Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki

Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki
Share on twitter
Comparte

inicio > Peces agua fría > Escama de perla y Hamanishiki

Los denominados Perlados son una raza o variedad de los populares Goldfish (Carassius auratus, Carpas doradas). Se trata de dos variedades fijadas genéticamente y perfectamente definidas.

Por un lado encontramos al clásico Escama de perla o también denominado Escamas perladas y por otro el perlado coronado o con corona cuyo nombre popular japones es Hamanishiki.

Estas dos variedades de Carasio son de origen chino, incluyendo las variedades menos comunes como el telescopio negro perlado. Una vez creadas saltan a Japón donde siguen su propio desarrollo. Se calcula que el origen de estos peces data de las primeras décadas del siglo XX.

En la actualidad resulta sencillo tener acceso a estas variedades presentes en cualquier lista de mayorista o distribuidor.

Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki
Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki

Descripción del Escamas perladas y del Hamanishiki

El Escamas perladas es un Carasio de cuerpo corto y globuloso con el dorso arqueado y de aletas cortas. Todos ellos tienen origen en el antiguo pez rojo común y por tanto podemos encontrar ejemplares más próximos morfológicamente a los orígenes.

Podemos encontrar escamas perladas con el cuerpo más largo u ovalado y con las aletas más desarrolladas. Sin embargo el clásico es el de cuerpo corto de aletas pequeñas, torpe en la natación, que debe emplear para moverse el cuerpo y la cabeza.

Debido a los cruces es común aunque esporádico encontrarse un gran número de variedades de escama de perlas incluso en Orandas.

La talla máxima del escama de perla es de 20 cm. Es común que sus ojos sean completamente negros sin que sea distinguible la pupila. Su aleta caudal es doble o gemela, siendo también doble la anal, dos pectorales medias y dos ventrales y una dorsal media. Los ejemplares más valorados son los que presentan cierta armonía en cuanto a tamaño y disposición de las aletas.

Presentan multitud de libreas cromáticas: rojos, naranja uniforme, blancos y rojos, calicos, rosados e incluso amarillos con aletas marrones. También lo hay en negro aunque es difícil de encontrar siendo el color original, el nacarado, a día de hoy casi imposible de localizar.

Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki
Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki

Los Escamas de perlas reciben su sobrenombre por su particular recubrimiento escamoso. Sus escamas son diferentes al del resto de Goldfish, siendo duras y sobresalientes del cuerpo de forma semiesférica o convexa. La variedad original presentaba una coloración nacarada que asemejaba a una perla cortada por la mitad. Si una de estas escamas se desprende es reemplazada por una escama normal no perlada.

En estas variedades no todos los ejemplares presentan el mismo tamaño y distribución de las escamas siendo por tanto el ideal aquel ejemplar con todas las escamas perladas del mayor tamaño posible. Los ejemplares de mayor calidad presentan también escamas perladas en la parte superior del cuerpo.

La segunda variedad del Goldfish perlado el Hamanishiki

El Hamanishiki se distingue del Escamas de perla por presentar además un desarrollo craneal. Su distribución de escamas es exactamente igual pero presenta en la cabeza un crecimiento carnoso dividido en dos partes.

Algunos autores citan esta variación realmente como un Oranda con escama de perla. Sin embargo el tejido de este desarrollo craneal es similar al tejido de los sacos oculares de las variedades de Goldfish ojo de burbuja y no con las excrecencias carnosas que presentan los Orandas.

Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki
Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki

La distribución de aletas y escamas son iguales al perlado normal teniendo muchas dificultades también para nadar los ejemplares con la corona muy desarrollada y las aletas muy cortas.

Su patrón de coloración más común es el rojo uniforme, seguido del blanco y rojo y el naranja. La menos frecuente de localizar es la coloración Calico.

Es probable de encontrar en los comercios especializados pero de forma mucho menos habitual que el Escamas de perla.

Necesidades y mentenimiento en acuario de los Escamas de perla

Con estas variedades la calidad del agua a mantener debe ser la más alta que podamos ofrecer. Son muy sensibles a las infecciones bacterianas que pueden producirse mantenidos en condiciones inadecuadas. Precisamente estas infecciones suelen atacar al peculiar recubrimiento escamoso.

Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki
Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki

Deberemos contar con un sistema de filtro eficaz pero que genere la menor cantidad de turbulencias posibles debido a la poca agilidad en la natación de estas variedades.

Se deben instalar exclusivamente en acuarios interiores y no en estanque ya que necesitan de cierta temperatura. Entre los 22 y 24ºC.

Requieren de altas concentraciones de oxigeno disuelto lo que no siempre es sencillo de lograr con estas temperaturas tan altas para un Goldfish, sobre todo en los meses de verano.

No debemos superpoblar el acuario y extremaremos la atención de que no haya en el acuario restos de alimentos no consumidos, hojas muertas ni demás sustratos orgánicos sobre los que se asiente una importante colonia bacteriana y reste oxígeno a los peces.

Para saber la cantidad de peces a mantener podemos emplear la regla de 50 litros para cada ejemplar de 10 cm.

Resultan imprescindibles los cambios de agua cuya periodicidad y proporción debemos fijar en función de las necesidades de nuestra población. El porcentaje de agua a cambiar puede llegar a ser de hasta un 40% cada dos semanas.

Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki
Carasios perlados, Escama de perla y Hamanishiki

Los parámetros del agua deben aproximarse a un pH neutro, una dureza de carbonatos entre 7 y 13º dKh, dureza total dGh entre 7 y 15º. El pH no debe bajar de 6,8 por lo que deberemos aditar carbonatos o colocar sustratos de grava de coral lo que mantendrá el efecto tampón sobre el pH. Amoniaco y nitritos 0, nitratos máximo 20 mg/litro.

Debido a la propensión a perder escamas no debemos colocar objetos decorativos con puntas. Es adecuado la instalación de plantas naturales por ejemplo del género Crinum o Elodeas. Es importante contar con la temperatura a la hora de elegir nuestras plantas. La decoración debe estar dispuesta de tal modo que deje mucho espacio libre para la natación de los peces.

La alimentación debería estar basada preferentemente en alimento vivo o congelada (artemia, larva roja, krill). El empleo de alimento desecado debería ser esporádico siendo el más adecuado el alimento granulado especial para estas variedades.

Las escamas en peces de cuerpo tan corto pueden generar problemas en la vejiga natatoria como consecuencia del acortamiento de su cavidad corporal.

Es más recomendable montar un acuario específico pero pueden convivir como moros negros y otras variedades como Goldfish telescopio, colas de abanico, Ryukines de talla similar y ojos de burbuja preferiblemente de mayor tamaño.

Leer más artículos sobre peces de acuario de agua fría

Los derechos de autor de todas las fotografías pertenecen a sus dueños originales. Se publican indicando el autor con intenciones divulgativas. Si algún autor siente dañados sus derechos de autor que se ponga en contacto con nosotros para proceder a retirar la imagen.

La Guía del acuario es un proyecto, personal, divulgativo sin ánimo de lucro. Todos los ingresos publicitarios de lograrse van destinados a costear los gastos de la publicación.

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta