Pethia conchonius, barbo rosado

Share on twitter
Comparte

inicio > Peces tropicales de agua dulce > Ciprínidos > Pethia conchonius

El Pethia conchonius o barbo rosado es uno de los peces clásicos dentro de la afición. Fue descubierto por Hamilton en 1822 y es un habitual de los acuarios desde 1903.

La gran cantidad de especies de barbos (Ciprínidos, familia Ciprinidae) y su gran distribución ha provocado constantes revisiones por lo que los géneros se han ido dividiendo paulatinamente.

En el caso que nos ocupa ha pasado anteriormente por el gran género barbus, el Puntius y el Systomus.

No suele ser una especie valorada por el aficionado novel ya que los ejemplares presentes en los comercios suelen presentar una coloración poco vistosa. Tras su maduración y asentamiento en el acuario definitivo es cuando nos va a mostrar los mejores colores.

Morfología del Pethia conchonius

En la naturaleza alcanza tallas de entre 12 a 15 cm. En acuario no suele exceder los 10 cm. Su aspecto es rechoncho. Es sencillo distinguir los sexos porque el macho es más grandes, más esbelto con el dorso más elevado. También es más colorido.

Pethia conchonius, barbo rosado
Pethia conchonius, barbo rosado

Su color puede variar entre el verde oliva al bronce en el dorso y plateado en el vientre. En la época de celo y en otras ocasiones favorables sus flancos se adornan con un color rosado o rojo.

No conviene denominarlo por el nombre común de barbo rosado porque puede llevar a confusiones con otros Ciprínidos parecidos.

La señal inequívoca de la especie es la mancha negra más o menos visible, con ribete amarillento, justo por encima del nacimiento del pedúnculo caudal. Las aletas son rosadas. La aleta dorsal y anal pueden presentarse teñidas de negro. La coloración de la hembra es más modesta presentando las aletas sin coloración con los flancos coloreados en verde y plata.

Al tratarse de una especie veterana en la afición su cría comercial ha logrado ejemplares con colas de velo desarrolladas a partir de cruces y selecciones. Esta variedad apareció en la década de los 60. Existe una segunda variedad muy llamativa en tonalidades doradas pero es mucho más sensible en especial a las temperaturas bajas. Su origen se encuentra en la cría comercial en las antiguas Checoslovaquia y Alemania del Este.

Además de estas variedades siguen apareciendo nuevas tipologias como la variante de cola de velo pero con coloración dorada únicamente en la parte dorsal. En esta variedad creada a partir de 1975 los machos lucen tonalidades rojo intensas en los flancos mientras que las hembras lucen tonalidades blanquecinas rojizas con reflejos plateados.

Originario del norte de la India, en Bengala y Assam. Habitra en aguas estancadas de charchas y pequeños lagos o en arroyos y ríos de corrientes lentas. Donde se de una fuerte presencia de vegetación incluida la flotante que genere numerosas sombras.

Pethia conchonius, barbo rosado
Pethia conchonius, barbo rosado

Mantenimiento en acuario del Pethia conchonius

Es una especie muy activa que requiere espacios libres para nadar. Es gregaria. Un acuario sobre los 100 litros para mantener 6 ejemplares. Son muy activos y debido a sus persecuciones pueden llegar a alterar a otras especies más tímidas sobre todo si el cardumen de barbos no es muy numeroso.

Es imprescindible seleccionar las necesarias plantas con carácter robusto porque los barbos no dudarán en alimentarse de los brotes tiernos. Las especies más indicadas de plantas acuáticas serían Sagitarias, Vallisnerias o Musgo de Java. Para planta flotante de superficie el Ceratophyllum.

Un acuario bien plantado es clave para que los animales pierdan la timidez que nos mostrarán sobre todo cuando se encuentran recién llegados.

Toleran prácticamente todos los tipos de agua. Si podemos ajustar los parámetros es conveniente llevarlos hacia un agua moderadamente dura que no sobrepase los 7º de Gh con un pH ligeramente ácido entorno a los 6,5. Es muy importante el nivel de oxígeno disuelto. Para ello debemos crear la suficiente turbulencia con la salida del filtro o añadir un compresor de aire. El retorno del filtro debería rondar los dos volúmenes de acuario a la hora.

El conchinus se adapta a temperaturas cercanas a las de los peces de agua fría tolerando incluso los 15ºC. No obstante su temperatura ideal debe rondar los 24ºC. Está comprobado que puede vivir sin calentadores en habitaciones que no bajen de la temperatura indicada siendo óptimo para su salud las fluctuaciones de temperatura entre temporadas de entre los 17 y 27ºC.

Pethia conchonius, barbo rosado
Pethia conchonius, barbo rosado

Otro factor recomendable para mantener de la mejor forma posible a la especie son los cambios de agua frecuentes para el control de residuos nitrogenados.

Por su carácter, en muchas ocasiones atosigante con el resto de peces del acuario, debemos elegir muy bien los compañeros: Otras especies de barbos como el Dawkinsia arulius, Pethia gelius, Pethia padamya, Puntius tetrazona así como Barbodes semifaciolatus o especies de Danios y Devarios. Podemos asociarlos con peces resistentes y de carácter como algún Gourami como Trichopodus trichopterus o Trichogaster leeri. Especies de Cobítidos como Botia macracantha. Son compatibles con especies de fondo como las Corydoras… por ejemplo la Corydora paleatus.

Se trata de una especie muy resistente que no suele padecer patologías. Como otras especies de barbos en ocasiones se frotan contra la decoración lo que no es síntoma de enfermedad parasitaria.

En la naturaleza es mayoritariamente omnívoro alimentándose de pequeños crustáceos. Completa la dieta con algas y brotes blandos y jóvenes de hojas de algunas plantas. Son peces muy voraces que se abalanzan contra todo lo que se mueva ya sea congelado o seco. En acuario debemos complementar el pienso de calidad siempre con aportes vegetales lo que inhibe en parte su interés por las hojas de las plantas. Los alimentos secos deben ser parte de la alimentación pero no la única.

Reproducción en acuario del Pethia conchonius

El Pethia conchonius se reproduce de forma relativamente sencilla en acuario. Con alimento congelado y vivo pueden empezar a desovar con 8 meses de edad. Es imprescindible retirar a los progenitores y otros compañeros de la especie cuando se produce la puesta porque de lo contrario se la comerán.

Pethia conchonius, barbo rosado
Pethia conchonius, barbo rosado

Para su reproducción es ventajoso llevar los parámetros a 25ºC, Gh entre 2 y 5º, kH inferior a 2. En el acuario dedicado para la cría se puede instalar un sustrato de arena fina de cuarzo o turba. El Musgo de Java sirve como sustrato perfecto para la puesta. Filtro interior, de fondo o esponja, no es necesario el compresor de aire.. con sustrato incluir algún detrívoro como los caracoles planorbis que no atacarán la puesta. Sin sustrato se podrá sifonar sin problema.

Podemos detectar el momento del desove porque la hembra presenta el vientre hinchado de huevos y el macho comienza el cortejo nadado extendiendo las aletas y mostrando sus colores más brillantes sobre todo en aletas y flancos que se tornan rojo brillante.

La puesta se realiza con un movimiento en el que el macho envuelve a la hembra. Tras algunos simulacros comienza la puesta en pequeños racimos de huevos traslúcidos no mayores al mm de diámetro. Una vez fecundados más densos que el agua caen al fondo. Pueden llegar a realizar puestas de entre 200 y 400 huevos.

Los huevos eclosionan entre 32 y 36 horas más tarde a una temperatura de 26ºC. Las larvas eclosionadas rondan un tamaño entre los 2 y 3 mm. Tras eclosionar quedan adheridas a las hojas de las plantas y a los cristales del acuario. Dos días más tarde con el saco vitelino consumido comienza la fase de natación libre en la que buscan cualquier alimento que llevarse a la boca.

Los primeros alimentos que se ofrecen por lo general son Rotíferos y nauplios de ciclopes. Una semana más tarde ya aceptan Nauplios de artemia. Dependiendo del tamaño se les puede ofrecer carne de mejillon y gamba triturados así como Daphnia y larva de mosquito.

Esperanza de vida entorno a los 3 años

Vídeo: Barbus conchonius
Autor: Александр Жуков

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta