldt, 1821), piraña de oreja negra
Pygocentrus cariba (Humboldt, 1821), piraña de oreja negra

Comportamiento y alimentación en acuario de las pirañas Carnívoras

La alimentación de las pirañas carnívoras en el acuario no presenta problemas. Los ejemplares pequeños aceptan sin ningún problema todo tipo de alimento congelado incluyendo las papillas caseras a base de elementos proteícos.

Según van creciendo deberemos comenzar a ofrecer trozos de calamares, carne de pescados blancos e incluso pequeños peces congelados que venden en los comercios especializados. No debemos ofrecer alimentos de origen cárnico como los hígados u otros tipos de carne. Serán muy apreciados pero contaminarán en extremo el agua por lo que nos exigirá cambios de agua con mayor frecuencia.

Alimentaremos una sola vez al día siendo adecuado dejar un día a la semana sin alimentar. Conviene observar su alimentación ya que si la piraña pasa hambre lo normal es que acaben por comerse unas a las otras.

Existe un movimiento entre los aficionados que satisface su propio morbo que es ofrecer peces vivos, por lo general peces rojos, Carassius auratus. Esto en realidad no es necesario con la dieta que os he sugerido.

Por lo general es un pez asustadizo que se mantendrá en grupo, apretados unos contra otros. Sólo se mostrará agresivo en época de cría o cuando ataca en grupo a una presa débil.

La piraña no ataca la mano del cuidador del acuario durante sus labores de mantenimiento. Los únicos casos de mordedura es cuando se la alimenta directamente con la mano ya que ésta no distingue entre el alimento y los dedos. Conviene utilizar pinzas si queremos alimentar personalmente a nuestros peces.

No debemos olvidar en ningún caso que se trata de animales vivos y están dotados de dientes de sierra perfectamente afilados y retráctiles, debemos trabajar con ellos sin olvidar de que se trata de animales potencialmente peligrosos.

Serrasalmus rhombeus (Linnaeus, 1766), Piraña de ojo rojo
Serrasalmus rhombeus (Linnaeus, 1766), Piraña de ojo rojo

Nunca atacan si no tienen hambre por mucho que tratemos de pavonearnos ofreciendo peces vivos en presencia de visitas.

El acuario para el mantenimiento de pirañas

La instalación como es lógica debe ser específica para la especie. Requiere de una acuario de volumen no inferior a los 300-400 litros porque debemos mantener un cardumen.

Es importante que al elegir nuestros peces estos sean jóvenes y todos del mismo tamaño. Debemos revisarlos antes de adquirir el grupo, entorno a los 6 ejemplares, de que no les falte algún ojo o aleta. Es bastante habitual que se muerdan entre sí, sobre todo durante el traslado por el estrés.

A la hora de trasladarlas del comercio a nuestra casa siempre de forma individual y empleando un cubo o un tupper suficientemente grande. No emplearemos las típicas bolsas de transporte porque pueden morderlas y vaciarse el agua muy rápidamente.

Sustarato del acuario de gránulo medio-grande, preferiblemente oscuro para que no refleje la luz. Decoración a base de raíces y rocas. Podemos instalar plantas resistentes como Vallisneria gigantea, Sagitarias, Echinodorus horizontalis e incluso Anubias gigantea. Las plantas se pueden dejar con maceta o lastrarlas al fondo para evitar que floten ya que el sustrato no es el más adecuado para su enraizamiento.

Colossoma macropomum (Cuvier, 1816), Cachama
Colossoma macropomum (Cuvier, 1816), Cachama

Plantaremos los costados y fondo del acuario dejando la zona central libre para la natación.

Las plantas flotantes colaboran generando sombra que les dará tranquilidad a los peces.

El filtro debe ser sobredimensionado por el tamaño de los peces y su tipo de alimentación. Su caudal debe ser al menos el doble del volumen del acuario. Es conveniente también instalar un compresor de aire que dote al acuario de una cantidad extra de oxígeno.

Por la dieta y los restos que siempre van a quedar desperdigados es recomendable realizar cambios de agua semanales entorno al 15% del volumen. Este porcentaje lo modificaremos en función del número de peces y de su tamaño.

El calentador debe estar protegido por algún tipo de rejilla para que no puedan romperlo con algún movimiento brusco.

Si todo va bien y alcanzan la madurez sexual llegará el momento de la reproducción y aquí tendremos un problema grave ya que el macho dominante tras elegir a la hembra creará un territorio y no dejará que ningún otro ejemplar que se acerque.

Las peleas son bastante sangrientas y el ejemplar perdedor con heridas muy aparentes suele terminar devorado por el grupo. Este comportamiento se repite de forma permanente hasta que sólo queda la pareja por lo que no queda otra que separar a la pareja reproductora.

Vídeo: 2000 L Pygocentrus Nattereri
Autor: Maxleloup83

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir