Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales

Share on twitter
Comparte

inicio > Artículos sobre Plantas Agua Dulce > Formas de propagación

A la hora de determinar al cantidad de abono que debemos aportar a nuestro acuario debemos tener claro que esto no es sencillo de determinar. El motivo es que depende de la cantidad de nutrientes que nuestras plantas son capaces de utilizar

Como hemos visto el desarrollo de las planas acuáticas viene supeditado al tipo y calidad de la iluminación, el CO2 disponible y a los nutrientes presentes.

Cuando alguno de los tres elementos no está disponible en la medida necesaria las plantas no pueden utilizar el resto y por tanto quedan en exceso lo que es utilizado por las algas, competidoras mucho menos exigentes, para desarrollarse.

Por tanto la clave para el éxito en el mantenimiento de una acuario plantado es el equilibrio entre las tres fuentes de energía.

A la hora de abonar plantas acuáticas, en acuariofilia, se distingue entre dos tipos principales de acuarios plantados, dentro de los cuales puede haber una gran serie de subtipos.

El primer tipo de acuarios plantados son aquellos en el que el número de plantas es muy grande y el número de peces muy pequeño o no existen.

Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales
Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales

Podríamos hacernos una idea del tipo de acuario holandés por ejemplo. En este tipo de acuario la iluminación suele ser intensa, se abona con CO2 y se aportan nutrientes en función de los resultados obtenidos en el desarrollo de las plantas.

El segundo tipo es donde predomina y se valora más al pez que a las plantas. En este tipo de acuario la iluminación no suele ser tan intensa, no se abona CO2 y por tanto el abono de nutrientes queda como algo anecdótico.

En el acuario con densidad de peces normalmente con aportar potasio y elementos traza quedan cubierto las necesidades de las plantas. En los acuarios sin aporte de nutrientes biológicos procedentes de la fauna se suele aditar nitrato y fosfato puesto que la carga biológica no aporta lo suficiente.

En el caso de los acuarios con carga biológica suficiente nunca se aporta nitrógeno ni fósforo porque hay en demasiada y debemos corregirlos con cambios de agua.

Para poder controlar las deficiencias en el desarrollo de nuestras plantas no nos queda otro remido que emplear nuestra capacidad de observación ya que no disponemos de test para medir todos los nutrientes presentes en el agua.

Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales
Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales

Lo que si se debe realizar es aditar las aportaciones de nutrientes comerciales siguiendo las instrucciones del fabricante en cuanto a dosificación y periodicidad. Después transcurrido un tiempo más o menos prudencial serán las propias plantas y el estado general del acuario las que nos indiquen si vamos en demasía o en escasez.

Es una recomendación importante tener siempre presente el sustrato del que hemos partido cuando montamos el acuario, si colocamos sustrato nutricional bajo el sustrato inerte superior, ya que este irá liberando nutrientes de forma muy pausada pero permanente en el tiempo.

En los acuarios con baja densidad de peces si debemos testear el nitrato y el fosfato ya que igual con un mero cambio de agua reponemos las cantidades necesarias para el desarrollo de las plantas sin tener que aditarlos.

  • Como norma: Mejor aditar pequeñas cantidades de abono, preferiblemente muy repetidas en el tiempo, que pocas repeticiones pero en mucha cantidad.

Es importante recordar que existente muchos elementos traza que superando las mínimas concentraciones en las que son tolerables y recomendables pasan a ser compuestos tóxicos para la vida del acuario. También tenemos que tener en cuenta que estas acumulaciones muchas veces son debidas al ambiente oxidante del acuario que los vuelve insolubles y por tanto no asimilables.

Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales
Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales

Además una sobre aditación de nutrientes puede tener un último efecto negativo para nuestro biotopo. Algunos elementos por demasía impiden la asimilación de otros como es el caso del Zinc, el Cobre o el Manganeso que en exceso impiden a las plantas asimilar el hierro. En el caso particular del hierro un exceso severo impide a las plantas asimilar el fosfato.

Sintomatología de las deficiencias nutricionales en las plantas de acuario

Como he comentado la observación del estado general de nuestras plantas y sus hojas es el mejor método para detectar la falta de algún tipo de nutrientes. Sin embargo y como te puedes imaginar esto no siempre es sencillo ya que hay algunas deficiencias que entremezclan su sintomatología.

Además nos podemos encontrar en muchos casos la planta recupera temporalmente el vigor al corregir la deficiencia pero ésto puede enmascarar otra deficiencia que surgirá a más largo plazo

Déficit de Nitrógeno

Distinguible más fácilmente en las plantas de tallo de crecimiento rápido. El color de las hojas tiende a pasar de verde a amarillo que es lo que se denomina clorosis. Comienza en las hojas más viejas para irse transfiriendo poco a poco a los nuevos brotes. La planta seguirá desarrollándose pero su tallo presentará un aspecto enfermizo y quebradizo. Esta carencia es bastante compleja que se dé en acuarios poblados por peces sólo presentándose en casos muy puntuales con plantas de crecimiento muy rápido y con necesidades de podas muy frecuentes.

Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales
Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales

Carencia de Fósforo

La carencia de Fósforo provoca que las hojas comiencen a oscurecer. En algunos casos incluso llegan a coger una coloración rojiza. Ante esta carencia las plantas frenan su desarrollo e incluso aquellas que se enraízan no tienen la capacidad para hacerlo. En aquellos casos agudos por carencia de fósforo las hojas presentan necrosis en el ápice lo que provoca que se desprenda prematuramente.

Carencia de Potasio

La falta de Potasio provoca un amarilleamiento de los bordes de las hojas y puede derivar en una necrosis de éstas. Se puede detectar con cierta facilidad no confundiéndolo con la falta de Nitrógeno o la clorosis porque las manchas amarillas son moteadas sobre las hojas. También es visible como las plantas al detener el crecimiento la distancia entre lo entrenudos es menor ofreciendo la planta en genera un aspecto más compacto menos natural.

Déficit de Calcio

Ante la carencia de Calcio el síntoma más visible es la deformación en los bordes de las hojas que se curvan hacia abajo. En este caso también la planta detiene el desarrollo y sus tallos se vuelve más finos y débiles. La falta de Calcio también es visible porque las raíces no se desarrollan bien y los esquejes recién plantados presentan problemas para enraizar correctamente.

Déficit de Magnesio

Se aprecia por la presencia de clorosis entre los nervios de las hojas. Al principio como un leve moteado para después afectar al espacio intervenal. Los márgenes de las hojas se curvan hacia arriba. La falta de Magnesio no provoca la necrosis de las hojas.

Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales
Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales

Déficit de azufre

A diferencia de la falta de Magnesio ante la falta de azufre el amarilleamiento o clorosis se produce en los nervios de las hojas. Al progresar esta deficiencia las hojas comienzan a arrugarse. Las plantas detienen su desarrollo y entran en una fase de debilitamiento progresivo.

Carencia de Cloro

Genera tanto clorosis como necrosis en las plantas. El desarrollo se detiene y los ápices de los tallos tienden a descomponerse. Esta carencia de cloro es complicada que se presente en el entorno del acuario siendo más fácil que se genere un exceso de cloruros ante los que cada especie de planta presenta una mayor o menor tolerancia.

Hablemos del Hierro

Siempre que hablamos de clorosis se nombra la falta de hierro pero como puedes comprobar en estas líneas esto no es siempre así. La carencia de hierro se presenta con una clorosis que afecta en primer lugar a los nervios de las hojas más jóvenes para posteriormente extenderse al resto de hojas. No aparece necrosis pero en los casos más severos se puede observar como los cloroplastos se desintegran con lo que las hojas van perdiendo consistencia y tornarán la textura de la hoja en translucida.

Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales
Abonado de las plantas de acuario y síntomas de deficiencias nutricionales

Déficit de Manganeso

Las consecuencias son muy similares a las de falta de hierro presentándose la clorosis en las zonas intervenales de las hojas jóvenes. La forma de descubrir que es una falta de manganeso en realidad es porque los nervios de la hoja se mantienen verdes. En algunos casos pueden aparecer en las hojas manchas rojizas que pueden generar necrosis.

Déficit de Zinc

La falta de Zinc provoca que el desarrollo de la planta se ralentize. La distancia entre internudos se acorte y el tamaño de las hojas se torne cada vez más pequeño. Aparecen también indicios de clorosis que va progresando desde el borde hacia el interior de las hojas. En algunas ocasiones se pueden presentar manchas blanquecinas en las hojas que acaban por generar necrosis

Déficit de Cobre

La falta de cobre, que aunque tóxico en cantidades ínfimas es totalmente necesario, provoca una necrosis que va desde el extremo de las hojas jóvenes hacia el interior provocando la caída de la hoja. El desarrollo se detiene causando el debilitamiento de los tallos y presentando una presencia poco saludable general de la planta.

Carencia de Molibdeno

La falta de Molibdeno es idéntico al de la falta de Nitrógeno puesto que su presencia es necesaria para la asimilación de éste. La falta del primero impide la asimilación del segundo. Normalmente los acuarios con peces no tienen estos déficit e incluso con cambios de agua se corrigen. Siempre es mejor testear los niveles de Nitrato que añadir un aditivo de Nitrógeno.

Conclusiones sobre los oligoelementos

Toda esta teoría conviene tomársela como un conocimiento general. En función de nuestro acuario, si es el caso en el que las plantas son las protagonistas o son objeto decorativo, deberemos primar los aspectos principales que son la iluminación y el CO2. El uso de aditivos a priori es interesante pero han de ser las plantas a través de su estado general quien nos indiquen la necesidad o no de aditarlos.

Como recomendación aunque ya lo he comentado conviene siempre aditar de menos que de más, confiar el equilibrio iónico en los cambios de agua porque hablamos de concentraciones de nutrientes pequeñísimas y más teniendo en cuenta que alguna de ellas su sobre aditación es tóxica.

Podía poner toda la tabla pero creo que es bastante contraproducente, te dejo sólo tres concentraciones para que te des cuenta de lo ínfima que es su presencia: Manganeso entre 0,05 y 0,5 mg/l, Zinc en 0,05 mg/l por encima de 0,1 mg/l es tóxico. Cobre entre 0,01 y 0,05 mg/l.

Lo más recomendable sería informarnos de los requerimientos de las plantas, sus necesidades en cuanto a la composición y parámetros del agua. Siempre es conveniente realizar test periódicos de Nitratos y Fosfatos, no sólo para prever futuros o presentes problemas con las algas sino para asegurarnos que nuestras plantas tienen los nutrientes al alcance en sus cantidades necesarias.

Leer más artículos sobre técnica de plantas de acuario

Share on twitter
Compartir

Deja una respuesta