La pesca del pez disco salvaje

Share on twitter
Comparte

inicio > Peces tropicales de agua dulce > Cíclidos > Discos > La pesca del pez disco salvaje

Este artículo es un pequeño resumen de un interesante artículo firmado por Jorge de las Heras en la revista acuario práctico Num. 52 dedicado a la forma en la que se recolectan los Discos Salvajes. Algo que seguramente muchos aficionados desconocemos.

El artículo comienza de forma muy interesante admitiendo y respetando la posición de muchos aficionados a la acuariofilia que se decantan por mantener exclusivamente ejemplares procedentes de la cría en cautividad y nunca salvajes esgrimiendo un muy respetable interés conservacionista.

También resulta de interés y de mucha preocupación a la vez conocer que la verdadera amenaza para la Amazonia y las especies que pueblan sus ríos no es la pesca con objeto la comercialización ornamental sino que lo es la destrucción de su hábitat, cada vez más comprometido.

Resulta también muy curioso conocer que aunque hay zonas donde evidentemente se produce una sobre explotación piscícola la pesca con destino a la acuariofilia no es la causante de los problemas. Si se prohibiera la exportación de individuos del género Symphysodon con destino los acuarios se seguirían pescando para alimentación como se ha hecho siempre.

Resulta también curioso como cita el autor que aunque es tradicional el pez disco como alimento realmente su presencia no es mayoritaria en los comercios locales. El motivo es obvio, dejan más margen vivos que muertos. Además el pez disco no es un pez culinariamente atractivo ya que tiene demasiadas espinas.

La pesca del pez disco salvaje
La pesca del pez disco salvaje

El principal problema del Amazonas es la destrucción de su hábitat por la deforestación, el uso de químicos, la contaminación y los incendios provocados. Uno de los motivos para degradación y envenenamiento de las aguas del amazonas es el uso del mercurio para la recolección del oro.

Otras zonas biológicamente de mucho interés han sido devastadas por explotaciones petrolíferas. La construcción de Centrales eléctricas o la construcción de presas acabará con todas las especies, incluso aquellas que están protegidas. (el artículo en el que se basa este texto es del año 1996 por lo que todas estas barrabasadas ecológicas ya se han desarrollado)

En aquel año el Ministerio de Medio Ambiente Brasileño avisaba que en 60 años la mayoría de la jungla alrededor del Amazonas habrá desaparecido por la tala anual de cerca de 36 millones de hectáreas con objeto de dedicarlas a la agricultura y a la industria.

Por todo lo comentado Jorge de las Heras opina que la supervivencia de muchas especies piscícolas tiene su mirada puesta en la cría en cautividad como fin ornamental más que en los hábitat de origen.

La pesca del pez disco en el amazonas

La captura del Disco en origen se adapta a los medios disponibles, a las costumbres locales y a la fisionomía del terrero. Independientemente de las formas diferentes de pesca del disco salvaje todas ellas suponían unas difíciles formas de vida para los pescadores con jornadas agotadoras y no exentas de riesgo.

La pesca del pez disco salvaje
La pesca del pez disco salvaje

Para los morbosos la pirañas no representan una amenaza real para los pescadores, no así los caimanes y las rayas de agua dulce, potamotrygonidae, cuya picadura accidental cicatriza muy mal.

Entre las formas de captura que se empleaban para los peces Disco era la empleada en aguas abiertas donde se usaba una red de barrera o jábega. Esta red se coloca siempre alrededor de un árbol caído, hábitat preferido por el disco como pudimos leer en el artículo dedicado a su acuario tipo.

En ocasiones los árboles son derribados a posta. Esta técnica no era muy habitual porque eran muchos los que perdían estabilidad y caían en las épocas de inundaciones.

Una vez colocada la red un buceador se sumerge para comprobar el número de ejemplares atrapados y si compensa el trabajo de extraerlos. En los ríos de aguas claras esta comprobación es sencilla. En los ríos de aguas negras requiere que el buceador se acerque mucho a la red para realizar las comprobaciones. En los ríos de aguas blancas también es muy complejo las labores de observación.

Una vez determinado que la captura es merecedora del trabajo que supone la extracción comienza la meticulosa acción de liberar todos los trozos de ramas que hayan podido quedar atrapados en la red. De este modo se puede cerrar por debajo y alzarla. Esta labor dependiendo de las circunstancias puede llevar mucho tiempo.

La pesca del pez disco salvaje
La pesca del pez disco salvaje

La pesca con barrea podía generar la muerte de algunos ejemplares que quedaban atrapados en diferentes puntos de la red y se dañaban. A estas bajas hay que unir las que se generaban durante el traslado a los centros de exportación y de ahí al destino final.

Insisto llegado a este punto que esta información es del año 96 y la evolución de la forma de transporte y las condiciones han mejorado mucho. En aquel entonces los discos se almacenaban en grandes recintos de plástico cuya agua se cambiaba varias veces al día hasta llegar al puerto principal.

Era muy común si el trabajo de recolección se alarga por días crear un refugio cerrado con una red y estacas de amarre donde mantener a los discos siempre con el agua del río original.

En las épocas de crecida y mayor profundidad con abundancia de vegetación sumergida las redes de barrera no erán prácticas. Es entonces cuando se empleaban las redes de mano preferiblemente por la noche.

Para la localización de los peces Disco se emplean focos de poca potencia a bordo de canoas con de dos a cuatros pescadores que rastreaban las raíces ribereñas y las ramas caídas. Los motores de las embarcaciones se apagan en zona de captura para no asustar a los peces.

Con las redes de mano se atrapa un sólo ejemplar a la vez y no se dañan por accidente a otros. Los peces capturados de este modo llegaban en mejor estado que los capturados por la red de barrera.

La pesca del pez disco salvaje
La pesca del pez disco salvaje

Dependiendo de la zona de captura la técnica del empleo de red varía.

En Perú se solía apagar la luz nada más avistar al pez y la caza se realizaba a oscuras para no asustarle. En Brasil se empleaba una luz acuática que se sumergía. Esta lámpara podía ser sujetada con la boca mientras se rastreaba la ribera. Cuando se avistaba un ejemplar se sumerge la luz cerca de él con objeto de dejarle paralizado y poder capturarlo.

El manejo de estas lámparas eléctricas rudimentarias en contacto con el agua como podéis imaginar no estaban exentas de riesgos ya que estaban conectadas a una batería de coche situada en la barca.

Este modo de pesca en aquel entonces suponía que un buen pescador en una buena zona de captura atrapaba un disco cada 3 o 5 minutos.

Después se trasladaban en bandejas de plástico de gran tamaño o incluso en bidones metálicos cortados por la mitad de forma longitudinal.

Desde ahí los discos comienzan un largo viaje que les llevara hasta las instalaciones del exportador, la distribuidora, los mayoristas y por fin los acuarios del comercio.

Hoy en día supongo que los medios han cambiado pero en aquel entonces se producían muchas bajas porque se empaquetaban un excesivo número de ejemplares a fin de abaratar costos de envío.

En aquella época las distribuidoras estaban permanentemente enfrentados a los exportadores locales en la lucha por el envío de los animales en unas mejores condiciones.

Vídeo: Collect Wild Discus
Autor: Santarem Discus

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Share on twitter
Compartir

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Cesar Melgarejo Carrillo

    Muy interesante

    1. acuarioadmin

      Muchas gracias por leer. Un saludo.

  2. Cesar Melgarejo Carrillo

    Muy interesante buen video

Deja una respuesta