Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

Share on twitter
Comparte

inicio > Peces acuario agua dulce > Agresividad intraespecífica

La compatibilidad intraespecífica de los peces es el comportamiento y tolerancia de estos hacía ejemplares de su misma especie con los que comparte hábitat.

La compatibilidad interespecífica sería la tolerancia hacia ejemplares de otras especies.

Todas las especies por pura genética presentan algún grado de rivalidad o de agresividad entre individuos de la misma especie.

Un ejemplo que a veces no resulta apreciable a simple vista son los cardúmenes muy numerosos de individuos. A priori la convivencia es pacífica. Sin embargo existe una presión constante por mantener la jerarquía y posición en el cardumen.

Esto se ve muy claro en aquellos ejemplares que ocupan las zonas exteriores del grupo, zona mucho más propensa a sufrir ataques de los depredadores.

La agresividad en realidad tiene que ver con la competencia por un recurso limitado como puedes ser el alimento, la formación de un territorio o la reproducción.

El grado al que puede llegar puede verse incrementado por factores ajenos como la superpoblación, la escasez de alimentos, la falta de espacio, la falta de refugios suficientes o la falta de hembras para la reproducción.

Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie
Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

Estas razones son las que provocan que especies con una agresividad intraespecífica moderada puedan presentar una convivencia totalmente imposible en un acuario.

Los conflictos de convivencia dependiendo de la especie se resuelven de una forma u otra, a veces muy sorprendentes.

Comportamientos agresivos de los peces

El Helostoma temminckii o Gourami besucón aunque presentan un alto grado de convivencia intraespecífica los machos se retan constantemente mostrando su fuerza física a través de un beso que se dan con el rival. Con este beso miden sus fuerzas sin tener que llegar a la agresión

En otras muchas ocasiones los combates no se realizan de forma física sino que se trata de exhibiciones de tamaño desplegando las aletas y tomando poses amenazantes. El ejemplar menos dotado abandona la disputa sin entrar en más conflicto.

Esto en la naturaleza estaría resuelto, en el acuario por falta de espacio la presión constante hacía el ejemplar más débil puede generar en enfermedad y después en su muerte.

Este ejemplo de rivalidad intraespecífica serían muchas de las especies de cíclidos enanos sudamericanos.

Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie
Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

Otras especies plantean esta incompatibilidad intraespecífica con combates donde se produce la agresión física. En la naturaleza las consecuencias de estas peleas no suele provocar graves daños porque el pez más débil tiene la posibilidad de alejarse o buscar un refugio.

Este bajo grado de lesiones no se produce en un acuario donde las consecuencias suelen ser más serias.

En acuario resulta trascendental ofrecer un decorado en el que todos los ejemplares cuenten con un refugio apropiado. Es el caso de mantenimiento de muchas especies de Cícidos, por ejemplo los habitantes de los grandes lagos africanos, Malawi y Tanganika o las especies marinas de arrecife.

Entre las especies marinas que plantean esta problemática podríamos citar a las damiselas marinas de la familia Pomacentridae.

La competencia por la posición jerárquica también afecta a especies que viven en grupo y que están permanentemente batallando entre sí. Es el caso del Puntius tetrazona. En este caso el conflicto siempre es consecuencia de determinar quien es el ejemplar dominante que será quien se alimente primero o escoja pareja para reproducirse.

Estas peleas también ocurren en peces aparentemente más pacíficos como Danios, Tetras o Mollys. Por lo general no tienen ninguna consecuencia aunque en ocasiones puede surgir un ejemplar más agresivo y si puede causar algun daño.

Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie
Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

Estos enfrentamientos jerárquicos en grupos se suelen resolver manteniendo un nutrido grupo de individuos. De esta forma la agresividad del dominante se diluye entre el gran número de ejemplares y evitamos que uno sólo se vea afectado por esta conducta.

Especies que se comportan de este modo serían por ejemplo el pez lápiz rayado Anostomus anostomus, el cirujano amarillo Zebrasoma flavescens o el Apogón dálmata Pterapogon kauderni.

Su convivencia intraespecífica se resuelve también manteniendo un grupo más amplio de individuos, 8 o 10 ejemplares. De esta manera los enfrentamientos bajan de nivel. En grupos menores la situación cambia y su convivencia puede tornarse imposible.

Agresividad de los peces por sexo

Suelen ser los machos por lo general los ejemplares más agresivos con los miembros de su misma especie por motivos de territorio, jerarquía y reproducción.

Hay casos diferentes como por ejemplo el pez Disco Symphysodon discus donde en los conflictos jerárquicos no siempre sale vencedor el ejemplar macho.

En especies de Cíclidos enanos por ejemplo con el Nannacara anomala las hembras se tornan muy agresivas tras realizar la puesta.

Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie
Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

El ejemplo más claro de macho agresivo es el Betta splendens, pez combatiente del Siam, las hembras conviven sin problemas siendo imposible mantener dos machos juntos ya que el conflicto acabará con la muerte de uno de ellos.

Dependiendo de la especie de Betta la violencia de los combates es mayor o menor. Por ejemplo el Betta smaragdina presenta un agresividad similar al Splendens mientra que el Betta imbellis o Betta pacífico rara vez acaban las peleas con consecuencias tan graves para el ejemplar perdedor.

Algo similar ocurre entre ejemplares del pez paraíso Macropodus opercularis. cuyos machos pelean con tanta intensidad como los Betta mientras que si es viable mantener hembras y especímenes juveniles juntos.

Por tanto en todas especies lo recomendable para la pacífica convivencia es el mantenimiento de varias hembras con un sólo macho. Lo podemos aplicar a los Cíclidos enanos sudamericanos y a los killis (Ciprinodóntidos) por ejemplo.

Entre juveniles lo más habitual es que los problemas de compatibilidad intraespecífica se vayan incrementando según la maduración sexual del ejemplar.

Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie
Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

Es muy habitual que ejemplares jóvenes se puedan mantener grupos hasta el momento de la madurez. Es el ejemplo del pez cuchillo africano Xenomystus nigri cuyos individuos juveniles se toleran a la perfección siendo imposible mantenerlos juntos de adultos.

Hay algún caso a la contra como por ejemplo los juveniles de Gourami gigante Osphronemus goramy donde los peces jóvenes incluso son más pendencieros que los adultos.

Este ejemplo de juveniles con alta agresividad intraespecífica es el caso de los peces cirujano marinos familia Acanthuridae. Donde muchas especies presentan altos niveles de agresividad cuando son jóvenes para moderarse y formar parejas o incluso cardúmenes cuando son adultos.

En el acuario esta conducta no se produce y resulta por tanto complicado mantener más de un ejemplar de especies de las familias Acanthuridae, blenios (blenniidae), peces halcón Familia Cirrhitidae, Lábridos, familia Labridae , Familia Pomacanthidae, Peces Ángel, Familia Chaetodontidae, peces Mariposa, algunas especies de peces payaso Pomacentrídos, familia pomacentridae con el Premnas biaculeatus por ejemplo o los peces mandarín Familia Callionymidae, Dragoncillos

Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie
Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

Agresividad de los peces en relación al tamaño

Cuando se mantienen especies con una alta tasa de conflictividad intraespecífica los daños del ejemplar más grande hacia el más pequeño se incrementan. Es el caso por ejemplo del Cíclido convicto Amatitlania nigrofasciata.

En ocasiones la agresividad sólo se muestra cuando existe diferencia de tamaño entre los ejemplares como es el caso del pez arquero Toxotes jaculator.

Con especies de menor agresividad la diferencia de tamaño soluciona el problema ya que el ejemplar con menor desarrollo desiste del enfrentamiento y este no se produce, siempre que tenga su propio espacio en el acuario.

En algunas especies con tendencias caníbales, es decir con tendencia a devorar a miembros de su misma especie, la agresividad termina con la muerte y canibalización del ejemplar más débil. Es el caso de algunas especies de piraña.

Este comportamiento también se puede observar en peces Oscar Astronotus ocellatus.

Para reducir las posibilidades de canibalización la técnica es tener permanentemente saciado a los ejemplares. Esto requiere de un estudiado y eficaz sistema de filtrado ya que lo pondremos al límite.

Los aficionados con cierta experiencia ya lo conocen pero algún aficionado recién llegado igual no conoce que el tan conocido Guppy también presenta esta tendencia caníbal predando sobre sus propias crías tras el parto.

Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie
Compatibilidad intraespecífica entre peces de la misma especie

Un factor determinante para reducir la agresividad entre individuos de la misma especie es conocer sus requerimientos de territorio. De esta forma podemos prever el espacio necesario sin forzar a los ejemplares a estar combatiendo permanentemente.

Por lo general en acuarios voluminosos con la decoración adecuada se consiguen buenos niveles de convivencia entre ejemplares a priori agresivos introduciendo un buen número de ejemplares jóvenes a la vez.

Esto permite un desarrollo paulatino del individuo fijando su territorio y no entrando en conflicto con los demás. Es el acaso por ejemplo de las hadas reales Gramma loreto o grammas de gorro negro Gramma melacara. Estas especies presentan una alta incompatibilidad pero en este tipo de acuario y mantenidas de esta forma se adaptan muy bien.

Aquellos peces de menor talla nos lo ponen más fácil porque sus territorios son también más pequeños y se adaptan mejor al acuario.

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua dulce

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta