Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez

Share on twitter
Comparte

inicio > Peces tropicales de agua dulce > Cíclidos > Mikrogeophagus ramirezi

El M. ramirezi es uno de los Cíclido enanos sudaméricanos con más fama y más sencillo de encontrar en los comercios del ramo. Es originario del río Orinoco en Venezuela y el río Meta en Colombia. Denominado en 1948 tras su descubrimiento como Apistogramma Ramirezi (Myers & Harry, 1948).

Lo que más llama la atención de esta espectacular especie es la enorme cantidad de coloraciones que muestra en su cuerpo. La parte delantera del cuerpo es una mezcla de tonalidades amarillas y anaranjadas. Es muy notoria la presencia de múltiples puntos de color azul iridiscente llamando la atención una franja negra que se muestra en la mitad del cuerpo. Animales con estrés mostrarán varias rayas negras verticales.

Al igual que otros Cíclidos los ojos son de un intenso color rojo surcado de arriba a abajo por una raya negra. Las aletas también muestran los bordes en un rojo intenso. Resulta llamativo la coloración azul iridiscente de los labios y la franja que atraviesa su cabeza, en el mismo color, de las agallas a la boca.

Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez
Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez

Las primeras espinas de la aleta dorsal son negras, en ambos sexos, siendo la tercera por norma mucho más larga en los ejemplares machos que también tienen un tamaño mucho mayor. Está mayor longitud de la tercera espina es empleada como medio de comunicación ante otros ejemplares ya sea como amenaza o exhibición ante las hembras.

Las hembras además de ser más pequeñas muestran un cuerpo más redondeado luciendo una tonalidad rojiza en el abdomen, dicha tonalidad se ve incrementada cuanto más cercana se encuentre el momento de la puesta.

El tamaño de los machos adultos oscila entre los 7 y 8 cm, siendo el de las hembras de entre 5 y 6.

En la actualidad se pueden encontrar en el mercado ejemplares con origen la cría en cautividad que portan diferentes variaciones morfológicas como coloraciones y tamaño de las aletas modificados por la cría selectiva.

El acuario de mantenimiento y la alimentación del Mikrogeophagus ramirezi

Por normal general resulta un compañero adecuado para el acuario comunitario. Su zona de movimiento es la zona baja del acuario siempre ligado al sustrato. Como muchas especies de Cíclidos su carácter torna a territorial y agresivo durante la puesta o la reproducción. Establece territorios por lo que puede haber altercados con otros machos de la especie o con otros compañeros de acuario que deambulen por sus dominios.

En los enfrentamientos entre machos no se producen agresiones con la generación de daños. En un primer momento se miden los tamaños respectivos con las aletas totalmente desplegadas. Ante una igualdad reconocida se golpean con la cola y se muerden por los labios pero no se generan daños físicos.

Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez
Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez

A parte de esta agresividad territorial nos encontramos ante una especie nada tímida siempre que las condiciones del agua sean las adecuadas y el pez se encuentre en perfecto estado de salud.

Todos los ejemplares que podemos encontrar en el comercio proceden de la cría en cautividad. En origen las aguas que habitan son aguas lentas en remansos. Los fondos se encuentran cubiertos de material vegetal que con su descomposición acidifica el agua.

Se trata de una especie muy resistente que tolera temperaturas muy altas y condiciones muy extremas en relación con la acidez del agua.

Para mantener en buen estado a la especie deberíamos de mantenerlo en acuarios no inferiores a 60 litros. Acuarios de volumen superior son más recomendables porque no se verán acosados permanentemente por la lucha territorial con otras especies.

Acuarios plantados sería lo recomendable con piedras planas en la parte posterior si introducimos una pareja con intención de criar porque suele ser el sustrato perfecto para que lo hagan.

Aguas ligeramente ácidas o neutras, temperatura entre 24 y 30ºC, dureza entre 5 y 15 grados alemanes serían los parámetros adecuados.

Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez
Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez

El M. ramirezi es una especie muy sensible con el amonio y el amoniaco y no tolera los nitritos. Es proclive a padecer Exoftalmia la cual se provoca por lo general por unas condiciones del medio inadecuadas. Cambios de agua semanas y un eficaz sifonado del fondo son nuestros mejores recursos para mantener los compuestos nitrogenados a raya.

Los compañeros que elijamos deben ser pacíficos. Compañeros muy beligerantes provocarán que nuestros pequeños Cíclidos se estresen, se escondan y mueran al no poderse alimentar. Los Carácidos, cualquiera de sus variedades son especies perfectas ya que no compiten directamente por la franja de agua que habita el Cíclido. Especies de Nannostomus y Corydoras son también compañeros perfectos que le permitirán mostrarse seguro luciendo su mejor coloración.

En relación a la alimentación comentar que es una especie que acepta todo tipo de alimento. Es aconsejable mezclar los alimentos secos con alimentos congelados. Se les puede dar Artemia pero es mucho más interesante ofrecerles larva roja de mosquito y otros congelados más proteicos. Dar varías tomas al día preferentemente para no provocar exceso de desechos. De este modo también evitamos posibles problemas digestivos.

Existe un señal que debemos tener muy presente cuando nos decidamos a mantener a estas pequeñas joyas coloridas. En cuanto tocamos el agua para alimentarlos la tendencia es que se arrojen con voracidad sobre el alimento. Si el animal no sale a comer o lo hace al cabo de un rato con timidez es una señal de alarma sobre su estado de salud que deberemos tener muy en cuenta.

Reproducción en acuario del Mikrogeophagus ramirezi

La reproducción siempre es un paso más en la afición pero necesita tiempo y dedicación.

Su reproducción es totalmente viable en acuarios domésticos. La madurez sexual la alcanzan a los 6 meses. Para que se produzca es necesario una pareja adecuada, bien alimentada, que enseguida comenzará a buscar sitio para la puesta. Por norma en la parte trasera sobre el fondo de piedras pero pueden realizarlo en las esquinas de los cristales, en las hojas de las plantas o en el calentador.

Es muy común que lo realicen directamente sobre el sustrato, siempre en una zona poca expuesta. La pareja suele escavar un pequeño agujero. Una vez el hoyo es de su agrado la pareja realiza pasadas alternas restregando sus órganos sexuales por las paredes del agujero.

Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez
Mikrogeophagus ramirezi, cíclido enano de Ramirez

El tubo ovopositor es visible en la hembra un día antes de la puesta. Su color es rosado y tiene un tamaño de unos 2 cm. El tubo de la hembra es más grueso que el canal reproductor del macho. La hembra en las diferentes pasadas va dejando pequeñas cantidades de huevos en las paredes del agujero para ser después fecundados por el macho.

Las puestas son muy numerosas alcanzando hasta los 300 huevos.

Es el macho quien se encargará tras finalizar la puesta de cuidarla. Estos cuidados consisten en oxigenar la puesta a través de fuertes aleteos con las aletas pélvicas. También dedicará esfuerzos a retirar con la boca posibles desechos que aparezcan en el nido. La hembra releva en alguna ocasión a su pareja en el cuidado pero lo normal es que la realice el macho casi en su totalidad.

Cerca de las 48 horas se produce la eclosión de las larvas. Este punto depende de la temperatura del agua. Tras la eclosión las larvas son mudadas o otro agujero fabricado por la pareja. No es hasta el quinto día cuando podamos ver a los alevines nadar libremente. Es la etapa de máximo estrés para los progenitores que mostrarán su mayor coloración.

El momento de la natación libre es el indicado para comenzar a alimentar a los pequeños con nauplios de artemia recién eclosionados.

Si estamos interesados en sacar el mayor número de alevines adelante deberemos entonces de sacarlos del acuario para trasladarlos a uno dedicado para la cría. En el acuario comunitario la pareja será incapaz de cuidar a todos y muchos de ellos serán ingeridos por los compañeros de tanque.

Enlace relacionado: Introducción a los Cíclidos enanos Sudamericanos

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Share on twitter
Compartir