La cría del pez ángel escalar, Pterophyllum scalare

Share on twitter
Comparte

inicio > Pez Ángel Escalar > La cría del Pterophyllum scalare

El Pterophyllum scalare (Schultze, 1823) o pez ángel escalar es una de las especies de Cíclido que cría al descubierto, siempre sobre sustrato abierto siendo ambos progenitores los encargados de cuidar la puesta.

Lo más habitual es que la puesta se realice sobre una superficie vertical, ya sea la hoja ancha de alguna planta, por ejemplo del género Echinodorus, madera, el cristal del acuario e incluso la pared del filtro interno. Es muy habitual por tanto para la cría del escalar emplear conos ya sea de plástico o de arcilla ya que resultan un excelente sustrato. Otra alternativa es el empleo de pizarras o incluso trozos de cristal apoyados sobre los laterales del acuario.

La pareja siempre limpia con la boca la superficie para la puesta independientemente de que no haga falta. Digamos que es un síntoma de que se va a producir la freza. Los peces ponen tanto interés en limpiar la superficie que pueden llegar a perforar la hoja de una planta si fuese este el sustrato elegido.

Antes de realizarse la puesta es objeto de ensayo por la pareja que realiza varias simulaciones. Las simulaciones finalizan cuando la hembra deposita una hilera de huevos al contacto de su papila genital con el sustrato elegido. El macho sigue a la hembra permanentemente fecundando inmediatamente los huevos.

Suelen colocar entre 10 y 20 huevos por cada pasada hasta completar un máximo de entre 200 y 300 huevos. Esta cantidad puede variar en función del tamaño y las condiciones de la hembra.

La cría del pez ángel escalar, Pterophyllum scalare

El acuario de cría el pez ángel escalar

Aunque el pez ángel escalar llega a desovar frecuentemente en el acuario comunitario no es lo deseable porque la mayoría de larvas son predadas por los compañeros de acuario y generamos un estrés innecesario a los progenitores que no pueden defender la puesta lo que puede generar que se coman sus propias larvas

Además los parámetrso físico-químicos del acuario comunitario no suelen ser los ideales para que se produzca la cría.

Las condiciones del agua en cuanto a pH y dureza no son limitadoras para que se produzca la puesta. Los escalares llegan a desovar en muy diferentes tipos de agua. Es importante que el agua no sea muy alcalina porque reduce la movilidad del esperma. Los procesos bioquímicos de la fecundación también se ven afectados para este tipo de condiciones. Si insistimos en criar escalares bajo estas condiciones tras el paso de varias generaciones lograremos poblaciones adaptadas a criar bajo estas circunstancias.

Lo más adecuado si vamos a tratar de que críe nuestra pareja y sacar la puesta adelante es trasladar a la pareja ya formada a un acuario dedicado (60x60x60 cm). Preferiblemente de agua blanda sobre lo 5º dGh y ligeramente ácida sobre los 6 de pH. La filtración con turba es adecuada para tratar de mantener las condiciones húmicas del agua.

Es importante que el acuario de cría sea estable en cuanto al pH por lo que puede ser necesario emplear un compresor de oxígeno que contrarreste el CO2 Y nos permita mantener el Ph. A la hora de trasladar la pareja pondremos especial interés en que la temperatura y el pH del acuario de cría sea lo más parecido al de origen.

La cría del pez ángel escalar, Pterophyllum scalare

Los escalares suelen realizar puestas periódicas en el acuario comunitario. Es importante por tanto que llevemos un control de éstas para poder adelantarnos una semana y trasladar a la pareja con el margen de tiempo necesario.

El acuario de cría no tiene por que estar decorado, será suficiente el sustrato de la puesta, cono o una Echinodorus de hoja grande. El sustrato es recomendable, fino en una capa no muy gruesa que contribuya a un asentamiento bacteriano óptimo.

Conviene aumentar un poco la temperatura previa al desove manteniéndola entre 27 y 28ºC incluyendo las horas nocturnas. Siempre lo más estable posible.

Es probable que en el acuario de cría la falta de enemigos potenciales ante los que defender la puesta genere algo de estrés en la pareja y puedan llegar a agredirse e incluso a devorar los huevos. Podemos evitarlo de forma sencilla colocando un acuario pegado al de cría con otros peces. Los escalares reaccionarán instintivamente y coordinarán la defensa olvidándose de agredirse entre ellos.

El cuidado de la puesta del pez ángel escalar

Desde el momento que termina la freza comienzan los cuidados paternales.

La eclosión se demora en función de la temperatura. Entre los 24 y 26ºC suele producirse tras 60 horas. Conviene dejar el acuario de cría con la luz indirecta de una ventana por la que entre la luz. Si se hace de esta forma los peces sincronizan su actividad de desove con el ciclo lunar.

Para los peces que protegen la puesta es importante la fase de luna llena ya que ilumina lo suficiente como para poder cuidarla sin estresarse. Si preferimos podemos colocar un led nocturno actínico.

La cría del pez ángel escalar, Pterophyllum scalare

Los huevos no fertilizados enseguida son eliminados para que no generen hongos que afecten al resto de la puesta.

Una vez eclosionan las larvas no pueden nadar. Necesitan ser liberadas del resto del cascarón por los padres. Las larvas presentan en la cabeza una superficie adhesiva que es empleada por éstos para sujetarlos y trasladarlos a otra zona.

Este comportamiento reproductor es totalmente diferente al que realizan en estado salvaje. El hábitat natural de pez ángel escalar esta desprovisto de vegetación. La reproducción se efectuará siempre en la época lluviosa y utilizan las ramas y hojas de las plantas desprendidas. A diferencia de otras especies no bajan a las crías al sustrato donde de los siluros podrían predar fácilmente sobre los pequeñas larvas.

Tanto durante la incubación como en la fase no nadadora el grupo de larvas es constantemente abanicado por las aletas de los padres. Se desconoce si es por un tema de aporte de oxígeno o si es para evitar la sedimentación.

Comienzo de la natación y alimentación de las larvas de pez ángel escalar

Las pequeñas larvas de escalar necesitan de 4 días para comenzar la fase de natación libre, momento en el que deben comenzar a ser alimentadas. El escalar como ocurre con el pez Disco o el Uaru amphiacanthoides segregan un mucus a través de la piel que es el primer nutriente que reciben los pequeños. Sin embargo este modelo de alimentación no no es suficiente.

En acuario lo más funcional es emplear nauplios de artemia recién eclosionados, por lo menos durante la primera semana. Es importante emplear artemia descapsulada para evitar que trozos de cascarón entren al acuario de cría.

La cría del pez ángel escalar, Pterophyllum scalare

El alimento en forma de escamas pulverizadas o polvo para alevines pueden ser empleadas a partir de la primera semana.

En esta etapa las larvas de pez ángel escalar no presentan la misma morfología que sus progenitores. En este momento su aspecto es el de un cíclido fusiliforme. Conservan todavía las glándulas adhesivas de la cabeza. En esta etapa la pareja traslada a las larvas debajo de una hoja al caer la luz.

Tras el paso de las semanas y el cuidado permanente de los padres los jóvenes scalare comienzan a transformarse y a parecerse a sus padres.

Su desarrollo es rápido siempre que se les alimente varias veces al día. Es importante por tanto realizar cambios de agua parciales muy frecuentes aprovechando para sifonar el fondo. Con los cambios de agua y el sifonado logramos controlar los compuestos nitrogenados y las sustancias químicas escretadas por los animales que inhiben el crecimiento.

En la naturaleza estas emisiones químicas tienen la función de controlar las poblaciones en épocas donde el alimento escasea o la proporción de alevines es muy alta.

El pez ángel escalar no llega a la madurez sexual por el tamaño sino por la edad. Para ello es importante que se desarrolle con normalidad no ralentizando su crecimiento por estas emisiones químicas. Es por ello que debemos poner toda nuestra aplicación en los cambios frecuentes de agua.

Problemas más habituales en la cría del pez ángel escalar

Entre los problemas que podemos encontrarnos en al cría de los escalares es que los progenitores proceden de la cría comercial. En este entorno los padres son apartados en cuanto realizan la puesta y por tanto los alevines no aprenden a cuidar su futura cría. En estos entornos comerciales todo el proceso se desarrolla de forma artificial.

La cría del pez ángel escalar, Pterophyllum scalare

En la cría comercial se prima el valor estético del animal frente a la validez nautral. En la naturaleza el linaje de escalares que no hayan aprendido a cuidar de la puesta está condenado a la desaparación.

Lo habitual cuando nos encontramos con este tipo de parejas no aprendidas es que acaben por comerse a las larvas ante el desconocimiento de que hacer con ellas. Por tanto lo adecuado es sacarlas del tanque y sustituir su abaniqueo. Estos es fácilmente realizable con un compresor de aire que haga las veces del abanicado con las aletas pectorales de los padres. Las larvas que no pueden tomar el mucus epitelial de los padres se desarrollarán de igual modo pero a una velocidad menor.

Obviamente no podemos saber a priori si nuestra futura pareja de pez ángel escalar sabrá cuidad la puesta. Con ejemplares salvajes es complicado formar la pareja puesto que sólo se pueden adquirir ejemplares adultos difíciles de emparejar. Si tenemos la fortuna de contar con una pareja que realice el cuidado de la puesta estos conocimientos serán aprendidos por los alevines.

Además de este problemea nos podemos encontrar con varias situaciones que también debemos tener en cuenta. En ocasiones la tasa de fecundidad es muy baja debido a las condiciones inadecuadas del agua. Otra veces es la propia pareja la que no está preparada por su juventud y acaba por devorar la puesta. El último de los casos de problemas sobrevenidos en la cría del escalares es la de los genes letales que se producen entre ejemplares criados que da como resultado individuos no adecuados para la cría como los escalares negros. En estas ocasiones los huevos mueren prematuramente siendo rápidamente eliminados por los padres. En realidad este comportamiento no es debido a la falta de carácter paternal si no a unas condiciones de cría inadecuadas.

Por último una recomenación. Los cambios de agua en el acuario de cría debemos de tratar de hacerlos con el agua que van a tener después a su disposición. Si es del grifo declorada comenzaremos con cambios de poco volumen pero mas numerosos a fin de que los jóvenes peces se vayan acostumbrando.

Vídeo: Breeding Angelfish: Angelfish “Pterophyllum scalare” Take Care Of Their 4 Days Young Larvea
Autor: DanOlsen

Vídeo: Pterophyllum scalare Rio Nanay – Angelfish Rio Nanay juveniles
Autor: ludek2678

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Share on twitter
Compartir