Cría y mantenimiento barbo Odessa, Pethia padamya

Share on twitter
Comparte

inicio > Peces tropicales de agua dulce > Ciprínidos > Pethia padamya

El origen de este pequeño Ciprínido es bastante confuso hasta el punto de no poderse afirmar si es una verdadera especie o es el resultado de la mezcla de otros barbos. Recibe el nombre de barbo Odessa porque fue comercializado por primera vez en 1971 en el puerto de Odessa en el mar negro. Habían llegado al puerto, por acción de unos marineros, desde el norte de Vietnam.

Su llegada fue todo un éxito y comenzó a reproducirse de la mano de acuariofilos y a extenderse por toda Europa. Su majestuosa coloración metálica, su buen carácter apto para el acuario comunitario y la facilidad de cría justifican está rápida distribución en el sector.

barbo Odessa, Pethia padamya
barbo Odessa, Pethia padamya

Posible procedencia del Barbo odessa, Pethia padamya (Kullander & Britz, 2008)

En teoría este colorido barbo procede de la mezcla de otras dos especies. Sin embargo no está claro que dos especies son la responsables. Se podría ampliar estas especies realmente a cuatro:

Pethia conchonius (Hamilton, 1822) barbo rosado

Es una de las especies de barbos más populares en los acuarios domésticos. Su cría se produce a nivel industrial. Se valora la especie como posible responsable del cruce por la tonalidad rojiza de los machos. Alcanza hasta los 12 cm de longitud.

Pethia cumingii (Günther, 1868) barbo de Cuming

Especie no tan popular a pesar del buen carácter, facilidad de mantenimiento y sencillez de la cría. Entra como posible especie de cruce por la coloración de las aletas. Hasta los 5 cm de longitud

Pethia stoliczkana (Day, 1871) barbo de Stolick

Probablemente una subespecie del Pethia ticto muy valorada por los criadores, dotado de una gran coloración en tonalidades rojas y negras. Hasta los 5 cm de longitud.

Pethia ticto (Hamilton, 1822), barbo ticto

Con gran similitud con el barbo Stolick lo que lleva permanentemente a la confusión. Estas dos especies son muy parecidas al barbo Odessa. Muchos autores incluso les dan el mismo nombre al barbo Odessa y al Pethia ticto. Hasta los 12,5 cm de longitud.

El barbo Odessa alcanza tallas máximas de 6 cm. Hasta la madurez sexual todos los ejemplares lucen una pálida coloración dando la sensación de ser todas hembras.

barbo Odessa, Pethia padamya
barbo Odessa, Pethia padamya

Mantenimiento y reproducción en acuario del barbo Odessa

El barbo Odessa como hemos comentado se adapta con facilidad a diferentes calidades de agua, prefiriendo preferentemente aguas neutras o ligeramente alcalinas, pH entre 7 y 7,2. Dureza media entre 6 y 12º gH. Temperatura entre los 24 y 27ºC. Estas especies de barbo también se pueden mantener en aguas algo más frescas de hasta 20ºC.

Resulta muy sencillo distinguir el macho de la hembra. El macho presenta una bonita coloración roja brillante en forma de una banda ancha que recorre su cuerpo desde el ojo a la cola. La hembra carece de esta llamativa franja y presenta una tonalidad en general más pálida. Los machos también muestran en sus aletas con excepción de la caudal unas líneas y un ribete negros. Estas diferencias son fácilmente reconocibles en ejemplares adultos, madurez que alcanzan entre los 5 y 6 meses.

El momento de la puesta es detectable por un abultamiento en la zona ventral de la hembra. Lo normal es que sean varías las hembras las muestren este abultamiento porque suelen realizar las puestas en grupo incitándose unas a las otras. La selección del macho se realiza eligiendo aquel ejemplar de tonalidad más intensa. Son capaces de realizar puestas de entre doscientos y trescientos huevos.

barbo Odessa, Pethia padamya
barbo Odessa, Pethia padamya

Será más que suficiente un acuario de 60 litros donde colocaremos una mopa de nylon tanto en el fondo lastrado con un poco de plomo y flotante asida a un poco de corcho para que flote. Se puede emplear también plantas naturales como el musgo de java bajo el que coloremos una rejilla de plástico no tóxica.

Los ejemplares elegidos serán trasladados al acuario de cría, conviene que éste esté funcionando unos días antes para envejecer un poco el agua, algo que prefieren.

El barbo Odessa esparce los huevos dejándolos adheridos a la decoración. El macho que en la puesta mostrará una coloración espectacular perseguirá a las hembras dándoles pequeños toques en el vientre. Las hembras procederán a esparcer los huevos que son inmediatamente fecundados por el macho.

La freza viene a tardar en torno a la hora. Una vez finalice debemos retirar a los progenitores para que no se coman los huevos. El momento lo podemos determinar por la visible disminución del abultamiento ventral de la hembra y la tendencia de esta a esconderse del macho, cosa que no ocurría con anterioridad. Conviene también retirarlos porque el macho continuará acosando a la hembra lo que le generará estrés.

Tras sacar a los progenitores taparemos el acuario para que no reciba la luz ya que los huevos son tan sensibles como los de los tetras.

barbo Odessa, Pethia padamya
barbo Odessa, Pethia padamya

Con una temperatura de 25ºC la eclosión de las larvas se producirá al cabo de 36 horas. Una vez eclosionadas las larvas retiraremos los utensilios empleados para la fijación de los huevos como las mopas e instalaremos una leve filtración a base de un filtro de esponja.

Hasta no consumir por entero el saco vitelino y nadar libremente por el acuario no deberemos alimentarlos. Comenzaremos con infusorios para después de la primera semana ofrecerles nauplios de artemia recién eclosionada.

Debemos cuidar la calidad del agua ya que los barbos son sensibles a la enfermedad del terciopelo que afectará si no somos meticulosos en este aspecto.

Tras cinco semanas ya aceptarán todo tipo de alimento incluyendo la comida en escamas. Alcanzado la talla de 1 o 2 cm ya se pueden cambiar a un acuario más grande que acelerará su desarrollo.

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Share on twitter
Compartir